Elecciones en Venezuela: el crucial comicio para elegir gobernadores y alcaldes vigilado por organismos internacionales democráticos

Cámara Nacional Electoral de Venezuela. 

Venezuela se encuentra en medio de una contienda de elecciones regionales, en la cual se eligen 3.082 cargos públicos, principalmente las 23 gobernaciones y 335 alcaldías. La elección ocurre a un año de las legislativas, tiempo en el cual ocurrieron cambios en el mapa político. Uno de los principales elementos, a nivel nacional, es que, a diferencia de diciembre del 2020, esta vez participa la casi totalidad de la oposición, en particular quienes llevaban casi cuatro años llamando a la abstención, es decir desde la elección presidencial del 2018, como el espacio conocido como G4, que agrupa a los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

 

Ese regreso a las urnas comenzó a esbozarse a partir de un acuerdo político en mayo que dio lugar a un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado por tres rectores del chavismo y dos de la oposición. Ese fue un punto de inicio para el camino a una participación que, en vista del derrotero de la vía abstencionista con intentos crónicos de derrocamiento, parecía inevitable. Llamar al voto por parte de esos sectores no estuvo exento de fuertes tensiones, expresadas, por ejemplo, en el hecho de Juan Guaidó afirme que “no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela” y, a la vez, su partido y espacio político del G4 esté convocando a votar.

 

Con la elección está la llegada al país de las misiones de observación de la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Organización de Naciones Unidas. La presencia de una misión europea ya había estado sobre la mesa de posibilidades en el 2020, esa vez sin llevarse adelante. Ahora, y luego de 15 años sin estar en elecciones en Venezuela, la UE se encuentra desde el 28 de octubre en un proceso de despliegue nacional encabezado por la eurodiputada portuguesa perteneciente al Grupo Socialista, Isabel Santos.

 

La presencia de la Misión de Observación Electoral de la UE estuvo marcada por tensiones, en particular por acusaciones realizadas desde el gobierno venezolano, en particular en días recientes por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) quien afirmó días atrás: “quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la UE, tengan cuidado con esa gente, esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo”. Cabello, quien estuvo al frente de los actos de campaña en la mayoría de los estados del país, señaló a la UE de tener preparado de antemano “el guion escrito sobre el ejercicio democrático que se desarrollará en Venezuela, el cual se basa en la desacreditación de todo el proceso comicial, una vez se den a conocer los resultados por parte del CNE”.


Noticias relacionadas

La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


España suspendió momentáneamente la extradición del


España suspendió momentáneamente la extradición del “Pollo” Carvajal a EE.UU.


Venezuela

Elecciones
Democracia y los DDHH

Cámara Nacional Electoral de Venezuela. 

Venezuela se encuentra en medio de una contienda de elecciones regionales, en la cual se eligen 3.082 cargos públicos, principalmente las 23 gobernaciones y 335 alcaldías. La elección ocurre a un año de las legislativas, tiempo en el cual ocurrieron cambios en el mapa político. Uno de los principales elementos, a nivel nacional, es que, a diferencia de diciembre del 2020, esta vez participa la casi totalidad de la oposición, en particular quienes llevaban casi cuatro años llamando a la abstención, es decir desde la elección presidencial del 2018, como el espacio conocido como G4, que agrupa a los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

 

Ese regreso a las urnas comenzó a esbozarse a partir de un acuerdo político en mayo que dio lugar a un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado por tres rectores del chavismo y dos de la oposición. Ese fue un punto de inicio para el camino a una participación que, en vista del derrotero de la vía abstencionista con intentos crónicos de derrocamiento, parecía inevitable. Llamar al voto por parte de esos sectores no estuvo exento de fuertes tensiones, expresadas, por ejemplo, en el hecho de Juan Guaidó afirme que “no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela” y, a la vez, su partido y espacio político del G4 esté convocando a votar.

 

Con la elección está la llegada al país de las misiones de observación de la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Organización de Naciones Unidas. La presencia de una misión europea ya había estado sobre la mesa de posibilidades en el 2020, esa vez sin llevarse adelante. Ahora, y luego de 15 años sin estar en elecciones en Venezuela, la UE se encuentra desde el 28 de octubre en un proceso de despliegue nacional encabezado por la eurodiputada portuguesa perteneciente al Grupo Socialista, Isabel Santos.

 

La presencia de la Misión de Observación Electoral de la UE estuvo marcada por tensiones, en particular por acusaciones realizadas desde el gobierno venezolano, en particular en días recientes por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) quien afirmó días atrás: “quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la UE, tengan cuidado con esa gente, esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo”. Cabello, quien estuvo al frente de los actos de campaña en la mayoría de los estados del país, señaló a la UE de tener preparado de antemano “el guion escrito sobre el ejercicio democrático que se desarrollará en Venezuela, el cual se basa en la desacreditación de todo el proceso comicial, una vez se den a conocer los resultados por parte del CNE”.


Noticias relacionadas

La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


España suspendió momentáneamente la extradición del


España suspendió momentáneamente la extradición del “Pollo” Carvajal a EE.UU.


Venezuela

Elecciones
Democracia y los DDHH

Cámara Nacional Electoral de Venezuela. 

Venezuela se encuentra en medio de una contienda de elecciones regionales, en la cual se eligen 3.082 cargos públicos, principalmente las 23 gobernaciones y 335 alcaldías. La elección ocurre a un año de las legislativas, tiempo en el cual ocurrieron cambios en el mapa político. Uno de los principales elementos, a nivel nacional, es que, a diferencia de diciembre del 2020, esta vez participa la casi totalidad de la oposición, en particular quienes llevaban casi cuatro años llamando a la abstención, es decir desde la elección presidencial del 2018, como el espacio conocido como G4, que agrupa a los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

 

Ese regreso a las urnas comenzó a esbozarse a partir de un acuerdo político en mayo que dio lugar a un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado por tres rectores del chavismo y dos de la oposición. Ese fue un punto de inicio para el camino a una participación que, en vista del derrotero de la vía abstencionista con intentos crónicos de derrocamiento, parecía inevitable. Llamar al voto por parte de esos sectores no estuvo exento de fuertes tensiones, expresadas, por ejemplo, en el hecho de Juan Guaidó afirme que “no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela” y, a la vez, su partido y espacio político del G4 esté convocando a votar.

 

Con la elección está la llegada al país de las misiones de observación de la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Organización de Naciones Unidas. La presencia de una misión europea ya había estado sobre la mesa de posibilidades en el 2020, esa vez sin llevarse adelante. Ahora, y luego de 15 años sin estar en elecciones en Venezuela, la UE se encuentra desde el 28 de octubre en un proceso de despliegue nacional encabezado por la eurodiputada portuguesa perteneciente al Grupo Socialista, Isabel Santos.

 

La presencia de la Misión de Observación Electoral de la UE estuvo marcada por tensiones, en particular por acusaciones realizadas desde el gobierno venezolano, en particular en días recientes por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) quien afirmó días atrás: “quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la UE, tengan cuidado con esa gente, esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo”. Cabello, quien estuvo al frente de los actos de campaña en la mayoría de los estados del país, señaló a la UE de tener preparado de antemano “el guion escrito sobre el ejercicio democrático que se desarrollará en Venezuela, el cual se basa en la desacreditación de todo el proceso comicial, una vez se den a conocer los resultados por parte del CNE”.


Noticias relacionadas

La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


España suspendió momentáneamente la extradición del


España suspendió momentáneamente la extradición del “Pollo” Carvajal a EE.UU.


Venezuela

Elecciones
Democracia y los DDHH

Cámara Nacional Electoral de Venezuela. 

Venezuela se encuentra en medio de una contienda de elecciones regionales, en la cual se eligen 3.082 cargos públicos, principalmente las 23 gobernaciones y 335 alcaldías. La elección ocurre a un año de las legislativas, tiempo en el cual ocurrieron cambios en el mapa político. Uno de los principales elementos, a nivel nacional, es que, a diferencia de diciembre del 2020, esta vez participa la casi totalidad de la oposición, en particular quienes llevaban casi cuatro años llamando a la abstención, es decir desde la elección presidencial del 2018, como el espacio conocido como G4, que agrupa a los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

 

Ese regreso a las urnas comenzó a esbozarse a partir de un acuerdo político en mayo que dio lugar a un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado por tres rectores del chavismo y dos de la oposición. Ese fue un punto de inicio para el camino a una participación que, en vista del derrotero de la vía abstencionista con intentos crónicos de derrocamiento, parecía inevitable. Llamar al voto por parte de esos sectores no estuvo exento de fuertes tensiones, expresadas, por ejemplo, en el hecho de Juan Guaidó afirme que “no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela” y, a la vez, su partido y espacio político del G4 esté convocando a votar.

 

Con la elección está la llegada al país de las misiones de observación de la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Organización de Naciones Unidas. La presencia de una misión europea ya había estado sobre la mesa de posibilidades en el 2020, esa vez sin llevarse adelante. Ahora, y luego de 15 años sin estar en elecciones en Venezuela, la UE se encuentra desde el 28 de octubre en un proceso de despliegue nacional encabezado por la eurodiputada portuguesa perteneciente al Grupo Socialista, Isabel Santos.

 

La presencia de la Misión de Observación Electoral de la UE estuvo marcada por tensiones, en particular por acusaciones realizadas desde el gobierno venezolano, en particular en días recientes por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) quien afirmó días atrás: “quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la UE, tengan cuidado con esa gente, esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo”. Cabello, quien estuvo al frente de los actos de campaña en la mayoría de los estados del país, señaló a la UE de tener preparado de antemano “el guion escrito sobre el ejercicio democrático que se desarrollará en Venezuela, el cual se basa en la desacreditación de todo el proceso comicial, una vez se den a conocer los resultados por parte del CNE”.


Noticias relacionadas

La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


España suspendió momentáneamente la extradición del


España suspendió momentáneamente la extradición del “Pollo” Carvajal a EE.UU.


Venezuela

Elecciones
Democracia y los DDHH

Related posts

Cámara Nacional Electoral de Venezuela. 

Venezuela se encuentra en medio de una contienda de elecciones regionales, en la cual se eligen 3.082 cargos públicos, principalmente las 23 gobernaciones y 335 alcaldías. La elección ocurre a un año de las legislativas, tiempo en el cual ocurrieron cambios en el mapa político. Uno de los principales elementos, a nivel nacional, es que, a diferencia de diciembre del 2020, esta vez participa la casi totalidad de la oposición, en particular quienes llevaban casi cuatro años llamando a la abstención, es decir desde la elección presidencial del 2018, como el espacio conocido como G4, que agrupa a los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

 

Ese regreso a las urnas comenzó a esbozarse a partir de un acuerdo político en mayo que dio lugar a un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado por tres rectores del chavismo y dos de la oposición. Ese fue un punto de inicio para el camino a una participación que, en vista del derrotero de la vía abstencionista con intentos crónicos de derrocamiento, parecía inevitable. Llamar al voto por parte de esos sectores no estuvo exento de fuertes tensiones, expresadas, por ejemplo, en el hecho de Juan Guaidó afirme que “no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela” y, a la vez, su partido y espacio político del G4 esté convocando a votar.

 

Con la elección está la llegada al país de las misiones de observación de la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Organización de Naciones Unidas. La presencia de una misión europea ya había estado sobre la mesa de posibilidades en el 2020, esa vez sin llevarse adelante. Ahora, y luego de 15 años sin estar en elecciones en Venezuela, la UE se encuentra desde el 28 de octubre en un proceso de despliegue nacional encabezado por la eurodiputada portuguesa perteneciente al Grupo Socialista, Isabel Santos.

 

La presencia de la Misión de Observación Electoral de la UE estuvo marcada por tensiones, en particular por acusaciones realizadas desde el gobierno venezolano, en particular en días recientes por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) quien afirmó días atrás: “quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la UE, tengan cuidado con esa gente, esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo”. Cabello, quien estuvo al frente de los actos de campaña en la mayoría de los estados del país, señaló a la UE de tener preparado de antemano “el guion escrito sobre el ejercicio democrático que se desarrollará en Venezuela, el cual se basa en la desacreditación de todo el proceso comicial, una vez se den a conocer los resultados por parte del CNE”.


Noticias relacionadas

La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


España suspendió momentáneamente la extradición del


España suspendió momentáneamente la extradición del “Pollo” Carvajal a EE.UU.


Venezuela

Elecciones
Democracia y los DDHH

Cámara Nacional Electoral de Venezuela. 

Venezuela se encuentra en medio de una contienda de elecciones regionales, en la cual se eligen 3.082 cargos públicos, principalmente las 23 gobernaciones y 335 alcaldías. La elección ocurre a un año de las legislativas, tiempo en el cual ocurrieron cambios en el mapa político. Uno de los principales elementos, a nivel nacional, es que, a diferencia de diciembre del 2020, esta vez participa la casi totalidad de la oposición, en particular quienes llevaban casi cuatro años llamando a la abstención, es decir desde la elección presidencial del 2018, como el espacio conocido como G4, que agrupa a los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

 

Ese regreso a las urnas comenzó a esbozarse a partir de un acuerdo político en mayo que dio lugar a un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado por tres rectores del chavismo y dos de la oposición. Ese fue un punto de inicio para el camino a una participación que, en vista del derrotero de la vía abstencionista con intentos crónicos de derrocamiento, parecía inevitable. Llamar al voto por parte de esos sectores no estuvo exento de fuertes tensiones, expresadas, por ejemplo, en el hecho de Juan Guaidó afirme que “no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela” y, a la vez, su partido y espacio político del G4 esté convocando a votar.

 

Con la elección está la llegada al país de las misiones de observación de la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Organización de Naciones Unidas. La presencia de una misión europea ya había estado sobre la mesa de posibilidades en el 2020, esa vez sin llevarse adelante. Ahora, y luego de 15 años sin estar en elecciones en Venezuela, la UE se encuentra desde el 28 de octubre en un proceso de despliegue nacional encabezado por la eurodiputada portuguesa perteneciente al Grupo Socialista, Isabel Santos.

 

La presencia de la Misión de Observación Electoral de la UE estuvo marcada por tensiones, en particular por acusaciones realizadas desde el gobierno venezolano, en particular en días recientes por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) quien afirmó días atrás: “quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la UE, tengan cuidado con esa gente, esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo”. Cabello, quien estuvo al frente de los actos de campaña en la mayoría de los estados del país, señaló a la UE de tener preparado de antemano “el guion escrito sobre el ejercicio democrático que se desarrollará en Venezuela, el cual se basa en la desacreditación de todo el proceso comicial, una vez se den a conocer los resultados por parte del CNE”.


Noticias relacionadas

La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


España suspendió momentáneamente la extradición del


España suspendió momentáneamente la extradición del “Pollo” Carvajal a EE.UU.


Venezuela

Elecciones
Democracia y los DDHH

Cámara Nacional Electoral de Venezuela. 

Venezuela se encuentra en medio de una contienda de elecciones regionales, en la cual se eligen 3.082 cargos públicos, principalmente las 23 gobernaciones y 335 alcaldías. La elección ocurre a un año de las legislativas, tiempo en el cual ocurrieron cambios en el mapa político. Uno de los principales elementos, a nivel nacional, es que, a diferencia de diciembre del 2020, esta vez participa la casi totalidad de la oposición, en particular quienes llevaban casi cuatro años llamando a la abstención, es decir desde la elección presidencial del 2018, como el espacio conocido como G4, que agrupa a los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

 

Ese regreso a las urnas comenzó a esbozarse a partir de un acuerdo político en mayo que dio lugar a un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado por tres rectores del chavismo y dos de la oposición. Ese fue un punto de inicio para el camino a una participación que, en vista del derrotero de la vía abstencionista con intentos crónicos de derrocamiento, parecía inevitable. Llamar al voto por parte de esos sectores no estuvo exento de fuertes tensiones, expresadas, por ejemplo, en el hecho de Juan Guaidó afirme que “no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela” y, a la vez, su partido y espacio político del G4 esté convocando a votar.

 

Con la elección está la llegada al país de las misiones de observación de la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Organización de Naciones Unidas. La presencia de una misión europea ya había estado sobre la mesa de posibilidades en el 2020, esa vez sin llevarse adelante. Ahora, y luego de 15 años sin estar en elecciones en Venezuela, la UE se encuentra desde el 28 de octubre en un proceso de despliegue nacional encabezado por la eurodiputada portuguesa perteneciente al Grupo Socialista, Isabel Santos.

 

La presencia de la Misión de Observación Electoral de la UE estuvo marcada por tensiones, en particular por acusaciones realizadas desde el gobierno venezolano, en particular en días recientes por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) quien afirmó días atrás: “quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la UE, tengan cuidado con esa gente, esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo”. Cabello, quien estuvo al frente de los actos de campaña en la mayoría de los estados del país, señaló a la UE de tener preparado de antemano “el guion escrito sobre el ejercicio democrático que se desarrollará en Venezuela, el cual se basa en la desacreditación de todo el proceso comicial, una vez se den a conocer los resultados por parte del CNE”.


Noticias relacionadas

La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


España suspendió momentáneamente la extradición del


España suspendió momentáneamente la extradición del “Pollo” Carvajal a EE.UU.


Venezuela

Elecciones
Democracia y los DDHH

Cámara Nacional Electoral de Venezuela. 

Venezuela se encuentra en medio de una contienda de elecciones regionales, en la cual se eligen 3.082 cargos públicos, principalmente las 23 gobernaciones y 335 alcaldías. La elección ocurre a un año de las legislativas, tiempo en el cual ocurrieron cambios en el mapa político. Uno de los principales elementos, a nivel nacional, es que, a diferencia de diciembre del 2020, esta vez participa la casi totalidad de la oposición, en particular quienes llevaban casi cuatro años llamando a la abstención, es decir desde la elección presidencial del 2018, como el espacio conocido como G4, que agrupa a los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

 

Ese regreso a las urnas comenzó a esbozarse a partir de un acuerdo político en mayo que dio lugar a un nuevo Consejo Nacional Electoral, integrado por tres rectores del chavismo y dos de la oposición. Ese fue un punto de inicio para el camino a una participación que, en vista del derrotero de la vía abstencionista con intentos crónicos de derrocamiento, parecía inevitable. Llamar al voto por parte de esos sectores no estuvo exento de fuertes tensiones, expresadas, por ejemplo, en el hecho de Juan Guaidó afirme que “no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela” y, a la vez, su partido y espacio político del G4 esté convocando a votar.

 

Con la elección está la llegada al país de las misiones de observación de la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Organización de Naciones Unidas. La presencia de una misión europea ya había estado sobre la mesa de posibilidades en el 2020, esa vez sin llevarse adelante. Ahora, y luego de 15 años sin estar en elecciones en Venezuela, la UE se encuentra desde el 28 de octubre en un proceso de despliegue nacional encabezado por la eurodiputada portuguesa perteneciente al Grupo Socialista, Isabel Santos.

 

La presencia de la Misión de Observación Electoral de la UE estuvo marcada por tensiones, en particular por acusaciones realizadas desde el gobierno venezolano, en particular en días recientes por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) quien afirmó días atrás: “quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la UE, tengan cuidado con esa gente, esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo”. Cabello, quien estuvo al frente de los actos de campaña en la mayoría de los estados del país, señaló a la UE de tener preparado de antemano “el guion escrito sobre el ejercicio democrático que se desarrollará en Venezuela, el cual se basa en la desacreditación de todo el proceso comicial, una vez se den a conocer los resultados por parte del CNE”.


Noticias relacionadas

La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


La Corte Penal Internacional abrirá una investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela


España suspendió momentáneamente la extradición del


España suspendió momentáneamente la extradición del “Pollo” Carvajal a EE.UU.


Venezuela

Elecciones
Democracia y los DDHH

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.