El Ministerio de Salud de la Nación informó este sábado otras 159 muertes y 6.057 nuevos casos de coronavirus en todo el país. De esta manera, Argentina llegó a las 50.188 víctimas fatales y los 2.021.553 contagios.

De los últimos fallecidos registrados (95 hombres, 63 mujeres y una persona de la que no se precisó el sexo), 55 residían en la provincia de Buenos Aires, 36 en Corrientes, 34 en Ciudad de Buenos Aires (CABA), 17 en Neuquén, tres en Chubut; dos en Córdoba, Entre Ríos, Misiones, Río Negro y Salta; y uno en Chaco, Jujuy, Santa Cruz y Santa Fe.

Una vez más, todas las jurisdicciones reportaron casos, con la provincia de Buenos Aires (2.448) a la cabeza. Sorpresivamente y por primera vez, en el segundo lugar del día se ubicó San Luis, con 627 positivos.

La siguieron Córdoba (554), Ciudad de Buenos Aires (541), Santa Fe (424), Neuquén (183), La Pampa (122), Río Negro (115), Chubut (112), Entre Ríos (110) y Salta (103).

Completaron el parte Misiones (99), Tucumán (90), Catamarca (78), Chaco (75), Santa Cruz (65), Santiago del Estero (59), Corrientes (53), La Rioja (32), Jujuy (25), Formosa (21), Tierra del Fuego (14) y San Juan (6).

De las 150.400 personas que se encuentran cursando la enfermedad, 3.514 permanecen internadas en Unidades de Terapia Intensiva (UTI). El nivel de ocupación de ese sector es de 59,9% en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y 54,7% en el resto del país.

En las últimas horas fueron realizados 54.718 testeos, con una positividad del 11%. Desde el inicio del brote se efectuaron 6.793.797 pruebas diagnósticas para esta enfermedad.

Si bien los casos descendieron en los últimos días, especialistas advierten que podrían aumentar de cara a la apertura de actividades, que generan mayor movilidad, y la llegada del otoño, que limita las actividades al aire libre.

“Los casos vienen descendiendo a razón de un 14% cada semana. La semana del 21 de enero el promedio de casos diarios era de 10.337; la semana del 28 de enero era de 8.921; la del 2 de febrero de 8.016 y esta semana el promedio de ayer (viernes) era de 6.673”, explicó a la agencia Télam la docente e investigadora Soledad Retamar.

La especialista, que integra el Grupo de Investigación en Bases de Datos (GIBD) de la Facultad Regional Concepción del Uruguay, dependiente de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), detalló que “en el caso de los fallecidos la disminución es menos clara: el promedio de muertes de la semana del 21 de enero fue de 176, de la semana del 28 de enero fue de 178, de la semana del 4 de febrero de 157 y esta semana es de 168”.

Desde el comienzo de la pandemia se sabe que la notificación de casos representa un porcentaje de los infectados reales, cuya proporción varía según el criterio que se tome.

Así, un estudio de prevalencia hecho a partir de la medición de anticuerpos en un barrio popular en la Ciudad de Buenos Aires había arrojado que por cada confirmado había 9 casos que no se detectaron, ya sea porque fueron asintomáticos o porque no llegaron al sistema de salud.

Para el docente e investigador del Conicet Roberto Etchenique, quien trabaja en el Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía (Inquimae) y en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, “la mejor forma de estimar el número de infectados reales es con las cifras de muertos y la edad de los fallecidos”.

“Eso es así porque se conoce bien cuál es la probabilidad de morir a cada rango etario (IFR o letalidad real, no la que se informa generalmente que sólo tiene en cuenta los casos detectados)”, describió.

Con ese parámetro, la estimación de Etchenique es que Argentina tuvo algo más de 15 millones de contagios: “Eso significa que por cada caso confirmado hubo siete que no se detectaron. Por supuesto, esta proporción difiere mucho entre distritos, y ahora se detecta bastante mejor que a mitad de 2020”, explicó.

Fuente: Clarín

Fuente Tiempo de San Juan