Mercosur le da la espalda al candidato argentino a presidente del CAF

Con la llegada del Frente de Todos al Gobierno la política exterior argentina tuvo un evidente giro que comenzó a alejar al país de sus principales socios en la región como Uruguay y Brasil. Los últimos posicionamientos formales sobre la situación democrática y las violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela y Nicaragua son solo dos ejemplos del distanciamiento con estos países.

Sucede que las diferencias que se fueron alimentando a lo largo de estos meses amenazan con llegar a un punto de no retorno. Es que el 5 de julio se votará al nuevo presidente de la Corporación Andina de Fomento (CAF), un banco de desarrollo de América Latina, en unas elecciones que tienen como candidato al colombiano Sergio Díaz Granados y al argentino, Christian Asinelli, propuesto por el presidente, Alberto Fernández.

Christian Asinelli, el candidato propuesto por el Gobierno para conducir el CAF

La postulación del actual subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales responde al interés geopolítico del Gobierno de aumentar su influencia en la región presidiendo un banco que maneja unos 15 mil millones de dólares para financiar obras públicas. Dinero crucial para ayudar a los países a salir de la crisis generada por el coronavirus.

La elección promete ser reñida y el “poroteo” indica que el voto de Perú -que, junto con Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela tienen voto doble- terminará por inclinar la balanza a favor de Díaz Granados o Asinelli, con la particularidad de que el Gobierno actual apoya al colombiano, pero el entrante de Pedro Castillo (lo hará tan solo días después de la elección en la CAF) expresó su preferencia por el argentino. Qué hará Perú es una incógnita: ¿pesará más el interés de un gobierno en funciones pero de salida o el del entrante pero sin posibilidad de votar?

Esta decisión puede terminar por evidenciar si la apuesta de Fernández fue satisfactoria o si tiene que asumir una nueva derrota como ocurrió con la postulación de Gustavo Béliz, quien cayó en manos de su rival Mauricio Claver-Carone para presidir el BID.

Una victoria indudablemente será festejada en Casa Rosada y en el Palacio de San Martín y podrá maquillar el costo geopolítico que asumió el país y que lo consolida en un camino paralelo a los que actualmente transitan Brasil, Uruguay y Paraguay.

Es que todos ellos, socios del país en el Mercosur, votarán en contra del candidato argentino pese a las gestiones llevadas adelante por la Cancillería, profundizando una grieta cada vez más difícil de cerrar.

El voto en contra de Brasil era el más esperado ya que la rivalidad entre su mandatario, Jair Bolsonaro, y Alberto Fernández hace que ambos países busquen diferenciarse en cada encrucijada internacional que se presenta. “Brasil y Colombia tienen visiones comunes en relación a varios temas, como la defensa de la democracia, los derechos humanos, la libertad y el libre mercado en la región y en el mundo”, compartieron en un contundente mensaje desde el Palacio Itamaraty para expresar su apoyo por Díaz Granados luego de una reunión con funcionarios colombianos.

Quizás el enojo sea con Uruguay, al que no lograron convencer y también comunicó que votará por el candidato propuesto por Colombia. Paraguay no ha comunicado su voto pero no hay dudas de que se inclinará también por Díaz Granados.

La agenda aperturista y de libre mercado que persiguen los tres países encuentra más cobijo en este candidato que en el de su principal socio comercial. El suceso solo dirige más a la deriva al Mercosur, un bloque regional que atraviesa uno de sus peores momentos desde su creación con el Tratado de Asunción en 1991.  

El “lastre” al que había hecho mención el mandatario uruguayo, Luis Lacalle Pou, en la última cumbre del Mercosur se consolida con esta votación. Brasil, Uruguay y Paraguay optan por “menos” (influencia) Argentina en la región ya que atenta contra sus intereses.

En adición, mientras unos vínculos se enfrían, otros se consolidan: la candidatura de Asinelli sí es apoyada, entre otros, por Bolivia, Venezuela y México.  Países con quienes Argentina encuentra coincidencias en lo comercial y lo político, muchas de las cuales se vieron evidenciadas en las últimas votaciones en organismos internacionales.

FuenteNexofin