Tras la derrota, Alberto Fernández avanzará con la institucionalización del Frente de Todos y garantizará las PASO



Tras la derrota electoral en todo el país, Alberto Fernández avanzará con la institucionalización del Frente de Todos y garantizará las PASO como mecanismo de definición de las candidaturas, luego de la fallida experiencia y el ruido interno que generó la decisión de imponer listas de unidad en la mayoría de distritos, especialmente en la provincia de Buenos Aires.

“La decisión ya está tomada y hablada con Cristina. Y el Presidente lo hará público en las próximas horas”, confirmaron fuentes oficiales.

La gran oportunidad para hacerlo es el acto de esta tarde por el Día de la Militancia, donde el jefe de Estado será el orador principal en un marco que contendrá a todas las expresiones del FDT. “Lo va a anunciar hoy (por este miércoles)”, aseguraron fuentes del FDT. Pero desde Presidencia dijeron no estar al tanto del contenido del discurso del mandatario y evitaron confirmarlo. 

En cualquier caso, es sólo cuestión de tiempo. Desde el traspié de las primarias de septiembre y la crisis política que amenazó con romper el FDT, el debate interno en la coalición giró en torno a la necesidad de que de cara a las próximas elecciones no haya más imposiciones. No sólo de la Casa Rosada sino también del Instituto Patria.

“Es increíble que las PASO, que las impulsó este espacio, le sirvan solo a la oposición para mantenerse unida y generar volumen político para ganarnos. Se perdieron muchos votos por impedirles competir a miles de compañeros en todo el país”, analizaba un hombre de extrema confianza del Presidente este martes, analizando los resultados y al anticipar la próxima jugada del FDT. 

Los gobernadores con los que Fernández se reunió en el Norte en septiembre, en plena disputa con Cristina pusieron el tema sobre la mesa, respaldados por los triunfos en sus distritos. Pero la decisión en ese momento fue no agitar más las aguas

Los popes de la CGT y los movimientos sociales que no pudieron colar candidatos en las listas porque hubo supremacía kirchnerista hicieron lo propio.

Curiosamente, el que visibilizó la queja surgió de Sergio Berni, un funcionario -hasta entonces- incondicional de Cristina Kirchner pero que estalló de furia con Máximo Kirchner por obligarlo a bajar las listas seccionales en Provincia, de su agrupación “La 20 noviembre”. El ministro de Seguridad provincial reprochó el dedazo como mecanismo para decidir candidaturas y puso en duda su continuidad dentro del FDT.

Hubo otros dirigentes que militan en el PJ bonaerense que estuvieron cerca de seguirle los pasos en su cruzada mediática, pero el estilo histriónico e imprevisible de Berni y la inconveniencia de agudizar los problemas internos en plena campaña llevaron a que dejaran el tema pendiente.

Días atrás, previo a los comicios, el propio Presidente había dado una señal de que avanzaría en ese sentido: “Si queremos que viva el Frente de Todos, hay que institucionalizarlo. Hay que generar debates y dejar que la gente se exprese”, adelantó a Télam. 

Y ya pasada la elección del domingo, uno de los primeros en plantearlo públicamente fue Jorge Capitanich, tras reunirse con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y analizar la elección. “El Frente de Todos necesita institucionalidad porque si no eso promueve dispersión y atomización y eso es un riesgo“, fue el mensaje del gobernador chaqueño este martes, envalentonado por haber dado vuelta el resultado en su provincia. Lo propio hicieron los intendentes del PJ bonaerense que se reunieron con Manzur, como Alberto Descalzo (Ituzaingó), Alejandro Granados (Ezeiza), entre otros, y el diputado Julio Pereyra, referente en Florencio Varela.

“Es muy importante tener elecciones primarias abiertas y simultáneas dentro del Frente de Todos con la institucionalización del Frente, con el objeto de garantizar fortaleza en quienes efectivamente surjan elegidos por la voluntad popular”, consideró Capitanich.

El anuncio de la institucionalización del Frente de Todos se suma a otro gesto que tuvo Fernández con los intendentes del PJ bonaerense, a los que -como anticipó Clarín- los habilitó a buscar ante la Justicia un atajo legal para buscar ser reelectos una vez más en 2023 y esquivar la ley sancionada en 2016 que prohíbe las reelecciones indefinidas. 



Source link

Exit mobile version