La izquierda se consolida como la tercera fuerza a nivel nacional y tendrá cuatro diputados

Con el 5,97% de los votos de todo el país, el Frente de Izquierda-Unidad conservaría sus dos bancas en juego y sumará dos, una por la ciudad de Buenos Aires y otra por Jujuy.

La izquierda consiguió un resultado histórico y quedó como tercera fuerza en gran parte de los distritos del país. Con casi la totalidad de las mesas escrutadas, el Frente de Izquierda-Unidad (FIT-U) logró el 6,82% en la provincia de Buenos Aires, el 7,76% en la Ciudad y el 25,15% en Jujuy.

Con más de un millón de votos a nivel nacional (número que representa el 5,97%), el espacio que componen el Partido de los Trabajadores Socialistas, el Partido Obrero, Izquierda Socialista y el Movimiento Socialista de los Trabajadores, ampliará su representación en el Congreso a partir del 10 de diciembre: el FIT-U conservará las dos bancas que puso en juego y sumaría dos: una por la ciudad de Buenos Aires y otra por Jujuy.

Ni el más optimista de sus dirigentes auguraba el número logrado en esa provincia norteña, donde, con el conteo provisorio de votos casi finalizado, el FIT-U se ubicaba en el tercer lugar, apenas una décimas por debajo del Frente de Todos (25,79%). La cara de ese resultado histórico es Alejandro Vilca, un recolector de residuos de 45 años, quien llegó a legislador provincial en 2017.


Aunque aumentó su porcentaje respecto de las PASO y confirmó su ingreso al Congreso, Nicolás del Caño quedó en el cuarto lugar en la provincia de Buenos Aires, por detrás de José Luis Espert. Sin embargo, el batacazo lo dio Myriam Bregman en la Ciudad, quien se convertiría en la primera candidata en la historia del Frente de Izquierda en lograr una banca porteña en la Cámara baja.

“En esta ciudad de Buenos Aires, una ciudad gobernada por la derecha, la izquierda dio pelea y por primera vez en 20 años estamos conquistando una banca en el Congreso”, señaló Bregman desde el búnker del FIT-U, ubicado en el Hotel Tribeca del barrio porteño de Congreso.

En ese sentido, agregó: “Y lo hicimos no escondiendo nuestras ideas, no diciendo las palabras que aconsejan para que la opinión pública sea favorable, sino participando de todas y cada una de las luchas de esta ciudad, acompañando a las enfermeras, acompañando a esos trabajadores y trabajadoras que cada día ponen en pie esta ciudad mientras los de arriba se hacen la gran fiesta”.

Bregman aprovechó la oportunidad para hacer un análisis del futuro inmediato de la política argentina y el rol que, a su entender, deberá cumplir la izquierda: “La bancada del FIT-U se prepara para lo que viene. Así como el Gobierno pagó las consecuencias del ajuste, la derecha está con cuchillo y tenedor tratando de sacarle una nueva rebanada a la clase trabajadora”.

“Sepan que cada pelea que damos la damos en la perspectiva de conquistar un gobierno de los trabajadores, en ruptura con el capitalismo, porque nuestra verdadera pelea es por el socialismo”, arengó la dirigente.

Tras las primarias, la izquierda leyó la carta pública de Cristina Kirchner como una confirmación de sus presunciones. La denuncia de la vicepresidenta al “ajuste” ejecutado por Martín Guzmán pareció legitimar sus principales promesas de campaña: una oposición férrea a un acuerdo con Fondo Monetario Internacional y la propuesta de reducir la jornada laboral a 6 horas para combatir la desocupación y crear 900 mil puestos de trabajo.

Por su parte, el histórico Luis Zamora, que en las PASO sacó el 2,6% en la Ciudad, ahora alcanzó el 3,07%. Su partido, Autodeterminación y Libertad, llevó como precandidata a legisladora porteña a Marta Martínez, quien no logró revalidar su banca.

Fuente: La Nación

Con el 5,97% de los votos de todo el país, el Frente de Izquierda-Unidad conservaría sus dos bancas en juego y sumará dos, una por la ciudad de Buenos Aires y otra por Jujuy.

La izquierda consiguió un resultado histórico y quedó como tercera fuerza en gran parte de los distritos del país. Con casi la totalidad de las mesas escrutadas, el Frente de Izquierda-Unidad (FIT-U) logró el 6,82% en la provincia de Buenos Aires, el 7,76% en la Ciudad y el 25,15% en Jujuy.

Con más de un millón de votos a nivel nacional (número que representa el 5,97%), el espacio que componen el Partido de los Trabajadores Socialistas, el Partido Obrero, Izquierda Socialista y el Movimiento Socialista de los Trabajadores, ampliará su representación en el Congreso a partir del 10 de diciembre: el FIT-U conservará las dos bancas que puso en juego y sumaría dos: una por la ciudad de Buenos Aires y otra por Jujuy.

Ni el más optimista de sus dirigentes auguraba el número logrado en esa provincia norteña, donde, con el conteo provisorio de votos casi finalizado, el FIT-U se ubicaba en el tercer lugar, apenas una décimas por debajo del Frente de Todos (25,79%). La cara de ese resultado histórico es Alejandro Vilca, un recolector de residuos de 45 años, quien llegó a legislador provincial en 2017.


Aunque aumentó su porcentaje respecto de las PASO y confirmó su ingreso al Congreso, Nicolás del Caño quedó en el cuarto lugar en la provincia de Buenos Aires, por detrás de José Luis Espert. Sin embargo, el batacazo lo dio Myriam Bregman en la Ciudad, quien se convertiría en la primera candidata en la historia del Frente de Izquierda en lograr una banca porteña en la Cámara baja.

“En esta ciudad de Buenos Aires, una ciudad gobernada por la derecha, la izquierda dio pelea y por primera vez en 20 años estamos conquistando una banca en el Congreso”, señaló Bregman desde el búnker del FIT-U, ubicado en el Hotel Tribeca del barrio porteño de Congreso.

En ese sentido, agregó: “Y lo hicimos no escondiendo nuestras ideas, no diciendo las palabras que aconsejan para que la opinión pública sea favorable, sino participando de todas y cada una de las luchas de esta ciudad, acompañando a las enfermeras, acompañando a esos trabajadores y trabajadoras que cada día ponen en pie esta ciudad mientras los de arriba se hacen la gran fiesta”.

Bregman aprovechó la oportunidad para hacer un análisis del futuro inmediato de la política argentina y el rol que, a su entender, deberá cumplir la izquierda: “La bancada del FIT-U se prepara para lo que viene. Así como el Gobierno pagó las consecuencias del ajuste, la derecha está con cuchillo y tenedor tratando de sacarle una nueva rebanada a la clase trabajadora”.

“Sepan que cada pelea que damos la damos en la perspectiva de conquistar un gobierno de los trabajadores, en ruptura con el capitalismo, porque nuestra verdadera pelea es por el socialismo”, arengó la dirigente.

Tras las primarias, la izquierda leyó la carta pública de Cristina Kirchner como una confirmación de sus presunciones. La denuncia de la vicepresidenta al “ajuste” ejecutado por Martín Guzmán pareció legitimar sus principales promesas de campaña: una oposición férrea a un acuerdo con Fondo Monetario Internacional y la propuesta de reducir la jornada laboral a 6 horas para combatir la desocupación y crear 900 mil puestos de trabajo.

Por su parte, el histórico Luis Zamora, que en las PASO sacó el 2,6% en la Ciudad, ahora alcanzó el 3,07%. Su partido, Autodeterminación y Libertad, llevó como precandidata a legisladora porteña a Marta Martínez, quien no logró revalidar su banca.

Fuente: La Nación

Exit mobile version