La Luna llena se produce cuando el Sol y la Luna se encuentran diametralmente opuestos, aspecto que los astrólogos llamamos “oposición” y es el aspecto que indica la culminación del proceso iniciado.

Todo lo que ha sido estimulado en la Luna Nueva llega aquí a su máximo desarrollo. Durante la Luna llena nuestras emociones están más a flor de piel porque hay un fuerte énfasis lunar. En esta fase hay más necesidad de expansión social y necesidad de relación.

Signo por signo, cómo nos influye

La Luna está en Libra regida por Venus, que se encuentra en el signo de Aries en conjunción al Sol imprimiendo cualidades de iniciativa, liderazgo, ardor, impulso, pasión y sed de conquista. Además, la conjunción Sol/Venus en Aries recibe un sextil (aspecto de facilidad) de Marte que, junto al Nodo Norte se encuentra en Géminis, brindando impulso y acción beneficiando a los primeros grados del signo con el apoyo de Saturno desde Acuario.

La segunda Luna Llena de este año tiene lugar en el eje entre Piscis y Virgo, por lo que estos dos signos tienen especial protagonismo al momento de emprender nuevos negocios, sobre todo si su base es la innovación.

Hasta el próximo 20 de marzo, Venus transitará sobre el signo Piscis, por lo que se agudizarán los sentimientos románticos, la sensibilidad y el sentido artístico.

Las facultades intuitivas, artísticas, estéticas y creativas se verán potenciadas en el marco de este acontecimiento, como también la curiosidad, la investigación y la capacidad creativa.

En cuanto a Capricornio y Cáncer, la energía de Urano traerá facilidades y oportunidades para el cambio. Las renovaciones emergerán de forma original y creativa.

Tauro vivirá un periodo revolucionario con un marcado tránsito hacia la libertad y la independencia. En estos casos la mente se fortalecerá para funcionar más rápido, mientras la creatividad cobra mayor fluidez. Sorpresas, acontecimientos imprevistos y cambios radicales harán parte de este signo.

Escorpio tendrá un ir y venir entre momentos de tensión y liberación, lo que implica una rebelión o enfrentamiento con alguien, aunque también puede ser contra algo en específico. Será un tiempo difícil en el que las posturas radicales serán protagonistas.

Entre tanto, los signos Leo y Acuario recibirán energías que apuntan hacia importantes cambios en asuntos que tienen que ver con la cotidianidad e incluso que pueden llegar a ser inesperados desafíos que generen impaciencia. Saturno también actuará sobre estos signos fijos como Leo, Tauro y Escorpio.

Géminis y Sagitario recibirán por parte de la Luna Llena en Virgo un aspecto de cuadratura y dificultad. En este caso Neptuno tendrá influencia en los últimos grados del segundo decanato y los primeros grados del tercer decanato.

Lo anterior tendrá como eje una energía nebulosa y misteriosa sobre la mente, por lo que se puede sentir una sensación de caos, desorden y falta de claridad.

Finalmente, los signos Libra y Aries no recibirán la energía de la Luna llena de manera significativa, según recoge la astróloga y experta en tarot, Patricia Kesselman.

Fuente Tiempo de San Juan