Con su conducción prácticamente recién asumida -fue electa el pasado 11 de noviembre-, la CGT quedó envuelta de forma inesperada en una crisis tras los incidentes que una patota provocó en Parque Norte, durante una asamblea del sindicato de Comercio que lidera Armando Cavalieri.

Los chispazos dentro de la CGT obedecen a que el sector que generó los incidentes en Parque Norte está liderado por Ramón Muerza, rival de Cavalieri en la interna mercantil.

Muerza está alineado con el moyanismo y tiene buena relación con los hermanos Pablo y Facundo Moyano. Y Pablo Moyano es uno de los tres secretarios generales de la CGT. Acaba de asumir en el puesto.

Un sueño que Hugo Moyano nunca pudo cumplir fue el de quedarse con el control

del sindicato de Comercio a través de un hombre propio.

En 2011, cuando era el todo poderoso secretario general de la CGT, el jefe camionero avaló una lista -la encabezó el entonces moyanista Oscar Nieva, quien ahora integra el oficialismo del gremio- para competirle a Cavalieri la conducción del sindicato mercantil. Y perdió.

Con el apoyo de los Moyano, Muerza desafió a Cavalieri en 2018. Y también perdió.

A comienzos de este mes, en la elección del sindicato Gastronómico, el moyanista Pablo Santín se quedó con la seccional Mar del Plata del sindicato. Estaba impulsado por Facundo Moyano. Ese día, Santín y Facundo Moyano se fotografiaron con Ramón Muerza.

Congreso de la CGT, en noviembre pasado.

La próxima elección en el sindicato de Comercio está prevista para fines del año que viene. Se especula que Cavalieri no buscará un nuevo mandato. Suena como su sucesor natural Carlos Pérez, actual presidente de la obra social del gremio (OSECAC).

Comunicado cegetista

En su comunicado -lleva la firma de su “Consejo Directivo Nacional”- la CGT sostuvo este jueves: 

“La Confederación General del Trabajo repudia firmemente los actos violentos y vandálicos provocados por una agrupación opositora a la conducción del Sindicato de Comercio ocurridos el 22 de diciembre en Parque Norte”.

“La conducción del sindicato que fuera elegida por la voluntad soberana de los afiliados y afiliadas, cumpliendo sus obligaciones estatutarias, convocó a sesionar al máximo órgano institucional de la organización en una clara demostración del funcionamiento democrático del sindicato”.

Un grupo de compañeros de infiltrados equivocados, violentando todos los preceptos estatutarios, intentó ingresar por la fuerza agrediendo verbal y físicamente a trabajadores y jubilados de la organización hermana”.

“Desde la CGT condenamos todo acto de violencia que afecte la vida institucional de cualquier organización sindical: las diferencias programáticas, ideológicas o políticas entre agrupaciones o afiliados deben dirimirse en el debate democrático interno de cada gremio”.

“La fuerza sindical se expresa en el debate y la participación de todos los afiliados en la vida asociacional, y la violencia sólo debilita la acción sindical y es funcional a los intereses empresarios”.

Y concluye: “Expresamos nuestra solidaridad con todos los empleados de Comercio y con las autoridades electas que conducen el Sindicato de Comercio”.



Source link