Leandro Santoro alcanzó los 25 puntos y festejó “la mejor elección” legislativa del kirchnerismo



“Hicimos la mejor elección histórica del kirchnerismo de medio término en la ciudad de Buenos Aires, nunca habíamos logrado sacar 25 puntos”, gritó eufórico Leandro Santoro, que inauguró la tanda de discursos sobre el escenario del complejo “C”, una vez que el Frente de Todos ya había decidido aferrarse a la remontada en la provincia de Buenos Aires y en un par de provincias para recrear una postal triunfal que difiera del clima de velorio de las PASO de septiembre.

Encendido, el diputado electo repitió el espíritu del mensaje que Alberto Fernández grabó durante la tarde en la quinta de Olivos, y que se transmitió un rato antes de que los socios de la coalición en el escenario principal del búnker del barrio porteño de Chacarita.

“Ahora empieza la segunda etapa del Gobierno”, señaló Santoro que hasta se dio un abrazo mucho más empático con Gisela Marziotta, la segunda candidata de la lista del FDT con la que no simpatiza y con la que casi no hizo campaña.

Con 25,10% de los votos, Santoro, el primer postulante de la lista del Frente de Todos en la Ciudad, quedó en segundo lugar detrás de María Eugenia Vidal, la candidata de Juntos por el Cambio que obtuvo el 47,1%, según el recuento provisorio que anoche le alcanzó al legislador para mostrarse exultante a pesar de los 22 puntos de diferencia con el oficialismo porteño.

“Necesitábamos que el número empiece con un 25 adelante, con eso firmamos”, le habían reconocido a este diario en la previa de la elección después de las primarias de septiembre, en las que el diputado electo se alzó con un 24,66% de los votos, un número bastante inferior al deseado: querían, cómo mínimo, un 25%.

Hasta ahora, Daniel Filmus, que nunca logró hacer pie en la Ciudad, ostentaba el récord de la mejor elección de medio término, en el 2017, con algo más del 21% de los votos. 

“Vamos a alcanzar las metas que nos propusimos: garantizar la movilidad social, defender el empleo, y eso va a suceder porque el FdT queda empoderado. El futuro depende de nosotros”, abundó el legislador, una de las espadas mediáticas del Gobierno del último año. 

Los referentes del Frente de Todos en la Ciudad que se acercaron hasta el comando de campaña de Chacarita compartían el diagnóstico. “Fue la mejor elección de medio término, con todo en contra. Mantuvimos diputados y sumamos legisladores, ellos restaron”, explicaron en alusión a la performance de Juntos por el Cambio liderada por Vidal, que a pesar de ganar por amplia mayoría dejó un sabor algo agrio en algunos de los jefes de la campaña porteña del larretismo.

Entre las PASO y las generales, Santoro -dirigido por el camporista Mariano Recalde, uno de los primeros en llegar a Chacarita- había optado por señalar el “avance de la derecha” para recuperar votos. Consideraban que el crecimiento de Javier Milei era a expensas de JxC. “Son votos de ellos”, explicaron.

De hecho, en las semanas previas se había especulado con la posibilidad, remota, de que Javier Milei, el postulante de La Libertad Avanza, pudiera acercarse con chances de arrebatarle al kirchnerismo el segundo lugar en territorio porteño.

El economista libertario alcanzó finalmente el 17,03% de los votos, una elección histórica que también tuvo su correlato en la provincia de Buenos Aires con el crecimiento de José Luis Espert.

En la coalición del Frente de Todos en su versión porteña que encabezan Mariano Recalde, Víctor Santa María y Juan Manuel Olmos como sus principales líderes había en las últimas semanas cierta inquietud por la performance que la lista K podía tener este domingo tras la derrota de las PASO y el clima de zozobra interno por los constantes traspiés en la coalición de gobierno.

Pasó, por ejemplo, durante el debate del programa “A dos Voces”, de TN, el primero del legislador porteño. Llegó a esa instancia en medio de la polémica por los dichos de Aníbal Fernández en su interacción tuitera con el humorista Nik, que generó una cadena de reproches y que Vidal utilizó como una de sus principales armas de ataque en su discusión con el postulante del Frente de Todos.

Como en el domingo 12 de septiembre, Santoro volvió a mostrarse junto al Presidente el día de la elección: desayunaron juntos en un bar porteño en compañía de la primera dama, de Claudio Ferreño, el jefe del bloque K en la Legislatura, y de un puñado de colaboradores.

El sábado, el diputado electo, que en los últimos tiempos se ganó la confianza de La Cámpora, también había estado en la quinta de Olivos con Fernández y algunos de los principales socios de la coalición, como Eduardo “Wado” de Pedro, Recalde, Sergio Massa y Axel Kicillof, con los que el jefe de Estado buscó mostrar una señal de unidad en la previa de este domingo.

Después de las PASO, el kirchnerismo porteño se había enfocado en tratar de recuperar votos en el sur de la Ciudad, donde el peronismo tiene su mayor influencia. En ese sentido, la lista del FDT se impuso solo en la comuna 8. El resto fueron todas para la alianza liderada por Vidal.

Con este resultado, el Frente de Todos se asegura dos nuevos legisladores a su bloque de 18, y continuará siendo la primera minoría en la Legislatura. 

“Fue gracias al esfuerzo de la militancia que recorrió cada uno de los barrios de la Ciudad de Buenos Aires, para llevar el mensaje del Frente de Todos a cada una de las esquinas. Logramos instalar la idea que en la Argentina es posible, no solamente dar vuelta el resultado de una elección, sino dar vuelta la historia de la Argentina para recuperar la senda de la producción, el crecimiento y el empleo y en ese camino estamos”, resaltó el legislador en su discurso frente a la militancia. 

“Nos comprometimos, hace dos años atrás, a darle un contenido social a la democracia y a pesar de todas las adversidades que tuvimos, este Gobierno tuvo la valentía y el coraje de reafirmar ese compromiso. Como dijo el Presidente, ahora empieza la segunda etapa del Gobierno”, abundó.



Source link

Exit mobile version