Juana Viale consolidó su noviazgo con Agustín Goldenhorn al punto de tomar la siempre compleja decisión de saltar a la convivencia, mientras aguarda por definir una fecha de casamiento. Pero eso no es todo, porque la pareja se lanzó a la tarea de crear un hogar exclusivo para ellos, un lugar que los cobije y que signifique el inicio de una nueva etapa.

La nieta de Mirtha Legrand se motoriza en vientos de cambios, dado que se metió en el mercado inmobiliario y colgó el cartel de venta en su mansión. Y asesorada por expertos en la materia, la valuación de la vivienda ronda los 950 mil dólares. Evidentemente la famosa deseaba hallar otro nido, otra propiedad para residir.

La pareja de Juana se dedica a la arquitectura, posee un estudio prestigioso por lo cual se sumergió a diseñar y dirigir el hogar en el que convivirá con Viale y sus tres hijos: Alí, Silvestre y Ámbar. En esa línea, Agustín emprendió una especie de reality del avance de la obra hace unas semanas.

De esta manera, el novio de Viale postea con asiduidad diferentes mejoras en los trabajos de un hogar que se caracteriza por su formato circular, en el que la luminosidad será la gran protagonista, con ambientes interconectados y la luz solar como gran sustento.

Justamente, esta semana Agustín posteó unas imágenes con las que jugó con el concepto de Solciticio, por el 21 de diciembre y todo lo que implica los rayos solares en el diseño de su casa. Así mostró como ingresará la luz en el corazón del hogar.

Todo marcha viento en popa para Juana y Goldenhorn, quienes maximizan todos los recursos para culminar con la obra y en cuanto puedan mudarse a esta morada, ese nido para darle rienda suelta definitiva a su historia de amor.