El domingo en la tarde, Brian Exequiel Galván, de 3 años, salió en bicicleta de su casa en el barrio La Milagrosa, en el humilde vecindario de Banda del Salí, Tucumán a jugar con un amiguito. Los nenes se habrían dirigido al Río Salí. Al rato su abuela se dirigió al lugar a pedirle que vuelva, pero Brian le pidió quedarse un rato más.  Eso es lo último que se supo de él. Lo buscan desesperadamente y existen dos hipótesis sobre la desaparición: ambas aterradoras.

La primera hipótesis es que el pequeño fue secuestrado por un tercero y puede haber caído en una presunta red de trata y la segunda, es que el niño se haya caído al Río Salí y no haya podido salir. Por la segunda, se estableció una red de búsquedas en las aguas del Salí, en la que participan distintas dependencias.

La hipótesis de un posible rapto o secuestro aparece desde el lado de los familiares, quienes aseguran que los niños que jugaban con el pequeño relataron cómo vino un hombre al lugar, metió a Brian en una bolsa y se lo llevó.

Hasta el momento, no hay ningún indicio o relato de algún vecino que permita asentar esa teoría. De hecho, ese dato no pudo ser corroborado todavía por los investigadores

Su bicicleta apareció en la calle, cerca del patio de la casa de una tía abuela llamada Verónica, quien reveló que el niño la había dejado ahí y se fue a jugar por otro lado con unos amigos.

la foto de la cara del niño ya fue repartida en todos los hospitales públicos del país, se dio aviso a Prefectura para que se ajusten los controles en los peajes de las fronteras limítrofes y hasta se advirtió a las autoridades de las Termas del Río Hondo, en Santiago del Estero, ya que en su dique es donde desemboca el cauce del Río Salí.

A su vez, las autoridades tucumanas emplearon un despliegue inmenso a lo largo de todo el Río, ante la posibilidad de que el pequeño se haya caído y ahogado en sus aguas.

Se utilizaron drones, canoas, lanchas, hasta se apeló a perros adiestrados, quienes permitieron identificar que el último lugar donde estuvo jugando el niño fue en la barranca del río.

Se estima que trabajan unas 120 personas a diario en la búsqueda de Brian. Son efectivos del Grupo Cero, Infantería Este, Dirección General de Bomberos, División de Caballería y Sección Perros, Policía Lacustre, vigías municipales de Banda del Río Salí y bomberos voluntarios de las zonas de Alderetes, Lules y Bella Vista.

La abuela, por su lado, aseguró una y otra vez que su nieto es un chico muy respetuoso y que no suele transgredir los límites que se le imponen. Y, precisamente, él tenía prohibida la inmersión en el río sin la presencia de un adulto que lo pueda cuidar.

Fuente Tiempo de San Juan