En el discurso de inicio de las sesiones en el Congreso de la Nación, el presidente Alberto Fernández, recordó su visita pos terremoto a San Juan. Dijo que es necesario construir un país antisísmico y aludió a la unidad, el gran eje transversal de sus palabras en el Senado. 

En la parte final de su discurso, el presidente decidió convocar a la unión y para hacerlo decidió traer a colación la experiencia con el terremoto en la provincia. En términos metafóricos se refirió a la grieta que existe en el país, que divide a los argentinos y que se viene abordando políticamente desde hace años. 

“A fines de enero fui a San Juan horas después de que sufriera un importante terremoto. La ciudad y la sociedad pudieron resistir. Después de aquel terremoto dramático de 1944, San Juan construyó una ciudad antisísmica. Los argentinos y argentinas necesitamos construir un país antisísmico. Que supere los cimientos de barro que el odio, la división y los fanatismos provocan”, lanzó.  Un país resistente a las grietas, que tienda a subsanarlas, a esto aludió el primer mandatario nacional en sus palabras que pusieron primera a las sesiones en un año fuertemente político, signado por las elecciones legislativas de medio término. 

En San Juan, el gobernador Sergio Uñac siguió el discurso del presidente en Casa de Gobierno. Ahora será el turno de desmenuzar los anuncios y las referencias realizadas a la provincia. 

“Nadie se salva solo. En la unidad y la solidaridad están las claves para construir una Argentina que despliegue todo su potencial económico, social, ambiental, científico y cultural”, cerró Alberto. 

Fuente Tiempo de San Juan