Esta semana todo el país se estremeció por el brutal femicidio de Úrsula Bahillo en manos de su ex novio policía, Matías Ezequiel Martínez (25). Martínez estaba con carpeta psiquiátrica, tenía una orden de alejamiento y había sido denunciado por Bahillo en múltiples oportunidades. Según los resultados preliminares de la autopsia, la joven de 18 años recibió al menos 15 puñaladas en la espalda, torso y cuello con alevosía y ensañamiento.

Además, informaron que el ataque comenzó por la espalda, allí ella habría intentado escapar y el femicida volvió a atacar, apuñalándola en el torso y en el cuello.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires intervino las comisarías de Rojas, al tiempo que la madre de la víctima pidió “prisión perpetua” para Matías Ezequiel Martínez (25), quien quedó formalmente imputado por femicidio más los agravantes de “alevosía” y “ensañamiento”.
El policía asesino permanecía alojado bajo custodia en el Hospital General de Agudos San José de Pergamino y el fiscal de la causa, Sergio Terrón, aguardaba a que reciba el alta médica para indagarlo entre mañana y el viernes. Este miércoles quedó formalmente detenido por orden de la jueza de Garantías 3 de Junín, María Laura Durante, quien convalidó la acusación formulada por la fiscalía.

Por otra lado, los restos de Úrsula fueron despedidos esta tarde por una multitud que acompañó el cortejo fúnebre desde la sala velatoria Casa Solari.

Fuente Tiempo de San Juan