“Me la di en la pera”: frase que se utiliza en la actualidad para anticipar o reseñar una jornada de descontrol, fiesta y tragos en exceso. Para la enorme mayoría de los jóvenes significa eso, menos para la China Suárez

. Para la actriz, en cambio, representa la manera más directa de explicar el golpazo que se dio en la piscina de su casa mientras cumplía una serie de obligaciones profesionales. ¡Qué dolor!

La China “se tiró a la pileta” y encontró agua… ¡Pero también una pared! No calculó bien las brazadas que tenía que dar y ¡¡Boooom, se vino el estallido!! Pero no de la guitarra ni del gobierno, sino del rostro de la muchacha, protagonista del gran escándalo del 2021 junto a Wanda Nara y a Mauro Icardi, contra uno de los muros de la hermosa pileta de natación en la que, además de laburar, se refrescaba de las altísimas temperaturas de la última semana del año.

Ella misma lo explicó en sus redes sociales. En su cuenta de Instagram, donde la siguen nada mas y nada menos que cinco millones ochocientas mil personas, subió un par de historias contando lo que le había sucedido. En una con un videito, y en la otra con la foto del “resultado”.

En la primera se observa una tarda extraordinaria, diáfana, al borde de una pileta de natación extraordinaria, absolutamente tentadora y prometedora de felicidad para cualquiera que se esté bancando en el asfalto los 35 grados a la sombra de estos días. Al fondo, pasto bien cortado y arboles prolijamente ubicados. Mejor lugar para pasar la tarde, imposible.

Se escucha la voz de un hombre gritando “vamos”… y allí va ella, cual nadadora olímpica preparándose para los próximos juegos de verano. “Tomás Garrahan me dijo que intentara nadar tipo sirenita, Natalia Antolín que me empujara para tener impulso con la pared. Yo obedecí, pero olvidé abrir los ojos. Nacho Latorre, un director con mucha paciencia y simpatía. Queríamos hacer algo artístico”, escribió la China después del golpe.

En la otra historia se la ve otra vez arreglada. Con un collar en el cuello y el pelo ya seco. Ella está recostada sobre una almohada roja, el color de la pasión, y frunce un poco la boca mientras muestra el magullón que le quedó en la perita. “Adivinen quién se la dio con el fondo de la pileta” preguntó, pero pero para despejar dudas puso como opciones para responder “yo o yo”. Y sí, se la dio en la pera. Sana sana…