Murió el filósofo Antonio Escohotado, el gran defensor de las drogas y la libertad

Antonio Escohotado. Foto: EFE.

El filósofo, sociólogo y ensayista español Antonio Escohotado, autor de “Historia general de las drogas” y “Los enemigos del comercio”, falleció este domingo en la isla española de Ibiza a los 80 años, según confirmó su familia en Twitter.

 

“Descanso en paz arropado por mi familia”, dice el mensaje difundido en la cuenta de esta red social a nombre del pensador, que residía en esa isla mediterránea aquejado de cáncer.

 

Escohotado se había trasladado hace meses a su casa de Ibiza para pasar sus últimos días, según había comentado él mismo; el sábado, al empeorar su estado, ingresó en un centro hospitalario.

 

Nació en Madrid (1941) y fue profesor de Filosofía del Derecho y Sociología en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Educación a Distancia hasta su jubilación, en 2013.

 

A los cuatro años de edad, se trasladó con su familia a Brasil, donde residió hasta los catorce.

 

Como escritor, publicó una veintena de obras sobre temas diversos, como drogas, la evolución del comunismo y la moral y los usos sexuales.

 

Traductor de grandes figuras intelectuales como Newton, Hobbes o Bakunin, también fue articulista frecuente de varias publicaciones periódicas y alcanzó notoriedad por su posición antiprohibicionista del consumo de drogas.

 

Entre sus frases más destacadas: “Un país no es rico porque tenga diamantes o petróleo. Un país es rico porque tiene educación. Educación significa que, aunque puedas robar, no robas. Educación significa que tú vas paseando por la calle, la acera es estrecha, y tú te bajas y dices: ‘disculpe’. Educación es que, aunque vas a pagar la factura de una tienda o un restaurante, dices ‘gracias’ cuando te la traen, das propina, y cuando te devuelven lo último que te devuelvan, vuelves a decir gracias. Cuando un pueblo tiene eso, cuando un pueblo tiene educación, un pueblo es rico”.

Políticamente fue un pensador singular en el panorama español, y no siempre bien comprendido, ya que no se inscribe en el tradicional eje izquierda/derecha, sino que se centra en la cuestión libertad/autoritarismo, rechazando el utopismo y el autoritarismo desde posiciones pragmáticas y racionalistas.

 

De espíritu inquieto, cercano al comunismo, se interesó por el psicoanálisis.

 

Finalmente se estableció en Ibiza, donde fue miembro destacado de la generación de jóvenes rebeldes y progresistas que querían vivir al margen de “lo establecido”.


Noticias relacionadas


Google rinde homenaje a Elena Cornaro Piscopia, la primera mujer de la historia en recibir un doctorado universitario


Filosofía
Educación

Antonio Escohotado. Foto: EFE.

El filósofo, sociólogo y ensayista español Antonio Escohotado, autor de “Historia general de las drogas” y “Los enemigos del comercio”, falleció este domingo en la isla española de Ibiza a los 80 años, según confirmó su familia en Twitter.

 

“Descanso en paz arropado por mi familia”, dice el mensaje difundido en la cuenta de esta red social a nombre del pensador, que residía en esa isla mediterránea aquejado de cáncer.

 

Escohotado se había trasladado hace meses a su casa de Ibiza para pasar sus últimos días, según había comentado él mismo; el sábado, al empeorar su estado, ingresó en un centro hospitalario.

 

Nació en Madrid (1941) y fue profesor de Filosofía del Derecho y Sociología en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Educación a Distancia hasta su jubilación, en 2013.

 

A los cuatro años de edad, se trasladó con su familia a Brasil, donde residió hasta los catorce.

 

Como escritor, publicó una veintena de obras sobre temas diversos, como drogas, la evolución del comunismo y la moral y los usos sexuales.

 

Traductor de grandes figuras intelectuales como Newton, Hobbes o Bakunin, también fue articulista frecuente de varias publicaciones periódicas y alcanzó notoriedad por su posición antiprohibicionista del consumo de drogas.

 

Entre sus frases más destacadas: “Un país no es rico porque tenga diamantes o petróleo. Un país es rico porque tiene educación. Educación significa que, aunque puedas robar, no robas. Educación significa que tú vas paseando por la calle, la acera es estrecha, y tú te bajas y dices: ‘disculpe’. Educación es que, aunque vas a pagar la factura de una tienda o un restaurante, dices ‘gracias’ cuando te la traen, das propina, y cuando te devuelven lo último que te devuelvan, vuelves a decir gracias. Cuando un pueblo tiene eso, cuando un pueblo tiene educación, un pueblo es rico”.

Políticamente fue un pensador singular en el panorama español, y no siempre bien comprendido, ya que no se inscribe en el tradicional eje izquierda/derecha, sino que se centra en la cuestión libertad/autoritarismo, rechazando el utopismo y el autoritarismo desde posiciones pragmáticas y racionalistas.

 

De espíritu inquieto, cercano al comunismo, se interesó por el psicoanálisis.

 

Finalmente se estableció en Ibiza, donde fue miembro destacado de la generación de jóvenes rebeldes y progresistas que querían vivir al margen de “lo establecido”.


Noticias relacionadas


Google rinde homenaje a Elena Cornaro Piscopia, la primera mujer de la historia en recibir un doctorado universitario


Filosofía
Educación
Exit mobile version