El 11 de febrero a las 20:05 T.U (16:05 de Argentina, Chile y Uruguay; 19:05 de España; 14:05 de Perú, Ecuador, Miami y Rio de Janeiro;15:05 de Venezuela; y 23:35 del 10 de febrero en México), se produce la Luna nueva.

​Esta Luna nueva -la segunda de 2021- se produce  en el signo de Acuario, un  signo Fijo de Aire, sobre todo intelectual, que da fuerza a las ideas consolidando los resultados. Así, influencia a los planetas allí situados con un espíritu científico, asociado con la ciencia, la tecnología, la aviación, los métodos nuevos, progresistas e incluso todo lo revolucionario y los grandes cambios.

De las partes del cuerpo, Acuario rige la circulación de la sangre y, como su opuesto Leo, la columna vertebral, el sistema nervioso y las piernas entre las rodillas y los pies, pantorrillas y el tobillo.

Todo lo que afecte esas partes del organismo resultará más dañino en esos días y, en cambio, todo lo que se haga para el bienestar de esos órganos tendrá el doble de efecto y será sumamente beneficioso, con excepción de las operaciones quirúrgicas.

La lunación, los tránsitos planetarios y el Stellium “Doriforia”

Se trata de una Luna nueva muy especial por la gran carga de planetas en el signo de Acuario donde se encuentran 6 de los 7 planetas visibles y el séptimo, que es Marte, en aspecto de cuadratura junto al regente moderno de Acuario: Urano.

De todos los aspectos planetarios el más importante es el de la conjunción pues es la que marca el inicio de los ciclos. Esta Luna nueva presenta una gran conjunción muy especial, una gran acumulación de planetas que es llamada “Stellium” y en este caso particular -debido a la especial relación de los planetas con el Sol- la figura celeste es llamada “Doriforia”.

En la antigüedad, se consideraban períodos importantes ya que representaban finales e inicios, pero también eran temidas y estudiadas con detenimiento. Cuando existe una gran acumulación de planetas en una franja del zodíaco hay un énfasis en la zona en que se encuentra y un gran desbalance con respecto al resto de los signos.

Esta lunación, seguramente, será la que muestre más claramente el ciclo de Aire que acabamos de comenzar y en ella estará muy presente la lucha de la que seremos testigos en los próximos tiempos entre Saturno y Urano.

Saturno se encuentra en Acuario y es el planeta que “manda” dentro del grupo de planetas por ser el regente, el dueño del signo y el que representa la estructura, la tradición, lo tradicional, lo conservador, restrictivo, lo escaso, los obstáculos, aquello que estructura, organiza, mide o controla. 

Urano es el planeta asociado con todo lo contrario, es rupturista, anticonvencional, rebelde, moderno, tecnológico, científico, progresista, innovador.

Es curioso notar que Urano, el planeta de los cambios y la innovación, se encuentra en Tauro, que es un signo Fijo y de Tierra y, como tal, convencional y tradicional. Saturno, el planeta de la tradición, por su parte, se encuentra en el revolucionario signo de Acuario.

Se trata de dos fuerzas en pugna coincidiendo con el nuevo ciclo de Aire que se instala: puede interpretarse como aquello nuevo que se quiere imponer frente aquello viejo que se resiste a cambiar, aquello que se quiere rebelar frente al hecho de querer controlar, la lucha entre las restricciones y el anhelo de la libertad.

La influencia sobre cada signo

En todo caso, es un aspecto tenso que puede expresarse como una lucha por la superación de dificultades, esto será especialmente así para algunos nativos que tengan puntos sensibles en el primer decanato de los signos Fijos: Acuario, Leo, Escorpio, Tauro.

Júpiter y Venus se encuentran en conjunción, en los primeros grados (días) del segundo decanato de Acuario, donde derramarán su benéfica influencia.

Los signos de Aire -Géminis y Libra- son los más beneficiados por la esta lunación ya que reciben esta fuerte influencia desde un ángulo afín, serán tiempos de evolucionar y crecer mediante un accionar paciente y perseverante. ¡Aparecerán oportunidades! Sagitario y Aries también se verán beneficiados por el caudal energético de esta lunación, pero en menor medida.

Mercurio retrógrado, está aún en cuadratura con Marte, afectando a quienes tengan puntos sensibles al final del segundo decanato de los signos Fijos: Escorpio, Tauro, Acuario y Leo. Este aspecto está muy asociado con discusiones, conflictos de palabra o escritos. Cuidado con la irritación, la precipitación, con la crítica excesiva e incluso con los accidentes.

Marte desde Tauro beneficia a los otros signos de tierra -Virgo y Capricornio-, especialmente aquellos que tengan puntos sensibles al final del segundo decanato para los que será un tiempo de gran vitalidad de acciones creativas. Sentirán mayor energía física, alegría de vivir, mayor necesidad de acción y decisión.

Piscis y Cáncer también se verán beneficiados por la influencia de Marte, pero en menor medida.

Plutón continúa su lento paso por los últimos grados de Capricornio, marcando un profundo y lento proceso para aquellas personas con puntos sensibles en el último decanato de los signos Cardinales: Capricornio, Aries, Cáncer y Libra.

Plutón está relacionado con las fuerzas instintivas de las personas y marca procesos de transformación profundas, algunas veces increíbles. Pone a prueba nuestro instinto de supervivencia señalando cambios, muchas veces inevitables.

Neptuno transita los últimos grados (días) del segundo decanato del signo de Piscis hace tiempo ya, es un planeta muy lento y seguirá afectando esa zona del zodíaco avanzando poco a poco.

Su influencia es tan sutil que es difícil de incorporar en el plano material ya que se relaciona con estados “ideales”, pero, en general, irreales. Bajo su influencia podemos vivir una realidad ficticia; Neptuno opera produciendo confusión y fabricando engañosas quimeras.

Neptuno también está asociado al alcohol y a todo tipo de drogas o cualquier sustancia que altere la realidad. Este tránsito está afectando a las personas que tengan puntos sensibles en el último decanato de los signos mutables.

Será favorable para estos nativos canalizar y orientar esta energía a la expresión del arte, de la música, de la fotografía, del cine, de la relajación o meditación, lugares donde su expresión es adecuada.

Fuente Tiempo de San Juan