Hugo Maradona 1

Más dolor para la familia Maradona: Hugo, el menor de los hermanos de Diego Armando Maradona, falleció hoy a los 52 años como consecuencia de un paro cardíaco. La noticia fue confirmada en Italia, donde el hombre vivía desde hace un tiempo, y sacude los cimientos del clan poco después de que se cumpliera un año -el 25 de noviembre- del deceso de su líder, el futbolista más grande de todos los tiempos.

Hugo también fue jugador: en su caso, un volante creativo de buena técnica e interesante pegada. Como Diego, hizo inferiores en Argentinos Juniors y luego observó una carrera con algunos puntos altos, que lo llevó a destacarse por varios destinos, aunque sin el brillo extremo que tuvo la de su hermano. Jugó un buen tiempo en Japón, donde fue muy reconocido.

Hace unos años se había radicado en Napoles, Italia, allí donde Diego forjó la parte más gloriosa de su carrera. Según confirmaron el diarios deportivo local La Gazetta Dello Sport y el periódico generalista Corriere della Sera, Hugo sufrió un paro cardiorespiratorio en la mañana de hoy en su vivida ubicada en la zona de Flegrean, en Monte di Pricoda.

Hugo tenía 52 años y vivía en una región de Napoles llamada Flegrean. También fue jugador de fútbol.

Estaba tan afincado a la vida del lugar y a las costumbres napolitanas -adonde fue por primera vez en 1987, llevado por Diego- que hace cinco meses fue candidato a concejal en unas elecciones legislativas. Integró la lista de un partido de centro derecha, pero no resultó electo.

Para muchos era el integrante menos beligerante de la familia. En ocasión de la muerte de Diego, Hugo habló desde Italia y se mostró muy dolido con lo que había pasado, al punto de considerar que «todos somos responsables de la muerte de mi hermano». Incluso, pidió unión en la familia y que piensen en sus padres, Don Diego y Doña Tota, quienes siempre abogaron por el buen trato entre todos.

«Quiero que alguna vez lo dejen descansar en paz», manifestó en aquella oportunidad. Están todos separados, hay mucha confusión. Uno cuenta una cosa, el otro cuenta otra. Y si tanto lo amaban hubieran hecho una cosa distinta. Yo no puedo hablar por los sentimientos de los demás», analizó en aquel momento.