Un joven de 18 años fue asesinado de al menos tres balazos y su padre resultó herido en un brazo durante una entradera en la que delincuentes intentaron robarles la camioneta. Ocurrió en la localidad bonaerense de Ezpeleta.

El hecho ocurrió cuando un hombre llegaba de comprar y sus dos hijos, al querer abrirle el portón de la vivienda, fueron sorprendidos por delincuentes que se movilizaban en un auto.

La víctima, identificada como Marcos Ignacio Mendoza Arnez, estaba junto a su hermano y su padre, que comenzó a bajar las bolsas del supermercado al que había ido a comprar para una reunión familiar.

En ese marco, uno de los ladrones comenzó a forcejear con el joven, que quiso evitar el robo de la camioneta Nissan Frontier color blanca en la que llegó el hombre.

El muchacho recibió tres balazos, uno en un hombro y otros dos en el tórax, mientras que a su padre le efectuaron un disparo en un brazo. La víctima murió camino al hospital y su padre se recuperaba este sábado al mediodía de la herida recibida, añadieron los voceros.

Los investigadores realizaron pericias y buscaron imágenes de cámaras de seguridad para lograr dar con los asaltantes.

(Fuente: Crónica)

Fuente Tiempo de San Juan