La Cámara de Casación porteña confirmó el rechazo de una denuncia por “calumnias e injurias” que le entabló el ex jefe del Ejército César Milani a la ex diputada de Juntos por el Cambio Elisa Carrió a raíz de expresiones en un canal de televisión sobre las circunstancias que rodearon a la muerte del fiscal Alberto Nisman.

El tribunal hizo valer la reforma legal dictada durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que establece que “en ningún caso configurarán delito aquellas expresiones referidas a asuntos de interés público”.

El 15 de diciembre de 2020, Carrió declaró en el canal de cable La Nación+ sobre la muerte de Nisman que “la organización y la inteligencia es iraní, y que está prácticamente instalada a tal punto que Uruguay tuvo que expulsar a dos o tres porque casi todo Montevideo está tomado”

.

“La conexión objetivamente era con César Milani y con Aníbal Fernández y con (el agente de la AFI Fernando) Pocino donde instruyen a la custodia. Esto es muy evidente. Este es un crimen internacional”, añadió. 

Milani querelló por calumnias e injurias a la referente de la Coalición Cívica, pero el Tribunal Oral número 19 advirtió que las expresiones de la ex diputada “guardaban relación con asunto de interés público y, en función de ello, al menos en lo que respecta al ámbito punitivo, la conducta deviene atípica, pues así lo decidió el legislador al momento de modificar las responsabilidades ulteriores en materia de libertad de expresión”.

El Tribunal “no descartó que las frases proferidas por la querellada hubieran podido generar consecuencias”, pero contrapuso que “por tratarse de asunto de interés público, no podían quedar acaparadas por las figuras legales que pretende el querellante”

La Casación porteña, el máximo tribunal penal de la Capital Federal, en un fallo unipersonal del juez Jorge Rimondi, confirmó el rechazo a la denuncia porque está “fuera de discusión la relevancia institucional de la investigación del caso AMIA que el fiscal Nisman tenía su cargo como así también que al producirse su fallecimiento se encontraba abocado a esa tarea”.

Milani debía demostrar en su apelación “cuál es la naturaleza del error o inobservancia de la ley aplicable” pero “ninguno de los dos se sustancia suficientemente en el caso”. El fallo subraya que el propio ex jefe del Ejército “se circunscriben a un asunto de interés público”.