Un Policía se quemó los brazos para evitar que un motociclista pereciera, luego de arrojarse alcohol y prenderse fuego

2021060906505301a923f0a35d677c7a682fdb8e8c4d76


Ocurrió en la intersección de las avenidas Lugones y Colón.

Un oficial de policía resultó con quemaduras en sus brazos, como consecuencia de haber intervenido rápidamente para apagar las llamas provocadas por un motociclista de 33 años, quién roció alcohol sobre su propio cuerpo e inició el fuego, en protesta porque los uniformados le habían advertido que le retendrían el rodado por circular en infracción.

El caso en cuestión tuvo lugar poco antes del mediodía de hoy, en la intersección de las avenidas Lugones y Colón, donde efectivos de las unidades Interceptoras observaron la circulación de un motovehículo guiado por una persona del sexo masculino que lo hacía sin casco protector.

Cuando identificaron al motociclista de 33 años y con residencia en el barrio Saint Germain, éste no contaba con la documentación de la motocicleta Motomel Trip de 110cc. por lo que se requirió la presencia del personal de la Dirección General de Seguridad Vial para que labrara el acta de infracción respectiva.

Hasta ese momento, todo se desarrollaba con normalidad. Sin embargo cuando el conductor se percató de la presencia de los móviles de la Vial, habría comenzado a insultar al personal policial, oponiéndose al procedimiento y asegurando que no haría entrega del vehículo pese a que se encontraba en infracción a las leyes de tránsito vigentes.

Lejos de bajar los decibeles de su postura, el joven habría optado por “salir corriendo”, dejar el rodado bajo custodia policial y al llegar a un puesto ambulante de verduras, habría extraído de entre sus pertenencias una botella con alcohol que vertió sobre su propia humanidad.

Acto seguido, inició el fuego. Cuando las llamas comenzaron a propagarse por sus ropas, el oficial Ayudante Williams Santillán, se arrojó sobre él, lo tiró al suelo y a mano limpia comenzó a quitarle las prendas que eran consumidas por las llamas.
Una vez sofocado el foco ígneo, se comprobó quela peor parte la había llevado el oficial que tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital Regional ya que presentaba quemaduras en ambos brazos.

Hacía el centro de salud también fue conducido el motociclista para ser asistido por personal médico y en cuanto a la salud del oficial, se informó que se encuentra estable y que presenta heridas curables en 20 días, salvo complicaciones.

Una vez finalizadas las actuaciones pertinentes, la fiscal Belkis Alderete fue interiorizada de los pormenores del caso y de la denuncia radicada por el policía en contra del motociclista y dispuso que este último fuera alojado en una celda en calidad de aprehendido.

/Nuevo Diario

Exit mobile version