Maradona: una vida de lujos y excesos

Diego Armando Maradona vivió su vida al límite. Cuando comenzó a desempeñarse como futbolista en Argentinos Juniors en 1976, tenía tan solo 16 años. Ese momento marcó un antes y un después en su vida. Nunca nada volvió a ser igual. 

Se puede afirmar que la fama y reconocimiento internacional que alcanzó Diego Maradona es incomparable con la de cualquier otra persona en la historia de la Humanidad. Cualquier argentino que haya viajado al exterior lo sabe: al decir “soy argentino”, es muy común recibir como respuesta un “como Maradona”. 

Diego Maradona.

Si eso vive un ciudadano ordinario, es imposible imaginar lo que debe haber sido la vida del astro del fútbol. Y esto impactó en él: con el pasar de los años, fue cambiando su círculo de allegados en numerosas oportunidades, a muchos de los cuales llegó a acusar de estafadores y de permanecer a su lado por un rédito económico.

Junto a ellos disfrutó sus lujos y gastos más disparatados. Uno de ellos era la mansión donde el deportista vivió los años que residió en Dubai. La majestuosa propiedad ubicada en el barrio The Palm Jumeirah tenía seis habitaciones, una moderna cocina, pileta de natación y playa privada. Era allí donde el “Diez” guardaba algunos de sus tesoros más preciados.

Desde relojes bañados en oro y una camiseta con la firma de Hristo Stoichkov, hasta un tanque militar y numerosos autos BMW y Rolls Royce, Diego Maradona supo invertir su dinero en bienes cuyo valor es incalculable. Gran parte de ellos se encuentran siendo objeto de los conflictos intrafamiliares por la división de la herencia del deportista.

Sin embargo, así cómo el reconocido futbolista no tenía límites a la hora de gastar dinero, tampoco lo tenía en su vida personal. Es de público conocimiento que el deportista tuvo una larga lucha contra las adicciones. 

Diego Maradona

Es imposible olvidar su internación en Punta del Este a comienzos del 2000 cuando, a los 39 años, una sobredosis casi le quita la vida. Fue Jorge Romero, un doctor recién recibido, quién le salvó la vida al tomar la decisión de llevar al futbolista a una clínica privada para realizarle estudios.

SI bien algunos allegados a Diego Armando Maradona se opusieron a su internación porque querían evitar que se filtrara la información a la prensa, el deportista estuvo unos días en Uruguay hasta que fue trasladado a Buenos Aires. Pocos días después, el 18 de enero del mismo año voló hacia Cuba, donde realizó un tratamiento que, si bien se pensaba iba a durar un par de meses, tomó cinco años.

Exit mobile version