El inicio de las Fiestas comenzará en pocas horas y la alegría típica que generan hizo que, este jueves, en Bienvenidos a Bordo se viva un desopilante momento al aire.

¿El protagonista? Nada más ni nada menos que Hernán Drago, quien ya es un habitué del programa de El Trece. El modelo se contagió del espíritu navideño y dejó a todos sorprendidos al entonar una clásica canción navideña. Aunque eso no es todo porque también bailó al ritmo del tema.

A pesar de mostrarse bastante serio y reservado, el actor se mostró más autentico que nunca en el desafío que convoca a cocineros y pasteleros de todo el país donde él se encarga de degustar las diversas preparaciones.

En plena víspera de Navidad, la mezcla entre la emoción de probar la deliciosa comida mezclada con el inminente entusiasmo característico de las fiestas parecieron invadir al modelo quien desco

Todo comenzó cuando Kaczka convocó a Mariela Rodríguez, una de las participantes, a pararse frente a las cámaras. Ella entró cargando en los brazos una enorme bandeja totalmente cubierta por una tela color bordó oscuro. El conductor, fiel a su personalidad curiosa, levantó una punta del paño para poder observar antes que el resto lo que se escondía debajo. Emocionado, exclamó: “Uff, se adelantó Noche Buena. Chichos, se adelantó. Mañana dormimos a la noche, a las doce hacemos eso del árbol y listo. Nada más”.

A continuación, comentó que era el momento perfecto para que sonara “Jingle Bells”, el villancico navideño popularizado en Argentina por las películas y series estadounidenses. Sin dejar pasar un segundo, Drago entonó el famoso estribillo con una gran sonrisa en la cara mientras acompañaba la música con un divertido baile. Entre risas y mirando al aire, como buscando inspiración, cantó las primeras palabras un par de veces frente a un muy asombrado Guido Kackza.