Aries y Virgo

Uno logra sorprender al otro y puede tener una química física difícil de entender. Son opuestos en muchas cosas, pero ambos siempre intentan imponer lo que creen que es correcto. El gran problema está en el ritmo y el propósito que cada uno busca en la relación; la personalidad estable y progresista chocará con la forma intuitiva e impulsiva en que le gusta vivir la vida al ario.

Tauro y Escorpio

La atracción y la química sexual pueden ser muy fuertes, pero existe un desequilibrio en el poder que siempre provocará tensión. Los dos terminan intentando dominarse, en lugar de ayudarse y complementarse en la relación. La pasión no se calmará hasta que comprendan que el propósito de una relación no es “poseer” al otro.

Acuario y Leo

La atracción entre estos dos puede ser muy intensa y se complementa aún más cuando ambos saben lo que quieren y hacia dónde quieren ir. El entusiasmo también es fuerte. Sin embargo, a pesar del carisma especial que conecta a esta pareja, pueden tener diferencias al experimentar la intimidad y la conexión amorosa, algo que solo se puede resolver cuando uno se abre a los sentimientos del otro con paciencia.

Fuente Tiempo de San Juan