En medio de tanta pandemia, noticias de abuso o actos de corrupción, encontrarse con historias solidarias renuevan las energías para seguir.

La que viene a continuación es una demostración de afecto de una gran dimensión, que pone de manifiesto la unión que puede establecerse en un grupo de trabajo. El destinatario, un cocinero neuquino que se hace querer por su don de buena gente.

La situación de este hombre radica en que para asistir al lugar de trabajo, un local de comidas llamado Don Florencio donde se desempeña como cocinero, debe recorrer a pie 7 kilómetros de ida y 7 de vuelta para ir y volver al restaurant ya que no tiene colectivos que realicen un recorrido que, al menos, lo acerque al lugar.

El esfuerzo del cocinero era conocido por sus compañeros de trabajo, quienes a espaldas del protagonista de esta historia decidieron no quedarse con las propinas que recolectaron durante el mes de enero y con motivo de su cumpleaños le compraron una moto para que deje de realizar el trajinado camino a pie desde su hogar hasta el restaurante.

Este jueves fue el momento de darle la sorpresa al cocinero. Sus compañeros colocaron la moto en la parte de atrás del local y le pidieron que vaya hasta esa zona. El hombre nunca se imaginó que allí estarían esperándolo con sus celulares en las manos para filmar el momento en que se da cuenta que le compraron una moto para que deje de caminar esos benditos 14 kilómetros.

 

 

La emoción del trabajador fue evidente. Se quedó inmóvil ante tamaña sorpresa mientras sus compañeros corrían a saludarlo, a abrazarlo y a decirle que tenía bien merecido el regalo. Casi sin pronunciar palabras, el cocinero les agradeció uno por uno, mientras que el video terminó siendo viral luego de ser subido por su esposa, la usuaria de Twitter @Asdfg4417.

 

Fuente Tiempo de San Juan