ESCORPIO

Lo malo de enamorarse de un escorpión es que caíste en su telaraña. Los escorpianos carcomen tu corazón lentamente sin que su pareja se dé cuenta. Cuando lo notan, ya están destrozados y son socios vitalicios del club de corazones rotos. Los nacidos bajo este signo ríen mientras los demás lloran y, en el amor, la regla siempre se cumple. Si no sos de bancarte los traumas amorosos, mejor evitá a los escorpiones.

CAPRICORNIO 

Las cabritas no buscan dañar a nadie, pero tampoco se preocupan mucho cuando hieren los sentimientos de una persona. Los capricornianos son bastante egoístas y se nota mucho cuando las cosas no van bien: ni se fijan en la persona que está en pareja con ellos. Cero empatía, son incapaces de ponerse en el lugar del otro que, puede comprender que su pareja quiera terminar una relación, pero ellos jamás harán algo similar.

ARIES

Lobos con piel de cordero. Los arianos no son todo lo bueno que generalmente se dice de ellos. No saben ni les interesa el dolor ajeno, incluso siendo ellos los que lo han causado. De todas maneras, los nacidos bajo este signo suelen dejar las cosas muy claras desde el principio de una relación. Por eso con ellos nunca hay que bajar la guardia ni cantar victoria demasiado pronto.

CÁNCER

Los cangrejos aman con locura y hacen sentir a la persona que tienen al lado como la más importante del mundo. Por eso, cuando dicen adiós el corazón siente una puñalada y el mundo suele derrumbarse para sus exparejas. Si embargo, no hay mal que dure 100 años (ni cuerpo que lo resista) y el dolor que generan, muchas veces sin querer, se va. Incluso con el tiempo pueden llegar a ser buenos amigos.

TAURO 

Los toros son muy fuertes y creen que todos los demás también lo son. Por este motivo piensan que nadie sale lastimado cuando un amor se termina. Sin embargo, su fortaleza no radica en el egoísmo, la insensibilidad o la falta de empatía, sino en su gran resiliencia. Los taurinos tienen una gran capacidad de sobreponerse ante los problemas y tragos amargos de la vida. Hablar con ellos puede ayudarte a encontrar la forma de que tu corazón sane.

Fuente Tiempo de San Juan