La ex esposa de Lázaro Báez ahora lo denunció por quedarse con plata que le correspondía del divorcio



El acuerdo que firmaron Lázaro Báez y Norma Calismonte para cerrar el divorcio firmado en noviembre de 2015 incluye un listado de 85 propiedades por un valor superior a los 1.600 millones de pesos. En el arqueo también hay detalladas 21 empresas, entre otros bienes que se repartieron.

Pero ahora la ex esposa está enfurecida. Sospecha que su ex le robó y que el acuerdo es desfavorable para sus intereses. Por eso, presentó una denuncia penal donde lo acusa de defraudación y de quedarse con plata que le correspondía tras la separación

La denuncia no solo incluye al padre de sus cuatro hijos, sino que también apunta contra la abogada del empresario Elisabeth Gasaro. Cree que habría sido parte de la maniobra presuntamente ilegal. 

El acuerdo de divorcio se firmó el 26 de marzo pasado, un mes después de la condena a doce años por lavado de dinero que el Tribunal Oral Federal 4 dictó sobre el empresario K y que incluyó a sus cuatro herederos: Luciana (3 años), Martín (9 años), Melina (3 años) y Leandro (5 años).

Ante el escribano Martín Duré las partes revisaron punto por punto el documento que cuenta con quince cláusulas y donde se explica qué bienes entrarán en la división, bajo qué requisitos y modalidad, como también de quién será el usufructo.

La firma de los abogados acompañó el consentimiento brindado por Báez y Calismonte. El documento fue remitido al juzgado de Familia de Río Gallegos, a cargo del juez Antonio Andrade, quien será el responsable de homologarlo.

El problema es que ahora Norma Calismonte planteó que ese acuerdo le resulta desfavorable y prevalece el tironeo con el empresario K, que insiste en que se avance en la homologación.

En medio de esos tironeos es que Calismonte ahora lo denunció penalmente por defraudación.

La ex esposa del empresario K hace tiempo que sospechaba de Báez y de los manejos de la su abogada Elisabeth Gasaro respecto al poder de administración que tenía y que le permitía manejar fondos en concepto de alquiler de algunas propiedades, como disponer sobre el destino de otras. Incluso, la denuncia de Calismonte también apunta contra Sergio Gasaro, el hermano de la abogada de Báez.

En la denuncia los delitos atribuidos fueron asociación ilícita, defraudación por administración fraudulenta y defraudación por desbaratamiento.

El caso recayó en el juzgado 11 de Comodoro Py que pertenecía al fallecido juez Claudio Bonadio y ahora es subrogado por Julián Ercolini.

Al momento de argumentar por qué decidió radicar esta denuncia, Calismonte, bajo el patrocinio del abogado Sebastián Nanini, sostuvo que era una “damnificada directa” del accionar de Gasaro.

La presentación judicial sostiene que la abogada no actuó en soledad, sino como parte de una estructura que tenía como finalidad “delinquir”. Cuando tuvo que especificar a qué respondía ese “accionar delictivo” sostuvo que la finalidad era “desapoderarme de mi patrimonio”.

Esa fortuna que explicita Norma Calismonte responde a una porción de los 1.412 bienes muebles e inmuebles que la justicia le encontró a Lázaro Báez, distribuidos en ocho provincias y valuados a 2016, en 205 millones de dólares.

Para Calismonte, la presunta administración fraudulenta habría sido encabezada por la Gasaro durante su gestión como abogada y apoderada de Báez “en el periodo que va desde el año 2017 hasta la actualidad”.

La acusación se sustenta en la premisa de una “total ausencia de transparencia en la administración del patrimonio conyugal”. Amplió dicho concepto y dijo que por parte de la abogada hubo un “constante retaceo de información respecto de los bienes que constituyen el patrimonio afectado -y del cual resulto legítima propietaria de la fracción establecida en la norma civil- bajo el amparo de excusas que denotan a simple vista la comisión de numerosos accionares disvaliosos que responden a una conducta acordada y premeditada”.

Al momento de enumerar los hechos, hizo eje en las “sociedades comerciales creadas y adquiridas por la Dra. Gasaro y su hermano -el Sr. Sergio Gasaro-, en forma coetánea con el ejercicio de apoderada en la administración de los bienes de mi ex cónyuge el Sr. Lázaro Báez”.

Mientras Norma Calismonte sostiene que vio perjudicado el acervo patrimonial, expuso ante la justicia que en sentido contrario, Gasaro y su hermano “sufrieron un enriquecimiento sin causa, derivado de la administración infiel de los fondos que integran el patrimonio conyugal”.

La ex esposa de Lázaro Báez sostiene que le robaron bienes patrimoniales de la familia.

Se detalló en la denuncia la creación de cinco empresas por parte de Elisabeth Gasaro, alguna de ellas compartiendo el domicilio fiscal de Austral Construcciones. Calismonte sostiene que con una firma cuya actividad principal es el servicio de créditos, el otorgamiento de préstamos, se manejarían fondos que “no están dentro del circuito bancario”.

El interrogante planteado y que se pidió sea investigado, es si el patrimonio de la abogado es propio o si guarda relación con el período en el que comenzó a representar a Lázaro Báez. Otra hipótesis, según fuentes judiciales, es si operó bajo propia titularidad “o en carácter de presunto testaferro”. Todo está bajo investigación.

El acuerdo cuestionado

 La ex esposa del empresario K decidió reactivar el trámite que se ocupa de la división de bienes. Si bien la justicia le detectó 1.412 bienes muebles e inmuebles distribuidos en ocho provincias, por un valor de U$S 205 millones, sólo un total de 85 propiedades fueron incluidas en el acuerdo. Allí también se explicita un listado de 21 empresas de las que es accionista Lázaro Báez, pero en juego hay terrenos, casas, locales comerciales, chacras, galpones y una veintena de compañías de las más diversas.

En total esas 85 propiedades, arrojan un valor de 1.609.986.400 pesos.

Esos inmuebles, la totalidad registrados a nombre de Báez y que pertenecen a la sociedad conyugal, se van a distribuir: un 50% para Norma Calismonte y el restante porcentaje para el empresario K. Pero no serán los dueños.

Una vez que la división se efectúe, acordaron que de forma conjunta van a consolidar en ese momento una oferta de donación en partes iguales para sus cuatro hijos. El usufructo, en partes iguales, lo van a conservar Norma Calismonte y Lázaro Báez.



Source link

Exit mobile version