El Pentágono enciende todas las alarmas: China aumenta su arsenal nuclear

Poderío nuclear de China.

El enfrentamiento y la división entre Oriente y Occidente va adquiriendo ribetes ciertamente peligrosos, y eso se marca mucho más en el caso de la tensión creciente entre los Estados Unidos y China. El centro del problema es el armamento nuclear.

 

Así quedó reflejado en un artículo exclusivo publicado en El Cronista, a cargo del periodista Demetri Sevastopulo (reconocido columnista del Financial Times en Washington), que aquí -con su gentileza- reproducimos.

 

El 27 de julio, China se convirtió en el primer país en hacer volar un misil de crucero hipersónico [Hypersonic Glide Vehicle o HGV] -una nave maniobrable que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido- alrededor de la Tierra. El vehículo fue propulsado por un cohete que puede sobrevolar el Polo Sur, eludiendo las defensas antimisiles estadounidenses centradas en el Polo Norte, y dando a los chinos otra forma de alcanzar objetivos en América.

 

Esta prueba fue la última de una serie de revelaciones sobre la creciente capacidad nuclear de China que ha hecho saltar múltiples alarmas en Washington. A principios de este mes, el Pentágono dijo que cree que China ha acelerado sus planes nucleares y que cuadruplicará su arsenal hasta alcanzar al menos 1000 ojivas nucleares para 2030.

 

En las dos últimas décadas, China ha sorprendido a Washington con el incesante ritmo de su acumulación militar convencional, que abarca desde aviones de combate y bombarderos hasta submarinos y buques de guerra. Su armada es ahora, con diferencia, la mayor del mundo. Pero la combinación de la prueba hipersónica y el aviso de ojivas ha centrado la atención en un cambio potencialmente dramático en la postura nuclear de Beijing.

 

Los líderes militares de Washington se enfrentan a dos cuestiones críticas. Después de décadas de aumento gradual de sus fuerzas nucleares, ¿está China virando hacia un enfoque menos defensivo que tiene el potencial de alterar significativamente el equilibrio de poder en Asia Oriental? ¿Y podría esto permitir a China ganar un conflicto con Estados Unidos sobre Taiwán al neutralizar la amenaza de las armas nucleares estadounidenses?

 

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, describió la prueba, de la que informó por primera vez el Financial Times, como algo muy parecido al “momento Sputnik”, en referencia a la puesta en el espacio de un satélite de la Unión Soviética en 1957. “Estamos asistiendo a uno de los mayores cambios en el poder geoestratégico que el mundo ha experimentado jamás”, dijo Milley al FT.

 

“Este cambio está ocurriendo al mismo tiempo que un cambio fundamental en el carácter de la guerra”, añade Milley. “Tenemos que actuar con urgencia para desarrollar capacidades en todos los ámbitos -terrestre, marítimo, aéreo, espacial, cibernético y nuestras fuerzas nucleares estratégicas- para hacer frente a este panorama mundial en evolución. Tenemos que actuar ahora. De lo contrario, nos arriesgamos a condenar al fracaso a nuestras futuras generaciones”.

 

Mientras el Pentágono vigila toda la gama de expansión militar que está llevando a cabo el Ejército Popular de Liberación, el aumento de las fuerzas nucleares ha acaparado una enorme atención por lo rápido que se ha producido.

 

El almirante Charles Richard, que dirige las fuerzas nucleares estadounidenses como jefe del Comando Estratégico, dijo en agosto que la palabra “impresionante puede no ser suficiente” para describir la expansión. El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, añadió recientemente su propia advertencia sobre las implicaciones.

 

“Todas las armas hipersónicas que están construyendo, todas las armas nucleares que están construyendo, no están destinadas a su propia población”, dijo Hyten. “Están destinadas a los Estados Unidos…Tenemos que asumirlo, y tenemos que planificar en base a eso”.

 

Sin embargo, la expansión china también entra en el debate en Washington sobre cómo debe reestructurar Estados Unidos sus fuerzas nucleares. Jeffrey Lewis, experto en no proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, afirma que la acumulación de China ha puesto de manifiesto el resultado autodestructivo de la política estadounidense.

 

“Las administraciones de Bush y Obama afirmaron que si manteníamos un arsenal de armas nucleares tres o cuatro veces mayor que el de China, Beijing se vería disuadido de querer igual a los Estados Unidos ¿Cómo está funcionando eso?”


Noticias relacionadas

China tomará medidas decididas si las fuerzas de


China tomará medidas decididas si las fuerzas de “independencia de Taiwán” cruzan la línea roja


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China

Estados Unidos

Pentágono
Amenaza nuclear

Armas – armamento

Poderío nuclear de China.

El enfrentamiento y la división entre Oriente y Occidente va adquiriendo ribetes ciertamente peligrosos, y eso se marca mucho más en el caso de la tensión creciente entre los Estados Unidos y China. El centro del problema es el armamento nuclear.

 

Así quedó reflejado en un artículo exclusivo publicado en El Cronista, a cargo del periodista Demetri Sevastopulo (reconocido columnista del Financial Times en Washington), que aquí -con su gentileza- reproducimos.

 

El 27 de julio, China se convirtió en el primer país en hacer volar un misil de crucero hipersónico [Hypersonic Glide Vehicle o HGV] -una nave maniobrable que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido- alrededor de la Tierra. El vehículo fue propulsado por un cohete que puede sobrevolar el Polo Sur, eludiendo las defensas antimisiles estadounidenses centradas en el Polo Norte, y dando a los chinos otra forma de alcanzar objetivos en América.

 

Esta prueba fue la última de una serie de revelaciones sobre la creciente capacidad nuclear de China que ha hecho saltar múltiples alarmas en Washington. A principios de este mes, el Pentágono dijo que cree que China ha acelerado sus planes nucleares y que cuadruplicará su arsenal hasta alcanzar al menos 1000 ojivas nucleares para 2030.

 

En las dos últimas décadas, China ha sorprendido a Washington con el incesante ritmo de su acumulación militar convencional, que abarca desde aviones de combate y bombarderos hasta submarinos y buques de guerra. Su armada es ahora, con diferencia, la mayor del mundo. Pero la combinación de la prueba hipersónica y el aviso de ojivas ha centrado la atención en un cambio potencialmente dramático en la postura nuclear de Beijing.

 

Los líderes militares de Washington se enfrentan a dos cuestiones críticas. Después de décadas de aumento gradual de sus fuerzas nucleares, ¿está China virando hacia un enfoque menos defensivo que tiene el potencial de alterar significativamente el equilibrio de poder en Asia Oriental? ¿Y podría esto permitir a China ganar un conflicto con Estados Unidos sobre Taiwán al neutralizar la amenaza de las armas nucleares estadounidenses?

 

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, describió la prueba, de la que informó por primera vez el Financial Times, como algo muy parecido al “momento Sputnik”, en referencia a la puesta en el espacio de un satélite de la Unión Soviética en 1957. “Estamos asistiendo a uno de los mayores cambios en el poder geoestratégico que el mundo ha experimentado jamás”, dijo Milley al FT.

 

“Este cambio está ocurriendo al mismo tiempo que un cambio fundamental en el carácter de la guerra”, añade Milley. “Tenemos que actuar con urgencia para desarrollar capacidades en todos los ámbitos -terrestre, marítimo, aéreo, espacial, cibernético y nuestras fuerzas nucleares estratégicas- para hacer frente a este panorama mundial en evolución. Tenemos que actuar ahora. De lo contrario, nos arriesgamos a condenar al fracaso a nuestras futuras generaciones”.

 

Mientras el Pentágono vigila toda la gama de expansión militar que está llevando a cabo el Ejército Popular de Liberación, el aumento de las fuerzas nucleares ha acaparado una enorme atención por lo rápido que se ha producido.

 

El almirante Charles Richard, que dirige las fuerzas nucleares estadounidenses como jefe del Comando Estratégico, dijo en agosto que la palabra “impresionante puede no ser suficiente” para describir la expansión. El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, añadió recientemente su propia advertencia sobre las implicaciones.

 

“Todas las armas hipersónicas que están construyendo, todas las armas nucleares que están construyendo, no están destinadas a su propia población”, dijo Hyten. “Están destinadas a los Estados Unidos…Tenemos que asumirlo, y tenemos que planificar en base a eso”.

 

Sin embargo, la expansión china también entra en el debate en Washington sobre cómo debe reestructurar Estados Unidos sus fuerzas nucleares. Jeffrey Lewis, experto en no proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, afirma que la acumulación de China ha puesto de manifiesto el resultado autodestructivo de la política estadounidense.

 

“Las administraciones de Bush y Obama afirmaron que si manteníamos un arsenal de armas nucleares tres o cuatro veces mayor que el de China, Beijing se vería disuadido de querer igual a los Estados Unidos ¿Cómo está funcionando eso?”


Noticias relacionadas

China tomará medidas decididas si las fuerzas de


China tomará medidas decididas si las fuerzas de “independencia de Taiwán” cruzan la línea roja


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China

Estados Unidos

Pentágono
Amenaza nuclear

Armas – armamento

Poderío nuclear de China.

El enfrentamiento y la división entre Oriente y Occidente va adquiriendo ribetes ciertamente peligrosos, y eso se marca mucho más en el caso de la tensión creciente entre los Estados Unidos y China. El centro del problema es el armamento nuclear.

 

Así quedó reflejado en un artículo exclusivo publicado en El Cronista, a cargo del periodista Demetri Sevastopulo (reconocido columnista del Financial Times en Washington), que aquí -con su gentileza- reproducimos.

 

El 27 de julio, China se convirtió en el primer país en hacer volar un misil de crucero hipersónico [Hypersonic Glide Vehicle o HGV] -una nave maniobrable que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido- alrededor de la Tierra. El vehículo fue propulsado por un cohete que puede sobrevolar el Polo Sur, eludiendo las defensas antimisiles estadounidenses centradas en el Polo Norte, y dando a los chinos otra forma de alcanzar objetivos en América.

 

Esta prueba fue la última de una serie de revelaciones sobre la creciente capacidad nuclear de China que ha hecho saltar múltiples alarmas en Washington. A principios de este mes, el Pentágono dijo que cree que China ha acelerado sus planes nucleares y que cuadruplicará su arsenal hasta alcanzar al menos 1000 ojivas nucleares para 2030.

 

En las dos últimas décadas, China ha sorprendido a Washington con el incesante ritmo de su acumulación militar convencional, que abarca desde aviones de combate y bombarderos hasta submarinos y buques de guerra. Su armada es ahora, con diferencia, la mayor del mundo. Pero la combinación de la prueba hipersónica y el aviso de ojivas ha centrado la atención en un cambio potencialmente dramático en la postura nuclear de Beijing.

 

Los líderes militares de Washington se enfrentan a dos cuestiones críticas. Después de décadas de aumento gradual de sus fuerzas nucleares, ¿está China virando hacia un enfoque menos defensivo que tiene el potencial de alterar significativamente el equilibrio de poder en Asia Oriental? ¿Y podría esto permitir a China ganar un conflicto con Estados Unidos sobre Taiwán al neutralizar la amenaza de las armas nucleares estadounidenses?

 

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, describió la prueba, de la que informó por primera vez el Financial Times, como algo muy parecido al “momento Sputnik”, en referencia a la puesta en el espacio de un satélite de la Unión Soviética en 1957. “Estamos asistiendo a uno de los mayores cambios en el poder geoestratégico que el mundo ha experimentado jamás”, dijo Milley al FT.

 

“Este cambio está ocurriendo al mismo tiempo que un cambio fundamental en el carácter de la guerra”, añade Milley. “Tenemos que actuar con urgencia para desarrollar capacidades en todos los ámbitos -terrestre, marítimo, aéreo, espacial, cibernético y nuestras fuerzas nucleares estratégicas- para hacer frente a este panorama mundial en evolución. Tenemos que actuar ahora. De lo contrario, nos arriesgamos a condenar al fracaso a nuestras futuras generaciones”.

 

Mientras el Pentágono vigila toda la gama de expansión militar que está llevando a cabo el Ejército Popular de Liberación, el aumento de las fuerzas nucleares ha acaparado una enorme atención por lo rápido que se ha producido.

 

El almirante Charles Richard, que dirige las fuerzas nucleares estadounidenses como jefe del Comando Estratégico, dijo en agosto que la palabra “impresionante puede no ser suficiente” para describir la expansión. El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, añadió recientemente su propia advertencia sobre las implicaciones.

 

“Todas las armas hipersónicas que están construyendo, todas las armas nucleares que están construyendo, no están destinadas a su propia población”, dijo Hyten. “Están destinadas a los Estados Unidos…Tenemos que asumirlo, y tenemos que planificar en base a eso”.

 

Sin embargo, la expansión china también entra en el debate en Washington sobre cómo debe reestructurar Estados Unidos sus fuerzas nucleares. Jeffrey Lewis, experto en no proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, afirma que la acumulación de China ha puesto de manifiesto el resultado autodestructivo de la política estadounidense.

 

“Las administraciones de Bush y Obama afirmaron que si manteníamos un arsenal de armas nucleares tres o cuatro veces mayor que el de China, Beijing se vería disuadido de querer igual a los Estados Unidos ¿Cómo está funcionando eso?”


Noticias relacionadas

China tomará medidas decididas si las fuerzas de


China tomará medidas decididas si las fuerzas de “independencia de Taiwán” cruzan la línea roja


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China

Estados Unidos

Pentágono
Amenaza nuclear

Armas – armamento

Poderío nuclear de China.

El enfrentamiento y la división entre Oriente y Occidente va adquiriendo ribetes ciertamente peligrosos, y eso se marca mucho más en el caso de la tensión creciente entre los Estados Unidos y China. El centro del problema es el armamento nuclear.

 

Así quedó reflejado en un artículo exclusivo publicado en El Cronista, a cargo del periodista Demetri Sevastopulo (reconocido columnista del Financial Times en Washington), que aquí -con su gentileza- reproducimos.

 

El 27 de julio, China se convirtió en el primer país en hacer volar un misil de crucero hipersónico [Hypersonic Glide Vehicle o HGV] -una nave maniobrable que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido- alrededor de la Tierra. El vehículo fue propulsado por un cohete que puede sobrevolar el Polo Sur, eludiendo las defensas antimisiles estadounidenses centradas en el Polo Norte, y dando a los chinos otra forma de alcanzar objetivos en América.

 

Esta prueba fue la última de una serie de revelaciones sobre la creciente capacidad nuclear de China que ha hecho saltar múltiples alarmas en Washington. A principios de este mes, el Pentágono dijo que cree que China ha acelerado sus planes nucleares y que cuadruplicará su arsenal hasta alcanzar al menos 1000 ojivas nucleares para 2030.

 

En las dos últimas décadas, China ha sorprendido a Washington con el incesante ritmo de su acumulación militar convencional, que abarca desde aviones de combate y bombarderos hasta submarinos y buques de guerra. Su armada es ahora, con diferencia, la mayor del mundo. Pero la combinación de la prueba hipersónica y el aviso de ojivas ha centrado la atención en un cambio potencialmente dramático en la postura nuclear de Beijing.

 

Los líderes militares de Washington se enfrentan a dos cuestiones críticas. Después de décadas de aumento gradual de sus fuerzas nucleares, ¿está China virando hacia un enfoque menos defensivo que tiene el potencial de alterar significativamente el equilibrio de poder en Asia Oriental? ¿Y podría esto permitir a China ganar un conflicto con Estados Unidos sobre Taiwán al neutralizar la amenaza de las armas nucleares estadounidenses?

 

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, describió la prueba, de la que informó por primera vez el Financial Times, como algo muy parecido al “momento Sputnik”, en referencia a la puesta en el espacio de un satélite de la Unión Soviética en 1957. “Estamos asistiendo a uno de los mayores cambios en el poder geoestratégico que el mundo ha experimentado jamás”, dijo Milley al FT.

 

“Este cambio está ocurriendo al mismo tiempo que un cambio fundamental en el carácter de la guerra”, añade Milley. “Tenemos que actuar con urgencia para desarrollar capacidades en todos los ámbitos -terrestre, marítimo, aéreo, espacial, cibernético y nuestras fuerzas nucleares estratégicas- para hacer frente a este panorama mundial en evolución. Tenemos que actuar ahora. De lo contrario, nos arriesgamos a condenar al fracaso a nuestras futuras generaciones”.

 

Mientras el Pentágono vigila toda la gama de expansión militar que está llevando a cabo el Ejército Popular de Liberación, el aumento de las fuerzas nucleares ha acaparado una enorme atención por lo rápido que se ha producido.

 

El almirante Charles Richard, que dirige las fuerzas nucleares estadounidenses como jefe del Comando Estratégico, dijo en agosto que la palabra “impresionante puede no ser suficiente” para describir la expansión. El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, añadió recientemente su propia advertencia sobre las implicaciones.

 

“Todas las armas hipersónicas que están construyendo, todas las armas nucleares que están construyendo, no están destinadas a su propia población”, dijo Hyten. “Están destinadas a los Estados Unidos…Tenemos que asumirlo, y tenemos que planificar en base a eso”.

 

Sin embargo, la expansión china también entra en el debate en Washington sobre cómo debe reestructurar Estados Unidos sus fuerzas nucleares. Jeffrey Lewis, experto en no proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, afirma que la acumulación de China ha puesto de manifiesto el resultado autodestructivo de la política estadounidense.

 

“Las administraciones de Bush y Obama afirmaron que si manteníamos un arsenal de armas nucleares tres o cuatro veces mayor que el de China, Beijing se vería disuadido de querer igual a los Estados Unidos ¿Cómo está funcionando eso?”


Noticias relacionadas

China tomará medidas decididas si las fuerzas de


China tomará medidas decididas si las fuerzas de “independencia de Taiwán” cruzan la línea roja


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China

Estados Unidos

Pentágono
Amenaza nuclear

Armas – armamento

Related posts

Poderío nuclear de China.

El enfrentamiento y la división entre Oriente y Occidente va adquiriendo ribetes ciertamente peligrosos, y eso se marca mucho más en el caso de la tensión creciente entre los Estados Unidos y China. El centro del problema es el armamento nuclear.

 

Así quedó reflejado en un artículo exclusivo publicado en El Cronista, a cargo del periodista Demetri Sevastopulo (reconocido columnista del Financial Times en Washington), que aquí -con su gentileza- reproducimos.

 

El 27 de julio, China se convirtió en el primer país en hacer volar un misil de crucero hipersónico [Hypersonic Glide Vehicle o HGV] -una nave maniobrable que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido- alrededor de la Tierra. El vehículo fue propulsado por un cohete que puede sobrevolar el Polo Sur, eludiendo las defensas antimisiles estadounidenses centradas en el Polo Norte, y dando a los chinos otra forma de alcanzar objetivos en América.

 

Esta prueba fue la última de una serie de revelaciones sobre la creciente capacidad nuclear de China que ha hecho saltar múltiples alarmas en Washington. A principios de este mes, el Pentágono dijo que cree que China ha acelerado sus planes nucleares y que cuadruplicará su arsenal hasta alcanzar al menos 1000 ojivas nucleares para 2030.

 

En las dos últimas décadas, China ha sorprendido a Washington con el incesante ritmo de su acumulación militar convencional, que abarca desde aviones de combate y bombarderos hasta submarinos y buques de guerra. Su armada es ahora, con diferencia, la mayor del mundo. Pero la combinación de la prueba hipersónica y el aviso de ojivas ha centrado la atención en un cambio potencialmente dramático en la postura nuclear de Beijing.

 

Los líderes militares de Washington se enfrentan a dos cuestiones críticas. Después de décadas de aumento gradual de sus fuerzas nucleares, ¿está China virando hacia un enfoque menos defensivo que tiene el potencial de alterar significativamente el equilibrio de poder en Asia Oriental? ¿Y podría esto permitir a China ganar un conflicto con Estados Unidos sobre Taiwán al neutralizar la amenaza de las armas nucleares estadounidenses?

 

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, describió la prueba, de la que informó por primera vez el Financial Times, como algo muy parecido al “momento Sputnik”, en referencia a la puesta en el espacio de un satélite de la Unión Soviética en 1957. “Estamos asistiendo a uno de los mayores cambios en el poder geoestratégico que el mundo ha experimentado jamás”, dijo Milley al FT.

 

“Este cambio está ocurriendo al mismo tiempo que un cambio fundamental en el carácter de la guerra”, añade Milley. “Tenemos que actuar con urgencia para desarrollar capacidades en todos los ámbitos -terrestre, marítimo, aéreo, espacial, cibernético y nuestras fuerzas nucleares estratégicas- para hacer frente a este panorama mundial en evolución. Tenemos que actuar ahora. De lo contrario, nos arriesgamos a condenar al fracaso a nuestras futuras generaciones”.

 

Mientras el Pentágono vigila toda la gama de expansión militar que está llevando a cabo el Ejército Popular de Liberación, el aumento de las fuerzas nucleares ha acaparado una enorme atención por lo rápido que se ha producido.

 

El almirante Charles Richard, que dirige las fuerzas nucleares estadounidenses como jefe del Comando Estratégico, dijo en agosto que la palabra “impresionante puede no ser suficiente” para describir la expansión. El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, añadió recientemente su propia advertencia sobre las implicaciones.

 

“Todas las armas hipersónicas que están construyendo, todas las armas nucleares que están construyendo, no están destinadas a su propia población”, dijo Hyten. “Están destinadas a los Estados Unidos…Tenemos que asumirlo, y tenemos que planificar en base a eso”.

 

Sin embargo, la expansión china también entra en el debate en Washington sobre cómo debe reestructurar Estados Unidos sus fuerzas nucleares. Jeffrey Lewis, experto en no proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, afirma que la acumulación de China ha puesto de manifiesto el resultado autodestructivo de la política estadounidense.

 

“Las administraciones de Bush y Obama afirmaron que si manteníamos un arsenal de armas nucleares tres o cuatro veces mayor que el de China, Beijing se vería disuadido de querer igual a los Estados Unidos ¿Cómo está funcionando eso?”


Noticias relacionadas

China tomará medidas decididas si las fuerzas de


China tomará medidas decididas si las fuerzas de “independencia de Taiwán” cruzan la línea roja


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China

Estados Unidos

Pentágono
Amenaza nuclear

Armas – armamento

Poderío nuclear de China.

El enfrentamiento y la división entre Oriente y Occidente va adquiriendo ribetes ciertamente peligrosos, y eso se marca mucho más en el caso de la tensión creciente entre los Estados Unidos y China. El centro del problema es el armamento nuclear.

 

Así quedó reflejado en un artículo exclusivo publicado en El Cronista, a cargo del periodista Demetri Sevastopulo (reconocido columnista del Financial Times en Washington), que aquí -con su gentileza- reproducimos.

 

El 27 de julio, China se convirtió en el primer país en hacer volar un misil de crucero hipersónico [Hypersonic Glide Vehicle o HGV] -una nave maniobrable que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido- alrededor de la Tierra. El vehículo fue propulsado por un cohete que puede sobrevolar el Polo Sur, eludiendo las defensas antimisiles estadounidenses centradas en el Polo Norte, y dando a los chinos otra forma de alcanzar objetivos en América.

 

Esta prueba fue la última de una serie de revelaciones sobre la creciente capacidad nuclear de China que ha hecho saltar múltiples alarmas en Washington. A principios de este mes, el Pentágono dijo que cree que China ha acelerado sus planes nucleares y que cuadruplicará su arsenal hasta alcanzar al menos 1000 ojivas nucleares para 2030.

 

En las dos últimas décadas, China ha sorprendido a Washington con el incesante ritmo de su acumulación militar convencional, que abarca desde aviones de combate y bombarderos hasta submarinos y buques de guerra. Su armada es ahora, con diferencia, la mayor del mundo. Pero la combinación de la prueba hipersónica y el aviso de ojivas ha centrado la atención en un cambio potencialmente dramático en la postura nuclear de Beijing.

 

Los líderes militares de Washington se enfrentan a dos cuestiones críticas. Después de décadas de aumento gradual de sus fuerzas nucleares, ¿está China virando hacia un enfoque menos defensivo que tiene el potencial de alterar significativamente el equilibrio de poder en Asia Oriental? ¿Y podría esto permitir a China ganar un conflicto con Estados Unidos sobre Taiwán al neutralizar la amenaza de las armas nucleares estadounidenses?

 

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, describió la prueba, de la que informó por primera vez el Financial Times, como algo muy parecido al “momento Sputnik”, en referencia a la puesta en el espacio de un satélite de la Unión Soviética en 1957. “Estamos asistiendo a uno de los mayores cambios en el poder geoestratégico que el mundo ha experimentado jamás”, dijo Milley al FT.

 

“Este cambio está ocurriendo al mismo tiempo que un cambio fundamental en el carácter de la guerra”, añade Milley. “Tenemos que actuar con urgencia para desarrollar capacidades en todos los ámbitos -terrestre, marítimo, aéreo, espacial, cibernético y nuestras fuerzas nucleares estratégicas- para hacer frente a este panorama mundial en evolución. Tenemos que actuar ahora. De lo contrario, nos arriesgamos a condenar al fracaso a nuestras futuras generaciones”.

 

Mientras el Pentágono vigila toda la gama de expansión militar que está llevando a cabo el Ejército Popular de Liberación, el aumento de las fuerzas nucleares ha acaparado una enorme atención por lo rápido que se ha producido.

 

El almirante Charles Richard, que dirige las fuerzas nucleares estadounidenses como jefe del Comando Estratégico, dijo en agosto que la palabra “impresionante puede no ser suficiente” para describir la expansión. El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, añadió recientemente su propia advertencia sobre las implicaciones.

 

“Todas las armas hipersónicas que están construyendo, todas las armas nucleares que están construyendo, no están destinadas a su propia población”, dijo Hyten. “Están destinadas a los Estados Unidos…Tenemos que asumirlo, y tenemos que planificar en base a eso”.

 

Sin embargo, la expansión china también entra en el debate en Washington sobre cómo debe reestructurar Estados Unidos sus fuerzas nucleares. Jeffrey Lewis, experto en no proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, afirma que la acumulación de China ha puesto de manifiesto el resultado autodestructivo de la política estadounidense.

 

“Las administraciones de Bush y Obama afirmaron que si manteníamos un arsenal de armas nucleares tres o cuatro veces mayor que el de China, Beijing se vería disuadido de querer igual a los Estados Unidos ¿Cómo está funcionando eso?”


Noticias relacionadas

China tomará medidas decididas si las fuerzas de


China tomará medidas decididas si las fuerzas de “independencia de Taiwán” cruzan la línea roja


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China

Estados Unidos

Pentágono
Amenaza nuclear

Armas – armamento

Poderío nuclear de China.

El enfrentamiento y la división entre Oriente y Occidente va adquiriendo ribetes ciertamente peligrosos, y eso se marca mucho más en el caso de la tensión creciente entre los Estados Unidos y China. El centro del problema es el armamento nuclear.

 

Así quedó reflejado en un artículo exclusivo publicado en El Cronista, a cargo del periodista Demetri Sevastopulo (reconocido columnista del Financial Times en Washington), que aquí -con su gentileza- reproducimos.

 

El 27 de julio, China se convirtió en el primer país en hacer volar un misil de crucero hipersónico [Hypersonic Glide Vehicle o HGV] -una nave maniobrable que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido- alrededor de la Tierra. El vehículo fue propulsado por un cohete que puede sobrevolar el Polo Sur, eludiendo las defensas antimisiles estadounidenses centradas en el Polo Norte, y dando a los chinos otra forma de alcanzar objetivos en América.

 

Esta prueba fue la última de una serie de revelaciones sobre la creciente capacidad nuclear de China que ha hecho saltar múltiples alarmas en Washington. A principios de este mes, el Pentágono dijo que cree que China ha acelerado sus planes nucleares y que cuadruplicará su arsenal hasta alcanzar al menos 1000 ojivas nucleares para 2030.

 

En las dos últimas décadas, China ha sorprendido a Washington con el incesante ritmo de su acumulación militar convencional, que abarca desde aviones de combate y bombarderos hasta submarinos y buques de guerra. Su armada es ahora, con diferencia, la mayor del mundo. Pero la combinación de la prueba hipersónica y el aviso de ojivas ha centrado la atención en un cambio potencialmente dramático en la postura nuclear de Beijing.

 

Los líderes militares de Washington se enfrentan a dos cuestiones críticas. Después de décadas de aumento gradual de sus fuerzas nucleares, ¿está China virando hacia un enfoque menos defensivo que tiene el potencial de alterar significativamente el equilibrio de poder en Asia Oriental? ¿Y podría esto permitir a China ganar un conflicto con Estados Unidos sobre Taiwán al neutralizar la amenaza de las armas nucleares estadounidenses?

 

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, describió la prueba, de la que informó por primera vez el Financial Times, como algo muy parecido al “momento Sputnik”, en referencia a la puesta en el espacio de un satélite de la Unión Soviética en 1957. “Estamos asistiendo a uno de los mayores cambios en el poder geoestratégico que el mundo ha experimentado jamás”, dijo Milley al FT.

 

“Este cambio está ocurriendo al mismo tiempo que un cambio fundamental en el carácter de la guerra”, añade Milley. “Tenemos que actuar con urgencia para desarrollar capacidades en todos los ámbitos -terrestre, marítimo, aéreo, espacial, cibernético y nuestras fuerzas nucleares estratégicas- para hacer frente a este panorama mundial en evolución. Tenemos que actuar ahora. De lo contrario, nos arriesgamos a condenar al fracaso a nuestras futuras generaciones”.

 

Mientras el Pentágono vigila toda la gama de expansión militar que está llevando a cabo el Ejército Popular de Liberación, el aumento de las fuerzas nucleares ha acaparado una enorme atención por lo rápido que se ha producido.

 

El almirante Charles Richard, que dirige las fuerzas nucleares estadounidenses como jefe del Comando Estratégico, dijo en agosto que la palabra “impresionante puede no ser suficiente” para describir la expansión. El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, añadió recientemente su propia advertencia sobre las implicaciones.

 

“Todas las armas hipersónicas que están construyendo, todas las armas nucleares que están construyendo, no están destinadas a su propia población”, dijo Hyten. “Están destinadas a los Estados Unidos…Tenemos que asumirlo, y tenemos que planificar en base a eso”.

 

Sin embargo, la expansión china también entra en el debate en Washington sobre cómo debe reestructurar Estados Unidos sus fuerzas nucleares. Jeffrey Lewis, experto en no proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, afirma que la acumulación de China ha puesto de manifiesto el resultado autodestructivo de la política estadounidense.

 

“Las administraciones de Bush y Obama afirmaron que si manteníamos un arsenal de armas nucleares tres o cuatro veces mayor que el de China, Beijing se vería disuadido de querer igual a los Estados Unidos ¿Cómo está funcionando eso?”


Noticias relacionadas

China tomará medidas decididas si las fuerzas de


China tomará medidas decididas si las fuerzas de “independencia de Taiwán” cruzan la línea roja


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China

Estados Unidos

Pentágono
Amenaza nuclear

Armas – armamento

Poderío nuclear de China.

El enfrentamiento y la división entre Oriente y Occidente va adquiriendo ribetes ciertamente peligrosos, y eso se marca mucho más en el caso de la tensión creciente entre los Estados Unidos y China. El centro del problema es el armamento nuclear.

 

Así quedó reflejado en un artículo exclusivo publicado en El Cronista, a cargo del periodista Demetri Sevastopulo (reconocido columnista del Financial Times en Washington), que aquí -con su gentileza- reproducimos.

 

El 27 de julio, China se convirtió en el primer país en hacer volar un misil de crucero hipersónico [Hypersonic Glide Vehicle o HGV] -una nave maniobrable que viaja a más de cinco veces la velocidad del sonido- alrededor de la Tierra. El vehículo fue propulsado por un cohete que puede sobrevolar el Polo Sur, eludiendo las defensas antimisiles estadounidenses centradas en el Polo Norte, y dando a los chinos otra forma de alcanzar objetivos en América.

 

Esta prueba fue la última de una serie de revelaciones sobre la creciente capacidad nuclear de China que ha hecho saltar múltiples alarmas en Washington. A principios de este mes, el Pentágono dijo que cree que China ha acelerado sus planes nucleares y que cuadruplicará su arsenal hasta alcanzar al menos 1000 ojivas nucleares para 2030.

 

En las dos últimas décadas, China ha sorprendido a Washington con el incesante ritmo de su acumulación militar convencional, que abarca desde aviones de combate y bombarderos hasta submarinos y buques de guerra. Su armada es ahora, con diferencia, la mayor del mundo. Pero la combinación de la prueba hipersónica y el aviso de ojivas ha centrado la atención en un cambio potencialmente dramático en la postura nuclear de Beijing.

 

Los líderes militares de Washington se enfrentan a dos cuestiones críticas. Después de décadas de aumento gradual de sus fuerzas nucleares, ¿está China virando hacia un enfoque menos defensivo que tiene el potencial de alterar significativamente el equilibrio de poder en Asia Oriental? ¿Y podría esto permitir a China ganar un conflicto con Estados Unidos sobre Taiwán al neutralizar la amenaza de las armas nucleares estadounidenses?

 

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, describió la prueba, de la que informó por primera vez el Financial Times, como algo muy parecido al “momento Sputnik”, en referencia a la puesta en el espacio de un satélite de la Unión Soviética en 1957. “Estamos asistiendo a uno de los mayores cambios en el poder geoestratégico que el mundo ha experimentado jamás”, dijo Milley al FT.

 

“Este cambio está ocurriendo al mismo tiempo que un cambio fundamental en el carácter de la guerra”, añade Milley. “Tenemos que actuar con urgencia para desarrollar capacidades en todos los ámbitos -terrestre, marítimo, aéreo, espacial, cibernético y nuestras fuerzas nucleares estratégicas- para hacer frente a este panorama mundial en evolución. Tenemos que actuar ahora. De lo contrario, nos arriesgamos a condenar al fracaso a nuestras futuras generaciones”.

 

Mientras el Pentágono vigila toda la gama de expansión militar que está llevando a cabo el Ejército Popular de Liberación, el aumento de las fuerzas nucleares ha acaparado una enorme atención por lo rápido que se ha producido.

 

El almirante Charles Richard, que dirige las fuerzas nucleares estadounidenses como jefe del Comando Estratégico, dijo en agosto que la palabra “impresionante puede no ser suficiente” para describir la expansión. El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, añadió recientemente su propia advertencia sobre las implicaciones.

 

“Todas las armas hipersónicas que están construyendo, todas las armas nucleares que están construyendo, no están destinadas a su propia población”, dijo Hyten. “Están destinadas a los Estados Unidos…Tenemos que asumirlo, y tenemos que planificar en base a eso”.

 

Sin embargo, la expansión china también entra en el debate en Washington sobre cómo debe reestructurar Estados Unidos sus fuerzas nucleares. Jeffrey Lewis, experto en no proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, afirma que la acumulación de China ha puesto de manifiesto el resultado autodestructivo de la política estadounidense.

 

“Las administraciones de Bush y Obama afirmaron que si manteníamos un arsenal de armas nucleares tres o cuatro veces mayor que el de China, Beijing se vería disuadido de querer igual a los Estados Unidos ¿Cómo está funcionando eso?”


Noticias relacionadas

China tomará medidas decididas si las fuerzas de


China tomará medidas decididas si las fuerzas de “independencia de Taiwán” cruzan la línea roja


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China aprobaría en diciembre su primer fármaco contra el coronavirus


China

Estados Unidos

Pentágono
Amenaza nuclear

Armas – armamento

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.