“El escándalo del vacunatorio VIP desnuda la lógica política de un gobierno donde mandan los privilegios y los amigos. Es un duro golpe a la confianza pública en el manejo del plan de vacunación, pero también desnuda una gigantesca operación política. Hasta hace unos meses, Ginés González García era la reencarnación de Carrillo; ahora es un corrupto al que hay que correr sin más explicaciones. Como casi siempre en la historia argentina, los dirigentes peronistas juegan su interna con el pueblo de por medio. Lamentable”.

La definición pertenece a la senadora radical Silvia Elías de Pérez, quien repudió las denuncias que dejaron en evidencia el funcionamiento de un vacunatorio en oficinas del Ministerio de Salud en el que se inoculaba a funcionarios y personas vinculadas con el gobierno.

“Ginés González García no puede seguir un minuto más en el ministerio, pero lo que debe cambiar es la política. El presidente no puede hacerse el desentendido, tampoco la vicepresidente”, insistió.

Elías de Pérez adelantó que la próxima semana pedirá un informe oficial de lo sucedido en el Congreso de la Nación y solicitará que se avance en castigos penales para quienes reciban la vacuna por fuera del calendario oficial.

FuenteLa Gaceta