El pasado lunes por la noche cinco delincuentes tomaron como rehenes a una familia de Rosario y los encerraron dentro de su propia casa para poder realizar un agujero en una de las paredes. El blanco final era una empresa que transporta caudales llamada Brinks, que lindera a la casa de dicha familia. Todavía no se conoce el monto total del robo.

El hecho, digno de ser filmado por un director de cine, ocurrió en un domicilio ubicado en la calle Presidente Roca al 2700 en Rosario. Guillermo Algarañás, que vive allí junto a su hermano, fue la primera víctima, según confirmaron fuentes policiales y judiciales de la jurisdicción al sitio Rosario3.

“Fue cerca de las 21.30. Yo había recibido a mi hija con mis nietos, que nos vinieron a visitar. Los ladrones se aprovecharon de que yo había dejado la puerta abierta para que vengan mi hija con los chicos. Ingresaron dos jóvenes, armados, con mucha energía pero sin violencia. Nos dijeron que nos portemos bien y nos dijeron que su propósito era el de asaltar la transportadora de al lado”, afirmó.

La víctima del asalto advirtió que los delincuentes parecían profesionales. “Eran muy bien hablados. Nunca perdieron los nervios y a nosotros nos trataron muy bien a todo momento”, afirmó. Luego, aseguró que a él le ataron las muñecas y las manos con dos esposas y que su hija fue maniatada con un alambre.

Según informaron fuentes judiciales los delincuentes esposaron y ataron a cinco de los seis integrantes de la familia. Sólo dejaron suelto a un niño de ocho años. Luego de reducirlos, subieron el volumen del televisor de la casa y escoltaron a la familia, mediante amenazas con las armas en mano, hacia una de las habitaciones, donde los encerraron.

A partir de ahí empezaron a picar la pared de la habitación del dueño de casa para formar el boquete. La víctima advirtió que los delincuentes habían realizado un trabajo de inteligencia previo y que incluso se sorprendieron al ver a niños dentro de la casa. “Uno exclamó ‘¿Por qué hay tanta gente?’, se ve que no se esperaban que vinieran mi hija y mis nietos. Es que fue una sorpresa su visita. No la habíamos arreglado”, aseguró.

Asimismo, el dueño de la casa, indicó que al momento de irse, los delincuentes les dejaron todas sus pertenencias y no se llevaron absolutamente nada. “Me dejaron mi billetera con 2.500 pesos intacta arriba de una mesa. También nos dejaron todos los teléfonos celulares. Parecía gente profesional”, afirmó Guillermo.

“Nos habrán tenido unas dos horas, dos horas y media. Creo que se fueron poco después de las 00. Dejamos de escuchar ruidos y salimos, yo tuve que salir esposado a la calle a pedirle a alguien que llamara al 911. Por suerte, un taxista frenó y nos ayudó”, reveló el dueño de casa. Para poder salir a la calle, Algarañás le tuvo que pedir al único nieto que estaba suelto que les desatara los tobillos.

A su vez, entre los ruidos que reconocieron, algunos eran similares al de arrastre de bolsos.

Hasta el momento no se reveló cuál fue el monto de dinero que los delincuentes sustrajeron en la empresa de transporte de caudales Brinks, que lleva más de 30 años de trabajo en el país. Sin embargo, segúns sugirieron fuentes cercana a la investigación a Infobae, se trató de un robo de una suma importante con un nivel muy alto de planeamiento.

Se le dio intervención en la causa al fiscal de turno de la Unidad de Flagrancia Rodrigo Urruticoechea y a la Agencia de Investigación Criminal. Personal de la misma AIC ingresó luego a la empresa atacada. Allí se secuestró un cargador marca Glock color negro del que extrajeron 30 cartuchos de bala. Al menos 13 de ellos eran de un arma 9 mm de punta hueca y se encontraban intactos.

Según revelaron fuentes cercanas a la investigación, los delincuentes fueron muy cuidadosos en el golpe: utilizaron gorras, barbijos, guantes y precintos. Además, dejaron algunas herramientas de mano tiradas en la habitación donde realizaron el agujero.

Fuente Tiempo de San Juan