Argentina fue más pero no pudo con Chile

Argentina fue mas pero no pudo con Chile

Argentina igualó 1 a 1 con Chile en un partido de la séptima fecha de las eliminatorias sudamericanas disputado en el estadio Madre de Ciudades, de Santiago del Estero. Lionel Messi, de penal, abrió el marcador para el equipo dirigido por Lionel Scaloni. Alexis Sánchez igualó para el seleccionado trasandino. El próximo compromiso de la selección, que ahora tiene 11 puntos y marcha segunda en la tabla de posiciones, será el próximo martes, en Barranquilla frente a Colombia. 

Los diez primeros minutos fueron de estudio. Como dos boxeadores que se miden la distancia de los golpes. Primera certeza: Chile no viajó a Santiago del Estero para asistir a lo que quisiera hacer la Argentina. Presionó más allá de la zona central y le quitó el primer pase limpio. Los argentinos, entonces, debieron apelar al pelotazo. Segunda certeza: el tándem Foyth-Di María tenía facilidades para hacerle el 2-1 a Eugenio Mena. Allí, en la banda derecha, se gestó lo mejor de los locales en esos primeros compases del encuentro. Como una trepada de Di María que terminó en la puerta del área.

Pero Argentina se exponía atrás. Sin mediocampista de marca, Paredes quedó en inferioridad numérica cuando la Roja se decidió a atacar. Alexis arrancó en velocidad y encontró a Meneses solo por el medio. Enganchó hacia adentro y Cristian Romero tuvo su primer gran quite. In extremis, le extirpó la pelota al chileno. “¡Pegale!”, le gritó el uruguayo Martín Lasarte, entrenador trasandino desde el banco. Demasiado tarde. 

A los 20 minutos, primera jugada polémica de la noche. Juan Soto, el venezolano que reemplazó al uruguayo Leodán González en el VAR por positivo de coronavirus, llamó a su compatriota Valenzuela. Guillermo Maripán enganchó a Lautaro Martínez en el área, aunque sin intención. Hubo contacto en el talón izquierdo y el ex jugador de Racing quedó sentido. Valenzuela, tras revisar, diola pena máxima. Lionel Messi, con un toquecito suave, pegado al palo izquierdo, convirtió el primer gol. 

Penal a Lautaro Martinez y gol de Messi para el 1 a 0

A diez del final de la primera etapa, Chile encontró el empate: pelota parada de Charles Aránguiz, Gary Medel empujó hacia el centro y Alexis Sánchez definió a placer. Toda la Argentina miró. Y hubo una reprimenda a Juan Foyth por la falta innecesaria que derivó en la conquista trasandina. 

Alexis Sánchez festeja con Gary Medel su gol, que significó el 1-1 de Chile frente a la Argentina en el estadio Madre de Ciudades, de Santiago del Estero.

Alexis Sánchez fue, por lejos, el futbolista más gravitante de los visitantes. Tirándose atrás como mediapunta, resultó un problema sin solución para los defensores argentinos. Tanto que Lucas Martínez Quarta recibió la tarjeta amarilla luego de tumbar al futbolista de Inter…en la mitad de la cancha. En esa zona, el equipo dirigido por Lionel Scaloni sufrió cada vez que Chile le ganó por superioridad numérica a Paredes. De Paul lo acompañó poco en labores defensivas: lo suyo siempre fue la creación. 

Chile empató a Argentina a los 36′ del encuentro

A poco del final, otro fogonazo de Messi. Tiro libre que pedía ángulo. Pero en el arco chileno estaba Claudio Bravo, viejo conocido de La Pulga de los tiempos en Barcelona. El capitán trasandino adivinó la intención del rosarino y llegó con un manotazo salvador para evitar la segunda caída de su arco. 

El segundo tiempo empezó con dos modificaciones en el equipo argentino: Lionel Scaloni sentó en el banco de suplentes al intrascendente Lucas Ocampos y apostó por la explosión de Ángel Correa. Además, apostó por Lisandro Martínez para reemplazar al amonestado Lucas Martínez Quarta. Cristian Romero, compañero de zaga de Martínez, estuvo a punto de convertir de cabeza tras el primer tiro de esquina a favor del equipo albiceleste.

En el mejor momento de Chile, y cuando la Roja comenzaba a adueñarse de la pelota en la mitad de la cancha, Scaloni hizo otro movimiento; otra apuesta: se encomendó a la actualidad de Julián Álvarez en River e hizo ingresar al juvenil millonario en lugar de uno de los referentes del equipo: Di María. El equipo visitante siguió jugando a lo suyo: desprendimiento rápido de los laterales, la conducción de Aránguiz y el talento de Alexis. 

Argentina se estiró en la cancha. Álvarez a la derecha, Correa en la izquierda. Lautaro al área y Messi de Messi, por todo el frente de ataque. El equipo albiceleste volvió a presionar bien alto en la cancha, algo que había dejado de hacer desde la mitad de la primera parte. Lautaro acarició el gol. 

A diez minutos del final, el tercer fogonazo de Messi. Otro tiro libre. Otra vez, la mejor zurda del planeta. Pero ahora Bravo hizo vista en lugar de sacar una mano milagrosa. La pelota, el efecto, el ángulo. Y los brazos a la cabeza de la Pulga, sin poder creer la mala suerte. Tres tiros en el encuentro: un gol, un milagro de Bravo y el ángulo. 

Más tarde llegó el cuarto tiro. Enganche hacia adentro y zurdazo al primer palo. Bravo contuvo, pero dio rebote. Y el murmullo del gol argentino envolvió el área de la Roja. La definición nunca apareció. Hubo, incluso, un quinto zurdazo. Otra vez, luego de armarse el propio remate desde el vértice del área. Bravo lo esperó cerca del segundo palo y despejó. Los futbolistas chilenos sabían que se venía el vendaval argentino en busca de la victoria.

Sin embargo, la Argentina fue más intención que contundencia. Postura de ataque, más que elaboración de jugadas. Le faltó un pase clarificador para dejar libre a alguno de sus hombres de ataques. Pagó esa carencia con un empate como local que no tiene demasiado gusto.

Fuente Los Primeros

Exit mobile version