Mauricio Macri obtuvo su primer procesamiento desde que dejó la Casa Rosada en diciembre de 2019. Para su abogado Pablo Lanusse era un fallo anunciado. Nunca dudó de que la decisión del juez subrogante Martín Bava iba a ser procesar por presunto espionaje ilegal y abuso de autoridad al ex presidente.

Antes del martes próximo, el fallo será apelado por la defensa donde reiterarán un concepto ya vertido, y es la parcialidad del magistrado más la “falta de sustento jurídico” en los hechos imputados.

Con seis hechos adjudicados por parte del juez Bava, en la resolución se sostuvo que Macri “no solo permitió la realización de esas tareas ilegales, sino utilizó esa información para tomar decisiones”. En función de eso el magistrado entendió que el ex presidente era responsable de la “realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor, en virtud de haber posibilitado la producción de tareas de inteligencia ilegal, generado las condiciones para que se pudieran llevar a cabo, almacenado y utilizado datos sobre personas, por el solo hecho de sus acciones privadas, u opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales o comunitarias, y por la actividad lícita que desarrollaban”.

También sostuvo que con esas acciones, a su criterio, violaba la ley de inteligencia nacional para “influir en la situación institucional y política del país, en la vida interna de los partidos políticos, en asociaciones y agrupaciones legales de cualquier tipo y en las personas”. Además, quedó procesado por “abuso de autoridad de funcionario público”.

Al sustentar su decisión, el magistrado expresó que Mauricio Macri como presidente “era el máximo responsable de establecer los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de Inteligencia Nacional” y como tal “habilitó, posibilitó, generó las condiciones, acumulado información, hacer uso y no haber dispuesto el cese de la realización de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25.520 y sus modificatorias, al menos en el período comprendido entre el mes de diciembre del año 2017 y finales del año 2018”.

Con el procesamiento, sin prisión preventiva, firmado por Bava se impuso también una prohibición de salida del país y un embargo de $ 100 millones. Comenzaron a correr los tres días hábiles con los que cuenta la defensa para apelar el fallo.

El plazos estipulado vence en las dos primeras horas hábiles del día martes. La defensa utilizará prácticamente, la totalidad de los días con los que cuenta para refutar los argumentos utilizados por el juez de Dolores. Un concepto será reiterado en el planteo: Mauricio Macri sostiene que no hay “sustento jurídico para los hechos atribuidos” e insistirá con su inocencia.

“Como Presidente de la Nación jamás espié ni ordené espiar a nadie, y tampoco tuve carpetas con transcripciones de escuchas ilícitas de espionaje ilegal sobre ciudadanos. Jamás vi ningún informe de ningún familiar del ARA San Juan ni de ningún otro buque”, dijo en el escrito con el que se defendió el pasado 3 de noviembre, y agregó: “Jamás impartí órdenes para que se los espiara, jamás destiné recursos para tales fines, jamás ordené ni posibilité la realización sistemática” de tareas de inteligencia ilegal.

Al momento de procesarlo, Bava los responsabilizó de tareas de inteligencia ilegal a los familiares del ARA San Juan en seis hechos puntuales: 15 de enero 2018. 19:20 Malvinas Vallejos -familiar de una víctima del ARA San Juan- fue seguida por personal de la AFI y fotografiada; 3 de febrero de 2018, la AFI confeccionó un presunto informe sobre los reclamos de familiares; 10 de febrero de 2018, la AFI informó que familiares iban a entregar una carta a Macri; 2 de abril de 2018. La AFI espía y fotografía a Andrea Mereles y Malvina Vallejos en el Golf Club de Mar del Plata.

Los hechos atribuidos incluyen también las siguientes fechas: 15 de noviembre del año 2018. Familiares que protestaban en la Base Naval de Mar del Plata fueron fotografiados ; Una serie de presuntos seguimientos, fotos y confección de informes sobre los familiares.

Los argumentos que utilizó Bava para atribuirle tales acciones, serán cuestionados por el abogado Lanusse. Ya había explicado que los seis hechos imputados “son parte de “un relato ambiguo y vago que realiza en el acta de indagatoria del pasado 28 de octubre de 2021. NO describe una sola conducta mía. Es decir, no circunscribe en tiempo, modo y lugar, comportamiento alguno que pueda asignarme personalmente”.

Esto sigue en pie para la defensa que no vio en el fallo de 171 páginas “ni un sólo elemento que sostenga las acusaciones”, como indicaron desde el entorno del ex presidente, donde además añadieron que el procesamiento “se sabía de antemano, incluso el propio Macri se lo dijo personalmente al juez en Dolores, porque sabemos que estamos frente a un juez absolutamente parcial, que carece de independencia y que ya había prejuzgado”. Todo será reiterado en la apelación.

Una vez presentado el escrito, la palabra final la tendrá la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata que en dos oportunidades, confirmó a Martín Bava frente al caso pero con duras advertencias respecto a su proceder como juez, a quien le pidieron que “guarde la mesura y adecuada compostura” al momento de resolver causas judiciales.



Source link