Merelize van der Merwe, cazadora sudafricana de 32 años, mató a una jirafa de 17 años y lo celebró en redes sociales. Además le agradeció a su marido por haber gastado más de 2.000 dólares para que ella pudiera cazar al animal.

“¿Alguna vez se preguntaron qué grande es el corazón de una jirafa? ¡Estoy encantada con mi regalo de San Valentín!”, fue un de las cosas que expresó, acompañando la publicación con una imagen de ella sosteniendo el corazón del animal que acababa de matar.

Además, la mujer dijo que su idea es confeccionar una alfombra con la piel de la jirafa y dijo: “No tengo ningún respeto por ellos, los llamo ‘la mafia’”.

Las imágenes y declaraciones de esta mujer se volvieron virales y cosecharon el repudio de miles de personas. Elisa Allen, de People for the Ethical Treatment of Animals, afirmó: “Alguien que mata a otro ser sensible, le corta el corazón y se jacta de ellos se ajusta a la definición de psicópata”.

“Algún día, la caza de trofeos se incluirá como un signo de un trastorno psiquiátrico, como debería ser hoy. Es delirios de grandeza, asesinato en serie y sed de sangre combinados con un deseo ardiente de lucirse”, señaló Allen.

Fuente Voces criticas