Marta Cohen explicó diferencias entre dosis adicional y tercera dosis

Sostuvo que la dosis adicional, que se aplica a los 2 meses de la segunda dosis, es para casos específicos y de inmunosupresiones severas.

La patóloga pediátrica, la Dra Marta Cohen quien reside en el Reino Unido y ejerce en el Hospital de Sheffield, se refirió a la diferencia que existe entre la aplicación de una tercera dosis de vacunas contra el Covid- 19 y la llamada dosis adicional.

La profesional, indicó a EL LIBERAL que “con respecto a la tercera dosis dentro de las 4 a 6 semanas luego de la segunda dosis, obviamente esto genera confusión. Porque la tercera dosis o booster debe darse a los 6 meses de la segunda dosis para todas las vacunas y a los 5 meses de la segunda dosis para la vacuna de Sinopharm”.

Puntualizo que “lo que entiendo que está sucediendo es que hay otra dosis que es la dosis adicional. Una dosis adicional que forma parte del esquema primario de vacunación que la OMS (Organización Mundial de la Salud), la FDA (Food and Drug Administration) de EE.UU., el gobierno británico, etc. están recomendando para aquellos países que tiene formas severas de inmunodeficiencias”.

Agregó que “esta dosis adicional que forma parte del esquema primario de vacunación, se recomienda aplicar a las 8 semanas de la segunda dosis, a los dos meses, pero no para todos, sino para casos específicos que son analizados por los médicos de cabecera de estos pacientes”.

Cohen, añadió. “¿Quiénes son estos pacientes que deben recibir la dosis adicional, independientemente que después van a recibir una tercera dosis a los 6 meses o a los 5 meses de esta dosis adicional?. Son los pacientes que están en tratamiento activo por un tumor sólido, una neoplasia o una leucemia o un linfoma por ejemplo pero están en tratamiento activo, no es que tienen antecedente del tratamiento”.

Transplantados

Destacó que “son pacientes que han recibido un transplante de órgano en los dos años previos o están en tratamiento inmunosupresor activo, son pacientes que son receptores de un transplante de células madre de médula ósea y que están en tratamiento inmunosupresor. Son pacientes que tienen una enfermedad de inmunodeficiencia severa o grave o que tiene una enfermedad por el VIH no tratada o avanzada”.

Aclaró que “no son pacientes que han tenido antecedentes de haber tenido enfermedad por el VIH y también incluye a pacientes que por distintas causas están en tratamiento activo con drogas inmunosupresoras o con corticoides. Es decir, de esta manera pacientes que tienen riesgo, que son de riesgo vulnerables para Covid, por ejemplo los pacientes de edad superior a los 50 años, que tiene diabetes, obesidad, hipertensión, que tiene historia de haber tenido cáncer, etc. Esos pacientes no deben recibir la dosis adicional, es decir que entiendo que hay confusión con respecto de lo que es una dosis adicional para ciertas enfermedades que se acompañan con inmunosupresión grave y que esta inmunosupresión está presente al momento de la primera y segunda dosis y esto no es lo mismo que la tercera dosis”.

Sostuvo que la dosis adicional, que se aplica a los 2 meses de la segunda dosis, es para casos específicos y de inmunosupresiones severas.

La patóloga pediátrica, la Dra Marta Cohen quien reside en el Reino Unido y ejerce en el Hospital de Sheffield, se refirió a la diferencia que existe entre la aplicación de una tercera dosis de vacunas contra el Covid- 19 y la llamada dosis adicional.

La profesional, indicó a EL LIBERAL que “con respecto a la tercera dosis dentro de las 4 a 6 semanas luego de la segunda dosis, obviamente esto genera confusión. Porque la tercera dosis o booster debe darse a los 6 meses de la segunda dosis para todas las vacunas y a los 5 meses de la segunda dosis para la vacuna de Sinopharm”.

Puntualizo que “lo que entiendo que está sucediendo es que hay otra dosis que es la dosis adicional. Una dosis adicional que forma parte del esquema primario de vacunación que la OMS (Organización Mundial de la Salud), la FDA (Food and Drug Administration) de EE.UU., el gobierno británico, etc. están recomendando para aquellos países que tiene formas severas de inmunodeficiencias”.

Agregó que “esta dosis adicional que forma parte del esquema primario de vacunación, se recomienda aplicar a las 8 semanas de la segunda dosis, a los dos meses, pero no para todos, sino para casos específicos que son analizados por los médicos de cabecera de estos pacientes”.

Cohen, añadió. “¿Quiénes son estos pacientes que deben recibir la dosis adicional, independientemente que después van a recibir una tercera dosis a los 6 meses o a los 5 meses de esta dosis adicional?. Son los pacientes que están en tratamiento activo por un tumor sólido, una neoplasia o una leucemia o un linfoma por ejemplo pero están en tratamiento activo, no es que tienen antecedente del tratamiento”.

Transplantados

Destacó que “son pacientes que han recibido un transplante de órgano en los dos años previos o están en tratamiento inmunosupresor activo, son pacientes que son receptores de un transplante de células madre de médula ósea y que están en tratamiento inmunosupresor. Son pacientes que tienen una enfermedad de inmunodeficiencia severa o grave o que tiene una enfermedad por el VIH no tratada o avanzada”.

Aclaró que “no son pacientes que han tenido antecedentes de haber tenido enfermedad por el VIH y también incluye a pacientes que por distintas causas están en tratamiento activo con drogas inmunosupresoras o con corticoides. Es decir, de esta manera pacientes que tienen riesgo, que son de riesgo vulnerables para Covid, por ejemplo los pacientes de edad superior a los 50 años, que tiene diabetes, obesidad, hipertensión, que tiene historia de haber tenido cáncer, etc. Esos pacientes no deben recibir la dosis adicional, es decir que entiendo que hay confusión con respecto de lo que es una dosis adicional para ciertas enfermedades que se acompañan con inmunosupresión grave y que esta inmunosupresión está presente al momento de la primera y segunda dosis y esto no es lo mismo que la tercera dosis”.

Exit mobile version