En la localidad bonaerense de Benavídez, en el partido de Tigre, una mujer, de 31 años, fue detenida preventivamente por los efectivos policiales, al estar acusada de haber abortado a su beba y de haber arrojado luego el feto a un basural, dentro de una bolsa.

Los voceros del departamento judicial de San Isidro revelaron a cronica.com.ar que el macabro hallazgo se produjo cuando un grupo de vecinos avisó al número telefónico de emergencias 911 de la existencia de un feto, que se encontraba en un basural existente en el cruce de General Pacheco y Tomás Godoy Cruz, en las inmediaciones de las vías del Ferrocarril Bartolomé Mitre, en el denominado Barrio El Arco, en el citado distrito, en el norte del conurbano provincial.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, los uniformados del Comando Patrulla (C.P.) de Tigre arribaron al lugar y localizaron los restos, que estaban dentro de una bolsa de nylon.

Miembros de la Policía Científica realizaron una serie de pericias en el predio y establecieron que se trataba de un feto de sexo femenino y de una gestación estimada de seis meses, que aún conservaba restos de placenta.

Gracias a las imágenes que fueron captadas por las cámaras de seguridad de esa zona, los integrantes de la comisaría de Benavídez (4ª de Tigre) lograron establecer que dicha bolsa había sido arrojada en el descampado por una mujer que residía en el mismo barrio.

Con estos nuevos datos, los servidores públicos de la mencionada seccional apresaron a la sospechosa, que resultó ser una mujer, de 31 años, y de nacionalidad paraguaya.

Trascendió que se intenta establecer de manera fehaciente las circunstancias de lo ocurrido, ya que se cree que la joven habría estado embarazada y que habría abortado en el interior de su domicilio.

 

 

Fuente Tiempo de San Juan