Este fin de semana ardieron las redes sociales en otro capítulo de los escándalos por las vacunas VIP. Una joven becaria de 18 de la Municipalidad de Avellaneda fue vacunada contra el Covid-19, sin tener ninguna condición de salud que la habilite para colocarse la dosis. Fue echada del cargo y le suspendieron la beca. En este marco, Stefanía Purita Díaz, la joven en cuestión, habló sobre lo ocurrido. ¿Qué dijo?

“En primera instancia, todo parte del proceso de inscripción cuando se abrió la página, antes de que lleguen las dosis al país, en diciembre. Yo me ofrecí como voluntaria en función de pensar en las personas de los ámbitos en los que yo me desenvolvía, porque tengo una madre que es paciente oncológica, y en edad de riesgo, y una abuela de 95 años”, arrancó la joven becaria de 18 años en comunicación con el programa Telenoche de El Trece.

Stefanía Purita Díaz cumplía tareas en la Municipalidad e integraba parte del equipo de Ferraresi, actual ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat. Además, era militante de la Agrupación Eva Perón, que dirige Ferraresi.

“Porque más allá de mi exposición laboral, física, también me expongo al colaborar en barrios carenciados. Por otro lado, yo desde diciembre, más allá de lo que se informó, pertenecía a la secretaría de Educación en términos laborales. Si bien yo no soy docente, estaba afectada al ámbito educativo”, agregó.

“Por esas cuestiones me inscribí, me ofrecí como voluntaria, pero claramente no es el mismo escenario que era en diciembre. Entonces cuando a mí me llegó el llamado por la página yo tuve la voluntad de desistir y de ceder la dosis”, destacó.

Desde el municipio explicaron que la chica era “administrativa en la Secretaría de Educación” y que “se anotó como voluntaria para las pruebas cuando se empezaba a hablar de la vacunas chinas”.

“Eso lo comuniqué a mis responsables, los cuales me dijeron que no era posible. Entonces, yo me presenté en la instancia de vacunación, queriendo ceder la dosis, y en esa situación se me puso en responsabilidad. Me vi en una situación de suma responsabilidad de tener que aplicarme la primer dosis”, profundizó al respecto.

“Es injusto en todos los sentidos. Es injusto para la gente que se vio perjudicada innecesariamente. Son decisiones que no tomo yo, que me vi afectada en todos los sentidos también. Con esto quiero pedir un poco más de respeto a la intimidad de mi ámbito más cercano, a mi familia también”, se lamentó la joven.

Fuente: El Trece

Fuente Tiempo de San Juan