Falleció Eduardo Mirande

fallecio eduardo mirande 896919 211717

Después de una larga y fructífera existencia, falleció en Tucumán el doctor Eduardo Mirande. Había nacido en 1930, en el hogar de don Enrique Mirande y doña María Ángela Paverini. Estudió en el Colegio del Sagrado Corazón y luego en la Facultad de Derecho de la UNT, donde se recibió de abogado.

Al morir su suegro, el doctor José Ignacio Aráoz, se hizo cargo de su estudio jurídico para ingresar posteriormente al cuerpo de abogados de la Fiscalía de Estado. Fue designado juez civil de primera instancia y luego ascendió a Vocal de Cámara en ese mismo fuero. Después de jubilarse retomó el ejercicio profesional, asociándose con el doctor Oscar Ríspoli Román. Pero además de su vocación por el Derecho, se dedicó apasionadamente al estudio de la Filosofía, llegando a ser un verdadero experto en la corriente del tomismo aristotélico, y uno de los fundadores del cenáculo “In veritatem”: fruto de esa experiencia fueron los cursos que dictó, con eqiivalencia de posgrado, y sus publicaciones sobre filosofía en México. Se entregó al estudio del griego y del latín, lenguas que llegó a dominar como pocos, y cuyo conocimiento le permitió traducir obras inéditas de Santo Tomás y San Agustín, autores a los que admiraba.

Ese bagaje cultural, lejos de inclinarlo a la vanidad intelectual, le dio una impronta de sencillez y de humildad que conservó toda su vida. Afable, discreto y dueño de un sutil sentido del humor, el doctor Mirande fue, por sobre todo, un creyente convencido. Formó su familia con doña Cristina Aráoz, con quien tuvo ocho hijos que le dieron numerosos nietos. Con su muerte Tucumán pierde a un hombre de valía y a un magistrado íntegro.

FuenteLa Gaceta

Exit mobile version