El intendente del distrito chubutense de Puerto Madryn, Gustavo Sastre, subrayó que no permitirá que el buque Hamburg, proveniente de Cabo Verde, amarre en la ciudad patagónica para evitar el descenso de los pasajeros, a pesar del “asesoramiento” que brindó el Ministerio de Salud a las autoridades locales ante el temor que generó el “posible caso de Covid” a bordo.

“El buque podrá estar en rada (anclado en el mar), pero no amarrar y tener contacto con el puerto. No vamos a permitir que amarre”

, sostuvo el mandatario comunal. Sin embargo, garantizó que habrá asistencia a los pasajeros en caso de ser necesario: “No nos vamos a negar. Si hay que brindarle atención sanitaria o abastecimiento al buque, se le brindará”.

Sastre explicó que el impedimento establecido para el barco de pasajeros proveniente del país africano de Cabo Verde es una decisión que tomó el Ejecutivo Municipal mediante un pedido que realizó ante la Administración Portuaria, quien tiene la potestad sobre el amarre de buques en el puerto.

En diálogo con Alguien tiene que decirlo, el programa que conduce Eduardo Feinmann en Radio Rivadavia, el intendente patagónico confirmó que desde la cartera a cargo de Carla Vizzotti les brindaron “recomendaciones” ante la aparición de contagios de la variante Ómicron en África.

En ese sentido, contó que les comunicaron que “la tripulación estaba toda como corresponde con PCR y con los estudios correspondientes”. “Pero más allá de cualquier tipo de asesoramiento, nuestra decisión está tomada”, insistió. Además, dijo que el municipio chubutense adoptó la medida después de tomar conocimiento de “que había un pasajero con posible caso de Covid”.

“Sabemos que arriba de un crucero la posibilidad de contagio, es aún mucho mayor”, remarcó Sastre, quien justificó la decisión para impedir la llegada del crucero al puerto al precisar que “se trabajó muy fuerte a nivel sanitario y turístico en Puerto Madryn para poder posicionar a la ciudad primeros entre las más elegidas por los turistas” ante la proximidad del verano.

“Nos parecía un despropósito poner en riego a toda la comunidad, que la tenemos hoy con un 82% de vacunación, y poner en riesgo una temporada de verano que está aproximada a lanzarse”, señaló Sastre.