María Valenzuela es muy activa en las redes sociales y suele compartir con sus seguidores imágenes y videos de su vida personal y laboral. La actriz suele recibir todo tipo de comentarios en sus publicaciones. Pero últimamente leyó mensajes negativos respecto a su apariencia física y tomó una drástica decisión, cansada de las críticas innecesarias.

“Por fi, no hablen más de que si estoy flaca, demacrada o enferma…”, señaló furiosa la artista. “No quiero seguir bloqueando gente, gracias”, agregó Valenzuela en sus historias de Instagram, harta de recibir comentarios que le generan dolor y angustia.

Para que no quedaran dudas de su postura, María posteó en su muro un mensaje para sus seguidores: “Comunicado: El que haga un comentario sobre mi delgadez, lo puteo ???? ¡y luego lo bloqueo! ¿Quedó claro? Gracias y felicidades”

. Además, publicó una imagen con un deseo para esta Navidad: “Te paso la bendición de Dios, pasala a todas las manos que puedas. No te quedes con ella”.

La reconocida actriz, dueña de una extensa trayectoria en teatro, cine y televisión, comenzó a trabajar desde que era una adolescente. Hace unos meses, en una entrevista con PH, Podemos Hablar sorprendió a todos al revelar una increíble mentira que dio por no saberse la letra de un guion por la que terminó en un quirófano.

“Me hice operar para no ir a grabar porque no sabía la letra. Tenía 13 años. El día anterior le pregunté a mi viejo: ‘¿Dónde está el apéndice, papá?’. Él me dijo: ‘De este lado, ¿por qué?’. Y yo le respondí: ‘No, por nada’”, comenzó relatando. Y agregó, ante la mirada atónita de Andy Kusnetzoff y el resto de los invitados: “Estaba haciendo la novela Muchacha italiana viene a casarse con el tano (Rodolfo) Ranni. En vez de estudiar, inventé que me dolía el apéndice. Yo creí que me mandaban a mi casa tranquila, pero no, me mandaron a una clínica y me operaron”.

Ante la risas de los presentes, continuó con la increíble historia: “Después de que me operaron, en la cama estudiaba el libreto porque el sábado, cuando saliera del sanatorio, iba derecho para grabar”. “¿Y nadie te sacó una radiografía o tomografía?”, le consultó el conductor, todavía sin poder creerlo. “Sí, pero yo la seguí a muerte, sino mi vieja me cag…a trompadas. Ella se enteró muchos meses después de que yo había mentido”, explicó. Y detalló: “No me acuerdo mucho. Sé que estaba mi mamá, el médico le dijo: ‘Hay que operarla de apéndice’, y mi mamá dijo que sí. Yo la seguí”.

Acto seguido, contó el desenlace de la historia, que era aún más increíble. “El final es maravilloso. Me trajeron el tubito con el apéndice adentro y estaba re gordo. Si yo esperada dos o tres días más, tenía peritonitis. Yo corría y me dolía el lado contrario, porque hacía reflejo, no me dolía el lado del apéndice. Tuve un santo, zafé de p…”, reflexionó. Y cerró: “Meses después, le dije a mi vieja que había mentido, pero como fue un principio de peritonitis, no me pudo decir nada”. Cuando Andy le preguntó si, finalmente, los médicos también fueron informados de la mentira, María confesó: “Se están enterando ahora”.

Fuente: TELESHOW