En Taquimilán, pueblo rural de aproximadamente unos 1.000 habitantes ubicado en la provincia de Neuquén, se esconde una leyenda escalofriante que pudo ser revelada por una ciudadana.

En 1969, se creó la comisión de fomento y se detalló que en ese lugar vivía gente desde hacía varios años. En esas tierras se explotaba una mina de carbón que terminó con la vida de varias personas, tras una negligencia que derivó en un accidente en 1947.

Lo asombroso es que para aquella época la leyenda ya era conocida. Los habitantes siempre comentaban sobre la aparición de construcciones de casas antiguas, en los meses de otoño e invierno, pero que luego “desaparecen” como si nada hubiese pasado. El terreno donde aparece este pueblo no posee ni un vestigio de vegetación y es extrañamente llano.

Una mujer del pueblo cercano al lugar fantasmal, hace 12 años utilizó una vieja cámara VHS y logró filmar por primera vez las imágenes que comprobaron la leyenda de hace años. La señora consiguió capturar en el momento justo la aparición del pueblo.

Luego de sus varias experiencias, la investigadora del fenómeno único en la provincia de Neuquén mencionó que “se da con mayor intensidad en las estaciones de otoño e invierno, pero hay quienes aseguran haberlo visto también en primavera y verano. Los testimonios de antes y los de ahora son todos parecidos. Todos han manifestado que se ven figuras que se asemejan a casas antiguas y en posición frontal, donde se observan puertas y ventanas. Otros testimonios dan cuenta de haber visto la estructura de un pequeño puente, ropa tendida y hasta gente de pie”.

Luego de todas las evidencias de lo visto, los habitantes de Taquimilán se aferraron mucho más al mito como algo propio de su cultura. Casi que las personas no le dan importancia y relevancia a las explicaciones científicas que siguen intentando descifrar este fenómeno que aparece y desaparece sin previo aviso.

Fuente: Con información de Crónica 
 

Fuente Tiempo de San Juan