Con la presencia de la vicepresidencia de la Nación en su rol de presidente del Senado, el oficialismo impuso su mayoría y aprobó las modificaciones en Ganancias y a la ley de Monotributo.

La discusión entre la oposición y el oficialismo estuvo centrada mucho más en lo que hicieron los gobiernos de Cambiemos y de Cristina Kirchner respecto del impuesto. Mientras que el oficialismo señaló la promesa de campaña de Mauricio Macri respecto de Ganancias, la oposición por otro lado hizo referencia que en el kirchnerismo fue la época en donde menos se modificó el piso.

Sólo hubo un cruce cuando tomó la palabra la senadora Elías de Perez que tuvo en encendido discurso apuntando con el dedo a la cámara -estaba de manera remota- e hizo referencia a una de las frases más conocidas del macrismo que acuñó el ex jefe de gabinete, Marcos Peña, con un “háganse cargo”, lo que significó que una senadora del oficialismo abrió su micrófono y le dijo “el dedito”.

Por su parte, el senador Martín Lousteau de Juntos por el Cambio señaló que esta norma “es un alivio pero para un sector muy chico de la Argentina, es un alivio para el 5% de los trabajadores que están dentro del 10% de los que más ganan”.

Luego de hacer referencia a la “violencia” de algunos discursos en referencia a los dichos de Alberto Fernández que llamó “imbécil” a dirigentes de la oposición, el dirigente radical dijo que era “una pena que debatamos las cosas a las apuradas y en un contexto de agresividad y tenemos que dejar de vestir de épica algunos parches a problemas estructurales de la economía argentina como la inflación que eso hace que el impuesto a las ganancias se comporte de una manera totalmente anormal”.

“Estamos aprobando algo que no debería tener una gran epica, que tiene errores, que va a generar alivios a algunos, costos a otros y que seguramente más adelante vamos a tener que corregirlo como corregimos otras cosas”, señaló.

De todas formas, y a pesar de algunos discursos encendidos, hubo apoyo generalizado de todas las bancadas.

Con 66 a favor, una abstención y cuatro ausentes, los senadores aprobaron de manera conjunta las leyes que modifican el piso a partir del cual los asalariados y jubilados empiezan a pagar el impuesto a las Ganancias.

En el caso de la primera de las normas, que ahora habrá que esperar a que sea publicada en el Boletín Oficial, la ley que exime del pago de ganancias a trabajadores y jubilados con ingresos de hasta 150.000 pesos brutos y hasta ocho jubilaciones mínimas para los jubilados y pensionados que fue presentado por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y aprobada en la sesión realizada durante un fin de semana en la Cámara baja.

La norma contó con el apoyo de Juntos por el Cambio que, de todos modos, reclama algunas modificaciones y también discute algunos de los aspectos técnicos porque la ley sólo modifica el piso y no el resto de las escalas.

Pero, a pesar de esta discusión, al igual que lo que sucedió en la Cámara de Diputados, la iniciativa fue aprobada por amplia mayoría.

Una vez aprobada, llegó el turno de otro proyecto de ley que cuenta con media sanción y que fue enviado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que modifica el paso del régimen simplificado o monotributo al de responsable inscripto.

El proyecto de ley que ingresó en enero al Congreso se viene a sumar a las mejoras en la escala de Ganancias y apunta a un sector de la clase media ya que propone dos herramientas. La primera, para los que luego de la suspensión de la exclusión que comenzó en octubre de 2019, y que aún se mantiene, deberán afrontar una deuda devengada muy importante. La segunda, para el largo plazo, es un nuevo régimen que haga que el pasaje de monotributista a autónomo sea más simple y menos costoso.

En el primero de los casos el proyecto de ley establece que a aquel monotributista que se haya pasado hasta un 25% de la facturación se le va a ofrecer la oportunidad de volver a la categoría del monotributo. En el caso de que el exceso de ese 25% sea anterior al 31 de diciembre de 2020, va a poder computar 50% del crédito fiscal presunto. Si así fuese, para un monotributista que se pasó en un 40% la ecuación quedaría con que sin esta norma deberá afrontar una deuda de 1.360.000 pesos pero que, de aprobarse, deberá enfrentar un pago de 649.882 pesos.

En la previa al tratamiento de las dos leyes económicas, y a pedido de la senadora Silvia Elías de Pérez, se incluyó la discusión y sanción de la modificación del código penal de hostigamiento sexual “por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones, plataformas digitales o cualquier otra tecnología de transmisión de datos”, en donde el texto del artículo a modificar señala que se penará a aquel que “contactare a una persona, la perturbare, intimidare u hostigare con connotación sexual, con motivo de género, orientación sexual, identidad de género o su expresión, de modo que altere el normal desarrollo de su vida cotidiana”.

Los senadores aprobaron por 67 votos positivos y uno negativo la modificación y ahora volverá a Diputados.

Fuente Tiempo de San Juan