Quién es Alejandro Vilca: de recolector de residuos en Jujuy a diputado por el Frente de Izquierda


Imaginó este triunfo cuando depositaba el sobre con su voto en una urna del aula de catequesis del barrio Almirante Brown, en la Provincia de Jujuy. Lo concibió como una oportunidad histórica para el pueblo trabajador.

Alejandro Vilca (45) es diputado provincial por el Frente de Izquierda, pero el próximo 10 de diciembre asumirá como legislador en la Cámara baja del Congreso nacional.

Estudió Arquitectura en la Universidad Nacional de San Juan y fundó el Partido Socialista de los Trabajadores (PTS) en Jujuy. Del 1,93% de los votos en 2011 al batacazo en las últimas PASO que lo perfiló como referente del FIT y lo acercó a una banca como diputado nacional.

Uno de los volantes del FIT para mostrar a Alejandro Vilca, su candidato a diputado nacional.

Su curva de crecimiento es vertiginosa. En 2015 se postuló para diputado provincial. Sumó el 7,06% y quedó muy cerca. Tanto que dos años más tarde creció otros 10 puntos y finalmente, fue elegido para ocupar una de las cuatro bancas que ganó el FIT en una elección histórica.

El líder de los precarizados, nació el 5 de julio de 1976 en San Salvador. Tiene dos hijos. Uno de ellos, el menor, se llama León, por Trotsky. De familia humilde, sus padres eran oriundos de Humahuaca y Abra Pampa. Su mamá era empleada doméstica y falleció de coronavirus durante los meses más duros de la pandemia en la provincia del norte.

Alejandro Vilca al dejar su sufragio: 1 de cada 4 jujeños votaron a su lista.

La infancia de Vilca no estuvo libre de penurias. El polvo en sus pies daba cuenta de cómo recorría los barrios de San Isidro y Azopardo para vender bollos y empanadas junto a sus hermanos, Alfredo, Gustavo, Daniel y Walter. Es que solía andar descalzo porque las zapatillas no alcanzaban para todos.

En el hogar, su madre expresaba el padecimiento de tres trabajos, y dentro del aula, muchos de sus amigos eran hijos de los que marchaban y protestaban en las calles. Su ideología aún no estaba definida, pero distintos condimentos ya la orientaban hacia la izquierda anticapitalista.

Cursó la primaria en la Escuela Santa Teresita, la secundaria la completó en la Escuela de Minas, pero no pudo concluir los estudios universitarios. Las dificultades para trabajar, comer y estudiar lo hicieron pensar en regresar a Jujuy.

Además, la militancia lo atrapó por sobre la arquitectura. Lo cautivaba el “Che” Guevara y también, las letras de Los Violadores, especialmente la de “Viva la Revolución”.

Alejandro Vilca hizo una gran elección y fue felicitado por el gobernador Gerardo Morales.

Más tarde que temprano, trabajó en una fábrica de San Juan, pero volvió a anclar en tierra jujeña donde emprendió sus primeros caminos laborales como albañil, heladero, vendedor de seguros, mozo, electricista y otros rubros.

En 2006, en busca de regularizar la condición de los empleados públicos, la Coordinadora, cortó las rutas y la salida del aeropuerto el día que llegaba el entonces presidente Néstor Kirchner. En consecuencia, las autoridades de Recursos Humanos de la Municipalidad lo cambiaron de destino y lo mandaron a trabajar como recolector de residuos en Alto Comedero.

En la Municipalidad de San Salvador donde batalló por el pase a planta permanente de los recolectores de residuos, sector donde luego desarrolló su labor alrededor de 15 años hasta que fue electo como diputado provincial en el año 2017.

“Hicimos historia. Con el apoyo de miles conquistamos una banca en el Congreso que sin duda llevará la voz del pueblo trabajador y será un punto de apoyo para las luchas de los trabajadores, las mujeres, la juventud y los pueblos originarios”, escribió Vilca en su cuenta de Instagram, cuando los resultados del escrutinio terminaron de confirmar su presencia en el Congreso.



Source link

Exit mobile version