“No va a haber una nueva carta de Cristina”, repetían algunos de los colaboradores de Alberto Fernández en las últimas horas y después de la elección. Se referían, en realidad, al fuego amigo que la vicepresidenta disparó con su última diatriba después de las PASO y de las renuncias de los ministros del Gabinete que le responden. Aunque la calma del sábado se interrumpió con la extensa misiva con el que la ex mandataria rompió su silencio de semanas, un día después de ser sobreseída por el Tribunal Oral Federal número 5, en el Gobierno aseguran que respiran aliviados. 

Hasta el momento, la vicepresidenta no se había explayado públicamente sobre el acuerdo que negocia Martín Guzmán 

con el organismo de crédito, aunque el ministro de Economía hizo saber que había hablado con la vice al respecto.

Tras la publicación de la carta de Fernández de Kirchner, cerca del Presidente se apuraron en aclarar que la vice está alineada con el jefe de Estado. “El texto de Cristina ratifica el apoyo al Presidente en la negociación que está llevando con el FMI”, sostuvieron fuentes oficiales.

Destacaron que la titular del Senado subrayó en su nuevo texto la vocación de pago del kirchnerismo -algo que siempre recuerda Máximo Kirchner y que esta semana repitió Wado de Pedro ante empresarios españoles- e insistieron en que puso el foco en el crecimiento de la economía, al citar las palabras del Presidente en su discurso del 9 de julio. “Refuerza la centralidad del Presidente y del Gobierno y enmarca en el Congreso la soberanía final. Además, sube a la oposición a la discusión, porque ellos contrajeron la deuda y porque van a tener que asumir su responsabilidad y votar el acuerdo en el Congreso”, explicaron desde Olivos. 

El Presidente y Guzmán retuitearon el posteo de la vicepresidenta. “Estaban muy contentos esta tarde los dos, los dos vienen hablando con ella al respecto”, destacaron funcionarios con acceso a la residencia de Olivos, lejos de las interpretaciones que señalan que la vicepresidenta tomó distancia de un acuerdo con el organismo que conduce Kristalina Georgieva.

Desde el entorno de la vicepresidenta argumentaron que la carta no necesitaba ninguna interpretación. “El mensaje es claramente a la oposición para que se exprese. Ahora ganaron. Tienen responsabilidad, no todo es indignación en los medios afines y palabrerío”, dijeron en el entorno de la vice. Desde Juntos por el Cambio varios dirigentes como Horacio Rodríguez Larreta sostienen en privado que acompañarán un acuerdo. En las últimas horas, Elisa Carrió explicitó que apoyará la negociación que cierre Guzmán. 

Esta vez desde el Frente de Todos negaron las diferencias internas -que alimentaron durante toda la semana- y cargaron desde todos los sectores contra la oposición.   

Mirá también



Source link