Presentismo y voto útil: las dos claves que pueden definir la elección del domingo


El Frente de Todos le pide a la gente que vaya a votar y, como Gobierno, toma medidas para facilitarlo. En paralelo, agita el fantasma de Macri e invita a “no volver para atrás”. Juntos por el Cambio también le pide a la gente que vaya a votar, pero con otra motivación: “Basta”, resumen algunos carteles, como una manera de frenar al kirchnerismo. Así, cada uno a su manera, los polos de la grieta blanquean cuáles pueden ser las dos claves para definir la elección de este domingo: el presentismo y el voto útil/polarización.

Los números desde donde parten ambos son claramente favorables a la oposición. JxC ganó las PASO en 15 de las 24 provincias, incluidas las cinco más grandes (las dos Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza), que suman unos dos tercios de todos los electores del país.

A nivel nacional, la principal alianza opositora prevaleció por 10 puntos (40% a 30%), después de haber perdido por 8 (48% a 40%) la última presidencial. Los números son elocuentes: mientras JxC se mantuvo en sus 40, el FdT bajó 18 puntos (de 48% a 40%).

¿Puede cambiar algo de esto en las elecciones generales de este domingo?

Si hay más presentismo, ¿a quién favorece?

Si bien se preveía una asistencia baja, la cifra de ausentes el 12 de septiembre sorprendió. Hubo récords (negativos) por todos lados. A nivel nacional, apenas se superó el 66% de participación. Sobre más de 34 millones de electores habilitados, concurrieron a votar menos de 23 millones.

En algunos distritos, como Catamarca, Chaco y Salta, el presentismo no llegó al 60%. En Córdoba, una de las grandes, orilló el 63%. En la provincia de Buenos Aires llegó al 68%, 10 puntos porcentuales menos que en la PASO 2019 y 14 menos que en la elección general de ese mismo año. CABA fue una de las pocas excepciones. Quedó “sólo” 6 puntos abajo que hace dos años.

En todos los casos se prevé un asistencia mayor el 14-N. Así lo fueron manifestando los propios votantes en muchas encuestas y también juega a favor el factor sanitario: ahora, la cantidad de contagios por COVID es claramente menor que hace dos meses.

A estos números se aferra el Frente de Todos para ilusionarse con una remontada. Como contó Clarín en exclusiva, un informe de una consultora vinculadas a este espacio, hizo un cruce de datos mesa por mesa en la Provincia. Con una conclusión demoledora: de cada 100 votos propios en 2019 en la PASO bonaerense, el Frente de Todos sólo retuvo 57 el 12-S pasado, 22 se ausentaron, 10 se fueron a Juntos por el Cambio y el resto se dispersó entre otras fuerzas y blancos/nulos.

A partir de esos números, el oficialismo cree que puede crecer. Sobre todo en ese 22% que votó al FdT en 2019 y ahora se ausentó en la Provincia. Lo que no está claro, o en parte sí y puede aplacar el optimismo K, es si entre las primarias y las generales de este año hubo cambios que motiven a ese electorado desencantado a volver apostar por el Gobierno. La inflación y la inseguridad, dos de las variables que mueven el amperímetro en el Conurbano, siguen tan mal como siempre.

Victoria Tolosa Paz vs. Diego Santiili: la pelea central en Provincia tuvo su previa en el debate de candidatos en TN.

Del otro lado, más allá de una previsible cautela, un dato histórico alimenta la ilusión opositora. De 2013 a 2019, los rivales del kirchnerismo en provincia de Buenos Aires se quedaron con la mayor parte de los votos que se sumaron entre las primarias y los comicios generales. El 12 de septiembre, la suma de Santilli+Manes le sacó 4,35 puntos a Victoria Tolosa  Paz: 39,78% a 35,43%.

Si se hace un promedio del crecimiento de las principales fuerzas entre las primarias y las generales de esas tandas electorales bonaerenses, el peronismo K subió “sólo” un 7,7% contra un 24,3% de sus rivales. En el primer caso (2013) fue el entonces anti K Sergio Massa​ y luego las diferentes variantes de Cambiemos/Juntos por el Cambio.

Esto, además de ponerlo en números, lo explicó muy bien el analista Lucas Romero, de la consultora Synopsis: “El peronismo tiene una identidad positiva de votantes que suele identificarse con el espacio, se movilizan y apoyan a la fuerza política con la que se sienten identificados. El no peronismo tiene una identidad negativa. Es decir, que lo que lo define es lo que rechazan. Al ser una identidad negativa, se termina construyendo sobre la base de que los votantes identifiquen cuál es la mejor opción para rechazar lo que rechazan”.

Por eso, concluye el politólogo, el crecimiento de votantes en las generales se suele alimentar más de opositores que quieren que pierda el peronismo/kirchnerismo. Una motivación que se relación con la otra clave de la elección: voto útil / polarización

Voto útil / polarización

Esta idea de votar a una fuerza para impedir el crecimiento de la otra se exacerbó con la grieta. Y, como explicó el analista Romero, se convirtió en una fuerte motivación para los votantes de Cambiemos / Juntos por el Cambio.

En términos numéricos, el impacto del voto útil puede medirse con otro parámetro: la polarización. Esto es, cuántos porcentajes suman entre las dos principales fuerzas de la grieta. El 2019 fue un ejemplo: después de comicios más atomizados en 2015 y 2011, en la última presidencial ambos espacios orillaron casi los 90 puntos.

¿Y qué pasó en las PASO 2021? Lo que suele ocurrir en las legislativas intermedias, cuando los votantes suelen correrse un poco a terceras opciones. Pero tampoco tanto: si se toma como ejemplo la provincia de Buenos Aires, los 75 puntos del Frente de Todos + Juntos por el Cambio estuvieron por encima de los 70 que habían sumado en la primaria 2017 entre Unidad Ciudadana y Cambiemos, las versiones K y M de aquel entonces.

Según las encuestas post PASO, se presume que esa polarización podría crecer. Así también ocurrió en las anteriores tandas en la Provincia.

– En 2015, la polarización bonaerense entre la PASO y la general subió de 68,84% a 70,08%.

– En 2017, creció de 70,93% a 78,66%.

– Y en 2019, aumentó de 83,88% a 88,09%. 

¿Qué pasará en 2021? En 4 días se dilucidará el misterio estadístico.

Mirá también
Mirá también



Source link

Exit mobile version