Valeria Mazza reveló el origen de la célebre frase: “Qué noche, Teté”

La top model estuvo en Los Mammones y recordó anécdotas de los desfiles junto a Roberto Giordano y Teté Coustarot

La visita de Valeria Mazza a Los Mammones fue un repaso frenético y por las últimas tres décadas de lo más top del mundo de la moda. Con el habitual estilo ameno y relajado del conductor Jey Mammon, la charla fue paseando por los temas más variados y por los nombres propios de más importantes del género, que de alguna manera u otra tenían que ver con la increíble trayectoria de la invitada. Gianni Versace, Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Giorgio Armani, y Cindy Crawford se mezclaron con el del papa Juan Pablo II, la megaestrella Prince y otras figuras que se cruzaron en el camino de la modelo.

En medio de esta cartelera imbatible, se colaron dos nombres bien ligados al espectáculo local. Fue durante el cuestionario conocido como “Las 21 de las 21″, en el que el conductor pasea a los invitados por las preguntas más variadas, y le otorga dos paletas para que respondan por sí o por no. “¿Roberto Giordano es más intenso que Pancho Dotto?”, indagó Jey, en referencia al peinador y al representante, que están históricamente ligados a la vida profesional de la modelo.

Valeria dudó apenas un instante y levantó la paleta del no, dándole el premio a la intensidad al agente de modelos. “¿Roberto Giordano es así, no?”, repreguntó Jey, y la respuesta fue honestidad pura: “Es así, es una caricatura… bueno yo hace mucho que no lo veo, pero es muy gracioso”, respondió la top model. Y se apoyó en esa licencia temporal para llevar al living de América una anécdota vinculada históricamente a los mega desfiles que conducía el estilista y a su frase de cabecera. “Bueno, el ‘qué noche, Teté’ lo inventó (Alejadro) Gravier… ¿tenés tiempo?”, sorprendió Valeria, adjudicándole el crédito a su esposo y proniéndole al conductor un desvío en su hoja de ruta, que aceptó de inmediato con oficio.

“Imaginate que yo vivía todo el año afuera y venía a fin de año y quería participar de estos desfiles. Si hacía algo bueno, lo quería mostrar en mi país y hacíamos los desfiles de Giordano”, introdujo Mazza para citar la locación: Pinamar. “De repente, se llenó, se llenó y en un momento va a empezar el desfile, y viene Roberto y le dice a Alejandro: ‘Yo mando el segundo desfile, no puedo dejar entrar más gente’”.

Con esa situación, Gravier y Giordano arreglaron que iba a haber un segundo desfile y que no había otra modelo capaz de cerrarlo que no fuera Valeria. Allí, al calor del verano, a orillas del mar y en plena ebullición estaba Alejandro con sus amigos en primera fila, a la cabeza de una multitud que había duplicado las expectativas de los organizadores.

En ese clima, el marido de la modelo empezó a dirigirse a viva voz a la conductora de los desfiles, Teté Coustarot, que en este momento hace su ingreso triunfal en la historia: “Ale la cargaba, (le decía) ‘qué noche, Teté eh, qué noche Teté’. Y ahí nace”, reveló la modelo sobre una frase que se hizo sinónimo de los mega desfiles y, sobre todo, de la imbatible dupla que supieron formar Roberto Giordano y Teté Coustarot.

Al finalizar el programa, Valeria se dio el gusto de compartir una canciones con su hija Taína, de apenas 13 años, que deslumbró con su voz. Junto al anfitrión hicieron “Color esperanza”, “2:50″, “Corazón partío” y se despidieron a puro baile con “Explota mi corazón”, de la inolvidable Raffaela Carrá con peluca a modo de homenaje. Porque en la vida de Valeria también hay un capítulo compartido con la gran artista italiana.

Fuente: TELESHOW

La top model estuvo en Los Mammones y recordó anécdotas de los desfiles junto a Roberto Giordano y Teté Coustarot

La visita de Valeria Mazza a Los Mammones fue un repaso frenético y por las últimas tres décadas de lo más top del mundo de la moda. Con el habitual estilo ameno y relajado del conductor Jey Mammon, la charla fue paseando por los temas más variados y por los nombres propios de más importantes del género, que de alguna manera u otra tenían que ver con la increíble trayectoria de la invitada. Gianni Versace, Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Giorgio Armani, y Cindy Crawford se mezclaron con el del papa Juan Pablo II, la megaestrella Prince y otras figuras que se cruzaron en el camino de la modelo.

En medio de esta cartelera imbatible, se colaron dos nombres bien ligados al espectáculo local. Fue durante el cuestionario conocido como “Las 21 de las 21″, en el que el conductor pasea a los invitados por las preguntas más variadas, y le otorga dos paletas para que respondan por sí o por no. “¿Roberto Giordano es más intenso que Pancho Dotto?”, indagó Jey, en referencia al peinador y al representante, que están históricamente ligados a la vida profesional de la modelo.

Valeria dudó apenas un instante y levantó la paleta del no, dándole el premio a la intensidad al agente de modelos. “¿Roberto Giordano es así, no?”, repreguntó Jey, y la respuesta fue honestidad pura: “Es así, es una caricatura… bueno yo hace mucho que no lo veo, pero es muy gracioso”, respondió la top model. Y se apoyó en esa licencia temporal para llevar al living de América una anécdota vinculada históricamente a los mega desfiles que conducía el estilista y a su frase de cabecera. “Bueno, el ‘qué noche, Teté’ lo inventó (Alejadro) Gravier… ¿tenés tiempo?”, sorprendió Valeria, adjudicándole el crédito a su esposo y proniéndole al conductor un desvío en su hoja de ruta, que aceptó de inmediato con oficio.

“Imaginate que yo vivía todo el año afuera y venía a fin de año y quería participar de estos desfiles. Si hacía algo bueno, lo quería mostrar en mi país y hacíamos los desfiles de Giordano”, introdujo Mazza para citar la locación: Pinamar. “De repente, se llenó, se llenó y en un momento va a empezar el desfile, y viene Roberto y le dice a Alejandro: ‘Yo mando el segundo desfile, no puedo dejar entrar más gente’”.

Con esa situación, Gravier y Giordano arreglaron que iba a haber un segundo desfile y que no había otra modelo capaz de cerrarlo que no fuera Valeria. Allí, al calor del verano, a orillas del mar y en plena ebullición estaba Alejandro con sus amigos en primera fila, a la cabeza de una multitud que había duplicado las expectativas de los organizadores.

En ese clima, el marido de la modelo empezó a dirigirse a viva voz a la conductora de los desfiles, Teté Coustarot, que en este momento hace su ingreso triunfal en la historia: “Ale la cargaba, (le decía) ‘qué noche, Teté eh, qué noche Teté’. Y ahí nace”, reveló la modelo sobre una frase que se hizo sinónimo de los mega desfiles y, sobre todo, de la imbatible dupla que supieron formar Roberto Giordano y Teté Coustarot.

Al finalizar el programa, Valeria se dio el gusto de compartir una canciones con su hija Taína, de apenas 13 años, que deslumbró con su voz. Junto al anfitrión hicieron “Color esperanza”, “2:50″, “Corazón partío” y se despidieron a puro baile con “Explota mi corazón”, de la inolvidable Raffaela Carrá con peluca a modo de homenaje. Porque en la vida de Valeria también hay un capítulo compartido con la gran artista italiana.

Fuente: TELESHOW

Exit mobile version