Un joven fue desfigurado tras ser agredido en un boliche

La denuncia se radicó en la seccional 7°. Analizan las cámaras de seguridad para identificar al agresor.

Un violento hecho se produjo en un boliche de calle San Miguel al 600.

Mariano Díaz y Julián Burgos, dos amigos que se encontraban conversando en un sector del local bailable fueron sorprendidos por el inesperado ataque de un sujeto que lanzó un vaso de vidrio contra el rostro de uno de ellos.

El lamentable hecho se produjo alrededor de las 5.30 y Díaz terminó con su rostro ensangrentado y desfigurado por las heridas provocadas por los vidrios. Burgos, no pudo identificar al agresor, ya que en ese momento decidió asistir a su amigo para lavar los cortes y buscar asistencia médica.

“El mayor daño lo tenía en la boca. Mariano estaba en shock, no entendíamos nada porque no es que se habían peleado o que se habían mirado feo. El tipo vino de la nada a pegarle”, relató Burgos a un medio local.

Según trascendió, un empleado del boliche le habría dicho a los jóvenes que vio la escena y podría identificar al agresor. Cabe destacar que el boliche cuenta con cámaras de seguridad en el ingreso y en el interior del local.

La denuncia por el ataque fue radicada en la seccional 7° se estima que este lunes el Ministerio Público Fiscal ordenaría las primeras medidas para el análisis de las cámaras de seguridad.

Fuente: La Gaceta

La denuncia se radicó en la seccional 7°. Analizan las cámaras de seguridad para identificar al agresor.

Un violento hecho se produjo en un boliche de calle San Miguel al 600.

Mariano Díaz y Julián Burgos, dos amigos que se encontraban conversando en un sector del local bailable fueron sorprendidos por el inesperado ataque de un sujeto que lanzó un vaso de vidrio contra el rostro de uno de ellos.

El lamentable hecho se produjo alrededor de las 5.30 y Díaz terminó con su rostro ensangrentado y desfigurado por las heridas provocadas por los vidrios. Burgos, no pudo identificar al agresor, ya que en ese momento decidió asistir a su amigo para lavar los cortes y buscar asistencia médica.

“El mayor daño lo tenía en la boca. Mariano estaba en shock, no entendíamos nada porque no es que se habían peleado o que se habían mirado feo. El tipo vino de la nada a pegarle”, relató Burgos a un medio local.

Según trascendió, un empleado del boliche le habría dicho a los jóvenes que vio la escena y podría identificar al agresor. Cabe destacar que el boliche cuenta con cámaras de seguridad en el ingreso y en el interior del local.

La denuncia por el ataque fue radicada en la seccional 7° se estima que este lunes el Ministerio Público Fiscal ordenaría las primeras medidas para el análisis de las cámaras de seguridad.

Fuente: La Gaceta

Exit mobile version