Angie Balbiani confesó los temores que siente por "engordar" en su embarazo

Angie apertura

Angie Balbiani está embarazada de tres meses de su segundo hijo. Revolucionada por los cambios hormonales, se sinceró sobre su principal preocupación: la estética. Invitada a Intrusos en el espectáculo, Angie explicó cuales son sus temores. “Pasaron trece años de mi primer hijo. El otro día me mandaron de regalo un poquito de ropa y casi me infarto, no me acordaba de que eran tan chiquititos. Mi hijo ya es adolescente, tenemos problemas tipo ´cerrá la puerta, tirá desodorante en el baño´. Y acá hay que arrancar todo de vuelta”, empezó Balbiani.

“Qué lindo… ¡Pero hay que estar ahí! No estaba en mis planes volver a tener hijos. De hecho, estaba en pareja con alguien que tampoco quería. Aparte, me empecé a matar en el gimnasio y dije ´vamos a hacerlo durar´”, confió Angie. “Nos separamos, después volvimos, y muy de pandemia, en una conversación, fue ´y si tenemos un hijo…´. Le dije que tengo 39 y que no podíamos divagar mucho porque no es que una queda embarazada mañana”, reconoció Balbiani.

“Hay mucha gente que te dice “estás esperando un hijo, qué te importan os cambios del cuerpo” y hay mucha exigencia, en esta sociedad, respeto a lo corporal. Son un montón de cosas más el hormonazo, que te la regalo”, expresó Angie. “A mi me cuestan mucho los cambios físicos porque toda la vida tuve un tema con lo físico. Está buenísimo ahora que se empiece a hablar de esta revolución de aceptarnos y de querernos, pero las mujeres todavía seguimos chipeadas”, analizó Balbiani.

“Siempre tuve sobrepeso. En el colegio, en la secundaria, no tenía un problema con mis amigas porque era como si nada pero el sexo opuesto te catalogaba, sí. Estaba la de cuatro ojos y la gorda. Y, después, entré a trabajar con Cris Morena y mi personaje era el de la chica gorda”, contó Angie, que espera nuevamente un varón.

“Cuando dejé de trabajar con Cris di con un médico que me dio pastillas para adelgazar. Me dejó así (señala un dedo delgado) pero no era disfrutable lo que me estaba pasando. Después, quedé embarazada de mi primer hijo, por suerte dejé esas pastillas pero el impacto fue fuertísimo porque mi metabolismo no funcionaba”, recordó Balbiani.

“Luego vino todo un camino a desandar sobre lo que hay que comer, médicos, no médicos, gimnasia, un montón de cosas… Y la verdad es que hay muchas mujeres a las que les da vergüenza decir ´a mi me cuesta quedar embarazada o a mi me cuesta aceptar los cambios de mi cuerpo´. A mi no me cuesta y creo que está bueno decirlo porque hay muchas mujeres que se sienten solas en esto”, concluyó Angie.

Fuente Paparazzi