Gabriela Cerruti: “La economía está creciendo, lo vemos en el consumo”

La portavoz del Gobierno se mostró optimista de cara a las elecciones del próximo domingo. Sin embargo, las declaraciones de la representante del oficialismo no condicen con los números que reflejan analistas y consultoras sobre el impacto de las medidas que lanzó el Poder Ejecutivo tras perder las Primarias

“¿Por qué deberíamos procesar una derrota?”: la portavoz del Gobierno Nacional, Gabriela Cerruti es optimista de cara a las elecciones del próximo 14 de noviembre. Pese a la contundente derrota del oficialismo en las PASO, percibe que hay “un clima diferente” producto de las medidas que tomó el Poder Ejecutivo luego del 12 de septiembre para reactivar el consumo. Pese a su entusiasmo, según analistas y consultoras, el impacto en los niveles de consumo estuvo condicionado por la caída de ingresos, el aumento de la brecha cambiaria, la inflación y la incertidumbre económica.

“El 15 vamos a seguir gobernando”, respondió ante la consulta por un resultado adverso para el Frente de Todos en los comicios del próximo domingo. En diálogo con C5N, Cerruti manifestó que independientemente de lo que digan las urnas, el Gobierno “seguirá avanzando y creciendo”. “Siento que las PASO fueron el último acto político fuerte de la pandemia, éste va a ser el primer acto político fuerte de la post pandemia; la peor etapa de la pandemia terminó de pasar el último mes”, argumentó.

Pese a los pronósticos negativos, no se animó a vaticinar los números de las elecciones: “No sabemos cuál va a ser el resultado”. “Esperamos que la gente vote, sentimos un clima diferente, de cercanía con los dirigentes, con los intendentes, hubo medidas después de las PASO que impactan en la vida de la gente”, expresó y, con cautela, agregó que “la elección termina cuando se cuenta el último voto”.

La portavoz del Gobierno reconoció como “una autocrítica muy fuerte” que se debió el oficialismo con respecto a las Primarias, “no haber tenido cabal conciencia del impacto real, desde la salud mental hasta la forma de vivir, que tuvo la pandemia para toda la población”. En ese sentido admitió que “las consecuencias” del COVID-19 y de las decisiones gubernamentales “no fueron solamente económicas” y que “van a ser larguísimas, por muchísimo tiempo”. En su análisis de los comicios del 12 de septiembre explicó que “el esfuerzo” de la sociedad “se expresó como ausencia, como bronca, como voto negativo” y, para ella “lo más impactante”, el “voto triste”.

Sin embargo, para Cerruti, ahora “no es la misma situación que en las PASO, ni anímica ni económicamente. La economía, por rebote lo que quieran, está creciendo, lo vemos en el consumo”.

Las definiciones de Cerruti no condicen con la mirada de analistas y consultoras. “Lo que vemos en general es que post PASO hubo cierta recuperación de los salarios reales y particularmente de la actividad, pero desde niveles muy bajos. Ello habría incidido positivamente en los ingresos. No obstante, no estamos viendo gran incidencia en el margen en un avance en el consumo (sí obviamente con respecto a los valores de un año atrás) por el aumento de la incertidumbre y la necesidad de usar los recursos adicionales en reducir deudas o incrementar el ahorro”, dijo días atrás a Infobae Sebastián Menescaldi, de la consultora EcoGo. Desde su óptica, la mejora del consumo podría darse en las últimas semanas del año por las fiestas. “Por otro lado, la mejora es por la recuperación de la economía, por el levantamiento de restricciones y no tanto por las medidas impulsadas por el Gobierno dado que su peso finalmente fue de solamente 0,3% del PIB”. agregó Manescaldi.

Desde las PASO hasta ahora, entre otras medidas, se oficializó el aumento del salario mínimo vital y móvil (que también se refleja en los planes sociales), la suba del monto de exención para el Impuesto a las Ganancias, complemento para las asignaciones familiares, la extensión del Repro II, créditos a tasa cero para monotributistas, la eliminación de las retenciones a exportaciones de servicios. Además, se avanzó con el congelamiento de precios de más de 1.400 productos de la canasta básica, aunque sin el consenso de gran parte de las empresas.

Según datos de la consultora Scentia, especializada en relevamientos de ventas en supermercados y comercios de cercanía, el acumulado de ventas a septiembre de este año fue 4,7% negativo y pronostica que el cierre del año estará entre 2% o 3% negativo. “Los adelantos semanales de los datos de octubre, de los supermercados, vienen parecidos a septiembre. El año fue complicado y aunque se compara con bases muy bajas de todos modos tendría un cierre negativo por sexto año consecutivo”, contó Osvaldo Del Río, presidente de la consultora.

Las definiciones negativas no surgen solo de los privados. Incluso el propio Roberto Feletti, secretario de Comercio Interior y promotor del congelamiento del precio de los alimentos, reconoció que no cree que el índice de inflación de octubre “esté debajo del 3%”.

Por otra parte, Gabriela Cerruti no ve una posible ruptura del Frente de Todos -o un escenario de crisis política como después de las PASO- si el oficialismo pierde las elecciones Legislativas. “Siento que hay mucha unidad en el Gobierno”, manifestó y citó como ejemplo que “cuando se votan leyes, nunca votamos divididos”. “Después hay chisporroteos e internas que se cuentan en los diarios”, admitió.

En su análisis de la derrota en las Primarias, dijo que “Juntos por el Cambio no sumó un voto, nosotros perdimos votos”. “El Frente de Todos perdió votos y es natural pensando que tuvimos que gobernar en pandemia”, justificó haciendo referencia a que a nivel mundial “a todos los oficialismos les pasó lo mismo”.

A la hora de criticar a la oposición, también tuvo palabras contra Javier Milei: “Termina representando a un sector que votaba a Juntos por el Cambio, no es una nueva derecha, no se ampliaron los votos de derecha, es un sector más radicalizado”. Para la portavoz del Gobierno, el economista libertario “representa lo mismo, en cuanto al discurso, que Patricia Bullrich”, sin embargo le preocupa más la presidenta del PRO “porque representa a un espacio político que puede gobernar”, mientras que Milei “es más payasesco”. “Me preocupa que Juntos por el Cambio se vaya a la extrema derecha, que se radicalice para que no se le vayan los votos a Milei”, agregó.

Por último concluyó afirmando que “esto no termina el 15 de noviembre”, que el kirchnerismo debe seguir “hablando con la gente” y “teniendo el pulso de lo que está pasando”: “El peronismo no puede perder la empatía”.

Fuente: Infobae

Exit mobile version