Reclamo de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios al Gobierno nacional

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) le pidió al Gobierno nacional y a toda la clase política que se aboque a los problemas que bloquean el desarrollo de Argentina y expresó que todavía siguen existiendo los males que los argentinos arrastran desde hace largo tiempo y que buena parte de ellos parece «agravarse progresivamente». En el comunicado, la entidad gremial manifestó las variables más emblemáticas como «la pobreza, la falta de creación de empleo, la elevada presión impositiva, inseguridad, narcotráfico», entre otras.

«Esto no implica renunciar a los valores y a las convicciones personales, pero sí deponer ciertas posturas intransigentes que no conducen a ningún sitio, teniendo en cuenta que la construcción de algo superador típicamente requiere que cada parte ceda en algún grado», explicó el comunicado de la CAC en declaraciones transcriptas por la agencia NA.

«Considerando la complejidad de estas cuestiones y, dado que resulta clave que las políticas que se definan para remediarlas se sostengan en el tiempo, su diseño debería convocar no solo a los distintos espacios políticos, sino también a otros segmentos de la vida nacional», manifestó la entidad gremial liderada por Natalio Grinman y agregó: «Trabajadores, empresarios, academia y sociedad civil en general estamos en condiciones de acercar propuestas a las autoridades correspondientes».

«Pobreza, escasa creación de empleo, elevada presión impositiva, falencias logísticas, insuficientes exportaciones, dificultades en materia de importación, ‘industria del juicio laboral’, inestabilidad macroeconómica, inseguridad, narcotráfico, asimetrías regionales, deterioro educativo y tantas otras cuestiones exigen medidas urgentes, cuyos frutos posiblemente no se visibilicen por completo en lo inmediato pero que es necesario encarar sin más dilaciones, si no queremos hundirnos en una espiral de decadencia», señaló la CAC.

En el medio de la carta firmada por Grinman hay una fuerte crítica al excitante festejo del Gobierno nacional a pesar de haber perdido las elecciones en 15 provincias y su gestión estatal. «A medida que las pasiones se aquietan podemos darnos cuenta de que los motivos para festejar no abundan. Me refiero a que los males que los argentinos arrastramos desde hace largo tiempo son muchos y siguen bien presentes», definió el escrito.

Fuente: El Intransigente

Exit mobile version