El Gobierno está exultante por el triunfo de Gabriel Boric como presidente de Chile. Así lo demuestran las comunicaciones de Alberto Fernández y de Santiago Cafiero saludándolo el domingo a la noche cuando se oficializaron los resultados a favor del ahora líder de la izquierda trasandina sobre el ultraderechista José Antonio Kast.

Al fin y al cabo, desde que asumió el poder, Alberto Fernández deseó la vuelta del socialismo en Chile durante sus apariciones en el llamado Grupo de Puebla, lo que le trajo incluso criticas en el gobierno de Sebastián Piñera, con el que hubo numerosos conflictos.

Los más graves tuvieron lugar en el último año y los protagonizó el embajador argentino en Santiago, Rafael Bielsa, a quien Casa Rosada y Cancillería sostendrán al frente de la Embajada en el país vecino porque, opinan, “no hay motivos” para traerlo a Buenos Aires. “Sigue en su cargo, como siempre”, dijo una muy alta fuente del Gobierno consultada por Clarín.

Bielsa protagonizó choques diplomáticos muy complicados con Chile. En dos entrevistas radiales que dio tras la primera vuelta electoral de noviembre, en las que se habia impuesto primero Kast por sobre Boric, dijo que el candidato de la derecha era “pinochetista”, “antiargentino” entre otros insultos más.

Ello provocó una dura protesta desde el Gobierno y la Cancillería de Piñera y en todo el oficialismo. Pero también hubo críticas en la actual oposición y el mismo Boric, al ser consultado dijo escuetamente y sorprendió: “No corresponde que un embajador intervenga en la política interna de un país”. El domingo, Kast también mostró la civilidad que impera en Chile al reconocer la derrota y felicitar a su rival. 

Anteriormente, Bielsa también había sido criticado por una nota formal de la Cancillería chilena y por una veintena de legisladores allí a raíz de su aparición en una audiencia junto a la defensa del líder de la Resistencia Ancestral Mapuche, Facundo Jones Huala, que estaba pidiendo libertad condicional. Jones Huala está preso por la quema de un fundo y portación ilegal de armas. Acusan al embajador de meterse en los asuntos internos de Chile.

Si el triunfo de este domingo hubiera sido de Kast, a Bielsa le habría sido muy dificil permanecer como embajador en Santiago. Ahora su misión sigue siendo incómoda pero el triunfo de Boric lo favorece. Desde Buenos Aires lo llamaron a silencio. El mismo Fernández exigió que no hubiera más problemas con Chile. Igualmente, le dieron a su hijo Hilario, un puesto en el Ministerio de Salud. Por cierto, siempre amable, cuando a Bielsa no le gusta algo en las comunicaciones, quien fue canciller de Néstor Kirchner bloquea hasta a sus amigos por WhatsApp.

También en el entorno de Horacio Rodríguez Larreta, que saludó a Boric por Twitter, festejaron lo que ven como una victoria del “centro político”, con el que más se refleja el jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “Mauricio Macri fue capaz de construir una relación respetuosa y de trabajo para el beneficio mutuo con Michelle Bachelet siendo de familia distinta igual y ahora en Juntos por el Cambio tenemos que entender que Boric es un presidente legítimo con una apelación al centro mayoritario al centro y un triunfo entre los votantes jóvenes”, dijo a este diario el Secretario General y de Relaciones Internacionales de la Ciudad, Fernando Straface. 

Desde la Cancillería a su vez señalan: “En principio, la carta con (Andrés) Allamand (el canciller saliente del gobierno de Sebastián Piñera) bajó mucho la tensión en ambos lados y con eso dimos por superado los temas que habían tensado la relación. Activamos los mecanismos institucionales y todo funcionando”, dijo una fuente oficial.

Se refería la fuente a la columna publicada en los principales diarios de Buenos Aires y Santiago por Santiago Cafiero y Allamand para despejar rispideces tras el escándalo en Chile por Bielsa. En 2020, hubo otras peleas entre los gobiernos de Fernandez y Piñera. Y hay asuntos difíciles y pendientes con Chile como la decisión vecina de extender los limites de la plataforma continental al sur de Tierra del Fuego, y en la Antártida. Son reclamos que se superponen con los de Argentina. Y el electo presidente seguramente los deberá continuar.

Boric es descendiente de una de las primeras familias de croatas que se instalaron en Punta Arenas entre fines del siglo XIX y el XX. Curiosamente de allí mismo proviene la mamá del ex presidente Nestor Kirchner, María Ostoic. Sin embargo, este diario no encuentra hasta el momento  vínculos personales o políticos entre el electo presidente de Chile y el kirchnerismo que sí forjó una relación con el socialismo de Ricardo Lagos, Michel Bachelet y los Ominami. De hecho, los Kirchner rivalizaron con Chile. 

De Boric hay dos tuis históricos que involucran a la Argentina. En uno criticando al periodismo de este país por sus escritos durante el Mundial de Futbol de 2018. Y otro muy curioso lo escribió en 2013. El entonces embajador británico en Chile, Jon Benjamin, había escrito en la red social: “Una linda foto del pleno verano en las Islas Falkland. Con sus pingüinos felices” adjuntando una foto de las islas. Y el ahora presidente electo de Chile retrucó “Malvinas viejo, Malvinas Argentinas”. Su reacción llamó la atención porque los habitantes de Punta Arenas tienen relaciones afectivas con los isleños.

Mirá también
Mirá también
Designaron a un hijo de Rafael Bielsa en un cargo en el Ministerio de Salud: ganará más de 200 mil pesos



Source link