La inestabilidad de una persona juega un papel muy importante dentro de la pareja, principalmente a la hora de proyectar y encarar vidas en común.

Suele ser bastante complicado estar con personas que permanentemente te la cambian de palo. A continuación cuáles son los signos más relacionados con esta situación.

Géminis

Las personas de Géminis son aquellas que nacieron entre el 21 de mayo y el 21 de junio se destacan por ser uno de los signos más cambiantes en su animosidad del zodiaco.

Géminis cambia de estado de ánimo de un día para el otro

Quienes dieron su primer llanto entre estas fechas son personas que un día el mundo parece el mejor lugar para vivir, agradeciendo las oportunidades y los dotes de la naturaleza, y al otro día detestan cada momento y aspecto que los rodea.

Aries

Los nacidos entre el 21 de marzo y 20 de abril son señalados como los pertenecientes a uno de los signos más inestables del zodiaco. Estas personas se caracterizan por sus repentinas explosiones de mal humor, mostrándose como el tic tac de una bomba a punto de estallar.

Los de Aries cambian de humor y vuelven a la estabilidad con la misma rapidez

Un dato a destacar de los arianos es que por más que se activen y cambien de humor de un segundo al otro, también pueden revertir ese humor con la misma facilidad.

Escorpio

Conocido por su fuerte pasión y decisiones radicales, los escorpianos figuran entre los cuatros signos más inestables del zodiaco. Similar a los arianos, quienes nacieron entre el 23 de octubre y 22 de noviembre son una verdadera bomba de tiempo.

Escorpio es uno de los signos más inestables del zodiaco

Lo que distingue a Escorpio es que una vez enojados, su terquedad los lleva a mantener ese estado negativo por muchísimo tiempo. Para ellos, los sentimientos fuertes no se vuelan con el viento.

Libra

Entre el 23 de septiembre y el 22 de octubre nacen las personas de Libra. Estas buscan contantemente tener equilibrio en su vida, lo que los lleva a ignorar y esquivar situaciones realmente importantes para no sufrir un traspié.

El afán de Libra por esquivar los problemas es el que termina disparando los arranques de inestabilidad

Es la acumulación de estos pesos que es enciman uno arriba del otro la que eventualmente desencadenan el caos emocional para este signo. Una vez transformados, son verdaderamente irreconocibles.

Fuente Tiempo de San Juan