Aries: Las personas nacidas bajo este signo no son precisamente un confesionario y es que su personalidad impulsiva los hace no aguantarse las ganas de compartir cualquiera que sea la información que guarden para ellos.

Géminis: Otro de los signos en los que jamás deberías de confiar porque si algo los caracteriza es rodearse de muchísimos amigos y conocidos, con los que tu información peligra. Y es que a estas personas les encanta hablar y socializarse con todo mundo, por lo que no siempre guardan los secretos que les comparten.

Virgo: Aunque los Virgo son fieles, suelen involucrarse mucho en cualquier asunto de tu vida, por lo que no debes dejar que sepan mucho, pues es posible que lo cuenten a alguien más en cualquier oportunidad. Además, suelen pensar que saben perfectamente que es lo correcto para ti y que lo hacen por tu bien. Asimismo, creen que si lo comentan con alguien más, entre los dos pueden ayudarte.

Escorpio: Las personas nacidas bajo este signo son seres muy misteriosos, y a la vez reservados, y aunque conocen a la perfección el valor de los secretos, si se trata de algo que los beneficie a ellos, no dudarán en compartirlo con alguien más.

Sagitario: Suelen ser honestos y muy francos, por lo que siempre buscarán decir la verdad, así que no dudarán revelar cualquier secreto con tal de no ocultar nada. Sin embargo, de inmediato se arrepienten, aunque para eso ya es demasiado tarde.

Fuente Tiempo de San Juan